jueves, 28 de abril de 2011

Las películas que Hitchcock nunca filmó (por Agustín Galván)/III



Seguimos con la serie de películas que Hitchcock nunca filmó... aunque debió hacerlo. El Exigente Duende Callejero (aka Agustín Galván) propone la siguiente cinta:


Hubo muchos adjetivos que acompañaron al estreno del primer largometraje del chileno-español Alejandro Amenábar, Tesis (1996), y que yo recuerde, uno de los que casi no fue mentado fue el de hitchcockiano. Alfred Hitchcock sí encabezó las listas de las referencias, pero el adjetivo de marras apenas y se leyó o escuchó. La razón, supongo, primero: el no caer en el siempre odioso lugar común que todo lo empaña. Y, bueno, lo segundo: Tesis, más que una película perdida de Hitchcock se señala a sí misma como un mero homenaje que logra aglutinar en sus, eso sí, criminales dos horas de duración, los méritos suficientes como para apelar su mote de hitchcockiano. Abanderada por una premisa whodunit, aderezada con una algo tardía subtrama de falso culpable y, faltaba más, apadrinada por su McGuffin (la tesis del título), la opera prima de Amenábar se aferra a la baranda de un cine que en su cuidada forma, enarbola su fondo. Algo que justo a la mitad de la cinta se ve coronado por su mejor momento: Ángela y Chema, interpretados por Ana Torrent y por Fele Martínez, ya embebidos por la trama que ha acarreado muertes, desapariciones y la certeza de un asesino que los acecha, recorren unas catacumbas. Los ilumina las llamas de las cerillas que él va encendiendo cada tantos pasos. Cuando la débil llama se apaga, los dos se quedan en completa oscuridad. Las cerillas están por terminarse, pero el túnel sigue y sigue (y sigue). Sus respiraciones, cortadas, profundas, explotan la tensa pista sonora hasta que Chema comienza contar un cuento. Amenábar lo ha dicho: ahí se rinde un homenaje a Charles Laughton y su Noche del Cazador (1955). Yo solo acoto: quizá Amenábar, quizá, pero basta ese momento de Tesis para verdaderamente añorar que Alfred Hitchcock hubiera llegado a los noventa, aún haciendo sus cuidados dibujos y parándose en la esquina de un set, viendo que todas sus órdenes fueran obedecidas al pie de la letra.

9 comentarios:

zombidromo dijo...

Esta la sugeriría pero por Roger Ebert que comparo por el misterio central de El fugitivo (1993) a una que haría Hitchcock y en parte estoy de acuerdo, se parece a Intriga Internacional y Hitchcock no es ajeno a la accion, el Mcguffin seria la medicina "Provasic"...

El Duende Callejero dijo...

En El Fugitivo se repite el escape, mediante el desfile de San Patricio, de los 39 Escalones.

Joel Meza dijo...

¡Eitale con los spoilers!

El Duende Callejero dijo...

Sale en el trailer. Ergo, no es apioles Joel.

Joel Meza dijo...

Yo decía el de los 29 Escalones...

Diezmartinez dijo...

Zombidromo, Duende: Ese tipo de escapes de Los 39 Escalones los perfeccionó luego Hitchcock en otras cintas posteriores. Y luego tan imitado...

Tyler dijo...

Yo solo quiero decir que esa de Mision Imposible 2 es una copia descarada como de 3/4 partes de Notorious.

Cuando Tom Cruise le dice a Tandie Newton que la misión es de ir con el malo australiano, es identico a cuando Grant le dice a Bergman que tiene que ir con el Nazi.

Y luego lo mas descarado de todo: cuando Grant y Bergman se encuentran es en un hipódromo! eso tambien pasa en Mision Imposible 2.

Pero bueno, quisiera creer que John Woo también es fan y estaba haciendo un homenaje...

zombidromo dijo...

Ahh y claro una que hubiera amado filmar Hitch... Blue Velvet, sobretodo ese homenaje de Lynch a Psicosis, pero quien sabe si le hubiera entrado Hitch al masoquismo, aparte otras que le hacen honores son Lost Highway, Twin peaks y Mullholland drive...

Carl Zand dijo...

Ernesto, ¿recuerdas The Spanish Prisoner, de David Mamet? Esa es otra pel Hitchcockiana.