jueves, 9 de junio de 2011

X-Men: Primera Generación




“Me chocan estas películas: nunca terminan”, me dijo mi hija al salir del cine. En efecto, filmes como X-Men: Primera Generación (X-Men: First Class, EU, 2011), cuarto largometraje del competente Matthew Vaughn (No Todo Es lo que Parece/2004, Stardust: el Misterio de una Estrella/2007, Kick Ass: un Súper Héroe sin Súper Poderes/2010), están hechos con la intención de seguir explotado historia, trama y personajes hasta que la imaginación de los guionistas se agote o los dólares dejen de entrar a la casa Fox –más bien, hasta que suceda lo segundo.
En todo caso, tengo que aceptar que este nuevo filme de los X-Men es mejor de lo que un servidor esperaba aunque debo decir que tampoco esperaba mucho. Otra confesión más: no tengo la menor idea si la trama es fiel o no a los orígenes de los personajes del cómic y, a decir verdad, este asunto no me podría interesar menos. Si la precuela X-Men: Primera Generación funciona como un auténtico palomazo veraniego es por méritos propios, independientemente de su fidelidad/traición a los textos sagrados de Stan Lee.
Y los méritos, aunque contados, son suficientes para no salir huyendo del cine. Me refiero a una historia fácil de seguir, unas cuantas secuencias de acción bien montadas y el arma secreta que Vaughn sabe manejar muy bien: un espléndido reparto extendido en el que juegan un papel central los dos actores protagónicos, James McAvoy como el futuro Profesor X y Michael Fassbender como el futuro Magneto.
McAvoy y Fassbender son, de lejos, lo mejor que tiene el filme. Interpretando a dos inseparables amigos que se convertirán en rivales, los actores británicos tiene más rapport entre sí de lo que tienen cada uno de ellos con sus posibles parejas femeninas, lo que no deja de ser curioso: después de ver Rápidos y Furiosos 5in Control (Lin, 2011) y ahora X-Men: Primera Generación no queda más que pensar que el homoerotismo es lo de hoy en el verano hollywoodense del 2011.
Así, el Charles Xavier de McAvoy no pasa de cierto besito casto con la agente de la CIA Moira MacTaggert (Rose Byrne), mientras el Erik Lehnsherr del carismático Fassbender se atreve a correr de su cama a la suculenta Raven (futura Mystique), encarnada por una desperdiciada Jennifer Lawrence. Como suele suceder, la relación que más les interesa al héroe y al villano es la que existe entre ellos. Y, para ser francos, qué bueno que así sea, porque de todos los demás mutantes –incluyendo a uno que se parece a un Aluche crecido- no se hace uno.

14 comentarios:

marichuy dijo...

Parafraseando a tu hija: me chocan estas películas. O tal vez me falta el chip necesario para disfrutarlas, pues nunca he podido con ellas. Aunque esta, según las féminas (y tal vez no sólo las féminas), nomás por ver a Herr Michael Fassbender vale la pena (y no únicamente por su apariencia, sino porque es un muy buen actor).

Saludos

Tyler dijo...

En cambio en Star Trek 2009, la relación de rivalidad machina entre Kirk y Spock se establece desde el primer minuto.

Y luego se hacen cuates respetuosos.

Y Spock nada de homoerotismo con Kirk, él anda sobres con la Uhura.

En vez de tanto homoerotismo deberían hacer mas películas Hawksianas. El Hawksianismo es la onda.

pd, Joel dale otra oportunidad a Star Trek, es buena, te lo aseguro. Olvida lo de los focos sobre la camara... je

Tyler dijo...

Como se que les tenía con mucho pendiente les confirmo,

Este fin regreso a la salas cinematográficas

Voy a ver mi primera secuela precuela mejuela (como diría el Dr. Greco Morfema) de la temporada: Kung Fu Panda 2

A ver si no me arrepiento...

Joel Meza dijo...

¿El homoerotismo es lo de este año? Pues de casi todos los años, ¿no? Desde que me acuerdo (y desdendenantes, como lo compruebo cadca vez que pongo películas viejas... perdón, clásicas) Hollywood ha explorado de muchas maneras la relación entre al menos dos hombres (a veces son más), a diferencia de las pocas películas sobre relaciones entre mujeres, no se diga las relaciones entre un hombre y una mujer, a menos que sea en forma de comedia romántica o melodrama (incluso una de las que podrían ser excepciones, When Harry Met Sally, trata mucho más de los motivos de Harry que de los de Sally).

Supongo que es inevitable, en una industria machista y, de paso, misógina por naturaleza. Creo que ahí es donde cobra especial valor el woman's film que de vez en cuando ejemplificas aquí en el blog. Aún así, no deja de ser curioso que incluso esos están, en su mayoría, escritos, dirigidos y producidos por hombres.

(Me pregunto) si históricamente tuviéramos una mezcla de cineastas más representativa, ya no digamos cargada hacia las mujeres, ¿tendríamos ahora otro tipo de películas de superhéroes y no (como dice el Duende) When Xavier Met Magneto?

Tyler dijo...

'When Xavier met Magneto'

jajajajajajaja

Joel Meza dijo...

Tyler, pos no me lo vas a creer pero anoche tenía ganas de verla, no recuerdo por qué... la puse en el tocadiscos y no se pudo. Parece que se rayó mi disco. Empecé a hacer berrinche pero luego me acordé de las lampareadas y me calmé.
Ah, ya me acordé por qué: acababa de leer la reseña del Ebert de Super 8.

adayin dijo...

