lunes, 20 de junio de 2011

El Aprendiz de Pornógrafo



Realizada con una cámara de vídeo 8 en una sola toma -en realidad, dos-, El Aprendiz de Pornógrafo (México, 1989), fresco mediometraje de 58 minutos de duración, fue el primer experimento formal con la toma extendida/única que haría el cineasta hidrocálido Jaime Humberto Hermosillo. Poco después, dirigiría el mejor de sus experimentos de este tipo -Intimidades de un Cuarto de Baño (1991)-, después el remake "profesional" de El Aprendiz de Pornógrafo llamado La Tarea (1991) y, finalmente, la secuela tremendista La Tarea Prohibida (1992) en la que la susodicha propuesta formal se mostraría ya agotada por completo.
A más de 20 años de haberse realizado, El Aprendiz de Pornógrafo conserva mucho de su aviesa ingenuidad y, como los protagonistas no son los conocidos María Rojo y José Alonso, su carga (dizque) subversiva funciona mejor que en la mucho más conocida La Tarea. Por supuesto, si usted vio la cinta anterior -yo diría que todo cinéfilo mexicano la vio hace 20 años- ya sabe de qué se trata El Aprendiz de Pornógrafo: es la misma historia, sólo que quien graba "la tarea" no es la mujer sino el hombre. 
El barbudo treintón estudiante de tevé Román (Daniel Constantini) invita a su antigua amante Lilia Pardo (Charo Constantini) a su departamento en donde tratará de grabar la seducción y el coito con una cámara de vídeo que mantiene prendida a ras del suelo. Cuando la mujer se dé cuenta de la trampa, saldrá del departamento echando madres, pero luego, con cualquier pretexto, volverá, picarona, y accederá a ser parte de la tarea de su amigo/amante no sin antes echarse dos o tres choros a la cámara.
Prácticamente realizada en una toma de 58 minutos -aunque hay otra toma inicial, de unos cuantos segundos, en la que vemos cómo Daniel prende y prepara la cámara-, El Aprendiz de Pornógrafo se sostiene, más allá del gimmick que tanto llamó la atención en su tiempo, por el juego de perspectivas que nos propone Hermosillo, pues resultará que lo que hemos estados viendo no es el vídeo de un estudiante de televisión que graba a escondidas un coito, sino el vídeo-filme realizado por un matrimonio -par de hijitos incluidos- que se hace pasar por esa pareja de amantes cuarentones que hemos visto desde el inicio. El juego formal de muñecas rusas deja ver, además, que aquello que parecían errores y novatadas -los diálogos medio cursilones, la inclinación discursiva de la mujer- resultan ser, también, una aviesa trampa perfectamente calculada. Y el hecho de que, en otro guiño al espectador, los actores de este vídeo-filme sean marido y mujer, agrega otro elemento más al juego de espejos propuesto por Hermosillo que, aquí, se muestra como un niño con juguete nuevo. Y sí, en ese momento, el juguete estaba nuevecito.

El Aprendiz de Pornógrafo se puede ver legal y gratuitamente en la red. Puede leer aquí las instrucciones.

13 comentarios:

Joel Meza dijo...

Para mí sí fue una sorpresa la existencia de esta película. Me enteré cuando me mandaron la respuesta al correo solicitándole a Hermosillo la liga para ver las películas. No la he descargado pero, como le contesté a Hermosillo (o a quien me haya mandado la liga con la descripción), ya me estoy relamiendo los bigotes y después de tu reseña, más.

Yo soy uno de esos que vio la "profesional" hace casi veinte años (no en el cine, la renté en cuanto salió en VHS) pero recuerdo que fue un exitazo de taquilla acá en el rancho. En la fábrica en la que trabajaba muchos compañeros (de distintos niveles educativos y socioeconómicos) se la pasaban platicando de La Tarea. "Se le ve su cosa a José Alonso", recuerdo que me dijo entonces, muy risueña y colorada, Paty, una inspectora de producción.

Diezmartinez dijo...

Joel: Sí, en su momento fue un taquillazo. Y tema de conversación durante un buen tiempo.

Darkcritic dijo...

Me pregunto por qué no abra más cineastas como Hermosillo. Si bien es cierto que de algún lado tienen que sacar para el pan; sería bueno que más de uno tomara en cuenta la distribución gratuita como medio para llevar sus obras a mayores audiencias. En lo personal no he tenido la oportunidad de verla, pero tan solo con leer su reseña me libro de dudas, voy a descargarla.

