miércoles, 13 de julio de 2011

Al Otro Lado del Corazón




¿Habrá dos cineastas llamados John Cameron Mitchell? El primero que lleva ese nombre es el desbocado realizador de la excesiva Hedwig and the Angry Inch (2001) y de la sexosa Shortbus: Tu Última Parada (2007). El segundo es el sensible director de Al Otro Lado del Corazón (Rabbit Hole, EU, 2010), un sereno melodrama centrado en el quebrado matrimonio formado por Nicole Kidman –nominada al Oscar 2011- y Aaron Eckhart.
Por supuesto, se trata de la misma persona. Lo que sucede es que, en su tercer largometraje como director, John Cameron Mitchell le ha apostado a moverse al otro lado del espectro dramático y estilístico. Tomando como base una obra teatral de David Lindsay-Abare -no vista por mí- y adaptada por el mismo autor, Mitchell nos entrega esta vez una honesta exploración sobre el dolor, la pérdida y la vida que sigue después de una inimaginable tragedia.
La razón por la cual Becca y Howie (Kidman y Eckhart) están distantes la conocemos a cuenta gotas. También por qué Becca sigue a escondidas a Jason (notable Milles Teller), un melancólico adolescente a punto de entrar a la Universidad.
Mitchell es díscolo con la información, pero no lo hace para crear suspenso alguno. Más bien, estamos ante un meritorio ejercicio de contención dramática y narrativa, eficazmente sostenido en un reparto sin tacha y en el preciso control del encuadre por parte del cinefotógrafo Frank G. DeMarco.
Los personajes, su ambiente y la manera en que la trama va avanzado están de tal forma reprimidos que, cuando finalmente vemos que alguien estalla –el pleito entre Becca y Howie, los reproches de Becca a su madre (bienvenida Dianne Wiest), las risotadas mariguaneras que Howie no puede evitar-, la escena en cuestión resulta genuinamente emotiva o hilarante.
Mitchell cae en un riesgo evidente: que por irse al otro extremo del espectro, del exceso a la contención, este melodrama termine resultando, para algunos, un ejercicio inerte, seco, decepcionante. Le faltan lágrimas, gritos, desgarramiento de vestiduras, trepidante clímax, dirán varios. Y pueden tener razón: acaso a Mitchell se le pasó la mano. 
Y, sin embargo, en el final, cuando Becca y Howie platican de su futuro inmediato para señalar que “algo se nos ocurrirá”, no pude evitar sentir algo de alivio: Mitchell había logrado que me interesaran estos personajes. Y así, nada más, sin muchos aspavientos.

3 comentarios:

Joel Meza dijo...

Bueno, como nadie comentó nada y como yo no he visto la película, sólo aportaré ésto: ese Aaron Eckhart, ya se echó al plato (en la pantalla, pues) a dos del harem de Tom Cruise, ¿es cuestión de tiempo pa' que haga una película con Mimi Rogers y otra con Penélope Cruz...?

M. dijo...

La acabo de ver. A mi ciudad llegó apenas este fin de semana. No sabía nada de ella y, sin embargo, se convirtió en la película que sería mi prioridad esta semana. Vengo llegando de verla. Me gustó, me gustó mucho. No puedo evitar sentir cierta atracción hacia este tipo de historias. Me resulta fascinante tener la oportunidad de ser testigo de lo que pasa en la vida de unos personajes que han experimentado semejante pérdida.

Tengo, por supuesto, una película de cabecera sobre el tema. En mi opinión es una obra maestra, una joya absoluta. Estoy hablando de "La stanza del figlio", de Nanni Moretti (2001).

Sí, ya sé, soy el clásico qüey que fácilmente llama 'obra maestra' a cualquier cosa. Bueno, para mí lo es, y en mi cabeza puedo establecer mil razones para ello (lo bueno es que no tengo que vertirlas a un papel). Estoy convencido que La stanza... es una lección de cine.

De cierta manera, la película que acabo de ver se relaciona con aquella, y no me decepcionó. Me la pasé interesado en lo que veía (genuinamente interesado quiero decir) y eso significa, para mí, ya es mucho.

Diezmartinez dijo...

M: Pues yo soy otro "güey" que también llama obra maestra a La Habitación del Hijo. De lo mejor de la década pasada, de hecho. Y sí, Al Otro Lado del Corazón es una cinta arriba del promedio. Bastante inteligente y sensible.