Si, seguro las actuaciones son mas que suficiente para hacer entretenida la película (incluida el "fuck off" del del cameo) Pero eso de la camaradería es lo que me molesto de la pelicula. Nunca vi a Magneto y a Xavier como grandes grandes amigos... mas bien como uno patiño y/o complice del otro, rolando turnos, y una vez que se supone toman caminos diferentes, no me pudo interesar menos. Una vez lei a un fulano hablando de esa camaraderia homoerotica en las peliculas, que segun él entendia el "bond", el lazo, es mas resistente que el que se supone hay entre las mujeres (yo no lo dije) y por ende, la rivalidad dura más y es más enviciante.... dicen... jejeje

y que dijo el Ebert, Joel? porque Super 8 pinta bien, no? parece un cuento corto de Stephen King...

Joel Meza dijo...

Adayin, tal vez por como se entiende (machistamente) esa diferencia entre el lazo de hombres y el lazo femenino es que algo como Thelma y Louise saca ronchas a las/los feministas (bueno, al menos un par de veces he oído y leído opiniones en ese sentido).

De Super 8, como no la he visto, sólo leí los dos primeros párrafos y el último, así que no sé todavía si tiene referencias a King, pero definitivamente dice que sí, al menos visualmente, al otro Stephen, Spielberg (productor: ya pa' si no). Y eso es lo que me dio curiosidad, porque de Abrams lo único que conozco realmente es Star Trek (nunca ví un capítulo completo de los dos o tres que intenté de Lost).

Champy dijo...

Ay que gacho...yo pensé que la homoerótica de los "mamados" iba a ser la del mes!!!
Ah no verdad! Ya tus lectores van evplucionando y reconocen al Maestro Persa... que gusto.

2046

Joel Meza dijo...

Estaba pensando en eso de "estas películas nunca se acaban"... después de todo, viene con el territorio, ¿no? Son películas basadas en historietas, cuentos, cómics, pasquines o como le quieran llamar. Y precisamente la característica de esas publicaciones, desde que empezaron hace más de un siglo es que "nunca se acaban", sin importar si la historia en turno es autocontenida, iniciando y terminando en un mismo número o episódica, abarcando varios números.

Personalmente prefiero (o prefería, más bien, porque hace años que no leo "cuentos") las historias de un solo número pero siempre he aceptado que "nunca se acaban". Y ahora que lo pienso, de mis conocidos, quienes no compartían el gusto por las historietas, la explicación o queja iba por el lado de "nunca se acaban".

Por otro lado, el cine comercial desde sus inicios encontró muy buen negocio en las series episódicas. Así que sólo era cuestión de tiempo para que ambas industrias se ayutaran, ¿no?

Diezmartinez dijo...

Marichuy: Sí, el tipo es buen actor. Tiene personalidad, presencia, carisma. No haría mal de Bond.

Tyler: Bueno, lo que pasa es que en las cintas de Hawks hay un tema siempre subyacente: el profesionalismo. Y la rivalidad siempre es respetuosa.

Joel: Sí, cierto. Las películas de amistades/rivalidades masculinas inolvidables son muchas -empezando por Laurel y Hardy- y no sucede lo mismo en el caso de mujeres. Como dices, el cine ha estado en mano de hombres casi siempre.
Y en cuanto a lo otro, claro: los seriales fueron la base de las primeras industrias fílmicas (la francesa, la hollywoodense, la italiana...). Y, si uno lo piensa un momento, se trata de una tradición decimonónica literaria: Dickens, James y mucho otros escribieron sus textos en capítulos en diarios y revistas. De ahí lo retoma el cine a inicios del siglo pasado... y hasta la fecha.

Adayin: Queda claro que no lo dijiste. Fue el primo de un amigo, ¿no?

Champy: Sí, la banda Rápida y Furiosa 5in Control no se hizo presente en la votación del mes. Por fortuna.

adayin dijo...

jajaja... en serio... yo... estee.... es que.... chale

El Duende Callejero dijo...

Pos yo insisto y nomás por molón: sí, estas películas no acaban (pero... Ejem... ¿Cuál acaba realmente?)... Sí, Bacon como Bacon con poderes está genial y Fassbender es muy intenso (solo un actor, un verdadero actor, puede levantar las manitas y enchuecar los deditos y hacer caritas según eso para sacar un poder que no se ve, sin parecer ridículo... A lo mejor por eso el MaCavoy sí necesitaba onditas telepáticas a veces)... Pero, chale... ¿Qué caso tiene esta película si se cuenta algo que ya se contó, pero se quiere recontar aprovechando la epidemia de Alzheimer en los cine-espectadores? (es como la serie de televisión de Clone Wars: si veo la tercera de las también innecesarias precuelas, sé a qué llegó la cosa... ¿Para qué tantas temporadas?).

Y en eso, ejem... ejem... Tienen más sentido las de los calotes en friega y enojados (que sí "cambia" la saga completamente y "justifica" una nueva andanadas de películas del tipo, para bien de muchos y mal de pocos, según parece) y la de Thor... Aunque ninguna de las dos descubre el hilo negro ni de su propia colcha.

Mariana Hernández dijo...

Lawrance se ve maginifica como Mistic y January Jones también, es una película muy entretenida, mejor que Wolverine está.