Otra cosa (y como pregunta totalmente fuera de tema), ¿no sabe usted donde podría conseguir "Las Reglas del Juego" y "La Gran Ilusión" de Renoir aquí en Culiacán? Ni en Mixup la encuentro.

Diezmartinez dijo...

Darkcritic: Bueno, como alguien ya apuntó en otra entrada, tampoco todo el cine puede ser gratis. En este caso, como se trata de una producción personal/artesanal de Hermosillo y él tiene los derechos, puede hacer lo que quiera con la película. Pero en algo tienes la razón: muchos podrían seguir el ejemplo y poner a disposición sus películas gratis o con un pago mínimo. La idea es que se conozca su obra, no esconderla... supongo.

Esas cintas apenas en DVD de importación. No estoy seguro que el señor Slim las tenga en sus tiendas.

Guillermo dijo...

Luego en Blockbuster encuentra uno cosas buenas. Y si no, es posible que la manejen sobre pedido.

Carl Zand dijo...

Darkcritic, La gran ilusión la puedes hallar en mix up a $69 en nacional. La otra, apenas en Criterion región 1, muy cara. Esperemos que tenga distribución nacional pronto. Ni modo, no le quiero hacer promoción al cabrón Slim, ni da comisión.

Carl Zand dijo...

por cierto, Las reglas del juego región 1 está o estuvo a la renta en Blockbuster Las Quintas.

Anónimo dijo...

sigo insistiendo, lo mejor de hermosillo se dio en los setenta. el fnal de la pasión segun berenice, por ejemplo, o las ´últimas secuencias de Naufragio. lo que me llama la atención, ernesto, es que la mayoría de los alumnos del CCC no conocen la obra de hermosillo, no conocen la obra de cazals, lejanamente han oido hablar de Ripstein, etc. ¿tU crees que se pueda hacer un cine culturalmente mexicano si no conocemos el arte que se hace en este pais?

ANONIMO S.

Diezmartinez dijo...

Guillermo: En Blockbuster, en previamente vistas, me he encontrado cosas a 50 pesos de Criterion. Claro que he tenido que batir tiendas enteras. Pero sí, es cuestión de paciencia... y suerte.

Anónimo S: Has dado en el clavo. Es triste que los futuros cineastas nacionales no conozcan el cine nacional (y ya mejor ni preguntar si han visto el cine de De Fuentes, el de Galindo, el de Bracho, el de Don Ismael, etcétera).
Igual de triste es que algunos que se dedican a escribir de cine -o quieren dedicarse a eso de manera profesional- no conozcan ese cine. Por ejemplo, yo me he topado en la red con gente que desprecia el cine de Ripstein sin verlo, sólo por leer las críticas negativas escritas por Ayala Blanco.
Y la culpa no es de Don Jorge, claro está: sus lapidarios textos sobre el cine de Ripstein de los últimos años no podrían ser más certeros. En efecto, las últimas cintas ripstenianas son impresentable.
Pero estos mismos que no ven nada de Ripstein por las críticas de Ayala Blanco tampoco han leído los elogiosos textos de Don Jorge sobre el cine de Ripstein de los 60/70. Y así van, pontificando sus prejuicios, escribiendo de un cine que no conocen.

Joel Meza dijo...

Ahora que lo pienso, sólo he visto dos películas de Hermosillo: María de mi corazón (que ya casi no recuerdo) y La Tarea (que sí recuerdo muy bien). Chin, mal récord...

Darkcritic dijo...

Solo me gustaría comentar que logre conseguir "La Gran Ilusión" en Mixup a 60 pesos. Agradezco a quienes pasaron el dato (En especial Carl Zand). Yo se que esto no es una sección de comentarios para preguntar esas cosas pero aun así se agradece.

Diezmartinez dijo...

Joel: María de mi Corazón me parece, también, de lo más logrado de Hermosillo.

Darkcritic: Qué bien. Y, la verdad, también para eso sirve este blog.

Joel Meza dijo...

Ah, pos a buscarla pa' verla, entonces (no está en las distribuidas por Hermosillo en la red, por lo pronto).
---
Zand, ¿'ónde mero se podrá encontrar mal parado un proyector barato, no le hace que no sirva?