miércoles, 25 de mayo de 2011

Plan B



El día de hoy termina en la Cineteca Nacional el quinceañero Festival de Diversidad Sexual de Cine y Video (Festival Mix, pues), cuyo plato fuerte fue la Retrospectiva Ferzan Özpetek, de la cual dimos aquí cuenta en los días anteriores. En estas dos semanas del Festival Mix se pudieron, también, revisar algunas cintas ya exhibidas con anterioridad en México, sea en la cartelera comercial, en la televisión cultural y/o de paga o en anteriores entregas del propio Festival Mix.
No estoy seguro, en todo caso, que Plan B (Argentina, 2009), opera prima de Marco Berger, se haya exhibido con anterioridad en México, aunque estoy casi seguro que, por lo menos comercialmente, permanece inédita en nuestro país. Si no ha tenido usted oportunidad de verla, hoy es el último día que se exhibe en la Cineteca Nacional aunque se puede encontrar en el inevitable DVD de importación.
Realizada en 10 días con una cámara HD y un micropresupuesto que se nota en todo momento -aunque no para mal, por cierto- Plan B es una encantadora historia de amor romántico que inicia como un maquiavélico juego nacido del despecho y el orgullo. Bruno (Manuel Vignau) se siente humillado porque su antigua novia Laura (Mercedes Quinteros) se consiguió un tipo "más lindo", un fotógrafo llamado Pablo (espléndido Lucas Ferraro). Aunque Bruno logra llevarse a la cama a su ex, Laura no está dispuesta a dejar a Pablo por nada del mundo. Picado en su amor propio -ya que el sexo no dio resultado-, Bruno ejecuta el "Plan B" del título. Como sabe por una mutua amiga que Pablo ha tenido sus debilidades por el mismo sexo, el siempre sonriente Bruno decide enamorar al novio de su ex con el fin de moverle el tapete y recuperar a Laura. Juego peligroso, sin duda alguna.
Aunque la trama es muy previsible -¿de verdad no se imagina usted en qué va terminar todo esto?-, hay que señalar la impecable ejecución por parte del novel cineasta Berger de esta encantadora comedia romántica triangular. Berger y su fotógrafo Tomás Pérez Silva tienen un control absoluto del encuadre: la cámara permanece fija cuando es necesario -no como mero capricho estilístico propio del slow cinema-, se mueve funcionalmente cuando tiene que hacerlo y se usa en más de una ocasión el cambio de foco para darle mayor vitalidad visual a las reacciones de los personajes que se encuentran en el mismo encuadre. 
Los diálogos ¿semi-improvisados? tienen un naturalismo encantador nunca irritante y los dos protagónicos -en especial Ferraro, quien tiene una escena para él solo en la que se luce, mostrando una gama de sentimientos en unos cuantos segundos- resultan ser actores más que aptos para representar a sus agradables personajes que, en otro contexto, podrían ser parte de cualquier bromance-movie de Kevin Smith -de hecho, hay un eco de Detrás del Mostrador (1994) en la hilarante deconstrucción que hace Bruno de Peter Pan.
Más aún: cualquier sentimentalismo es evitado por el astuto uso de la elipsis -sea por la supresión clave de una escena o sea por no mostrar por completo algo dentro del encuadre-, lo que hace aún más elogiable este debut de Berger que, con Ausente (2011), su segundo largometraje -inédito en México, para variar- ganó el Teddy en Berlín 2011. A ver cuando vemos ese filme aquí en México. ¿En el Mix 2012? 

Plan B se exhibe hoy en la Cineteca Nacional, a las 21 horas.

No hay comentarios: