jueves, 28 de julio de 2011

Exit Through the Gift Shop



¿Quién fue la figura más influyente de las artes plásticas en el siglo XX? Si la pregunta fuera sobre quién fue el más grande artista plástico del siglo pasado, creo que Pablo Picasso llevaría la clara delantera en la respuesta. Pero si la pregunta se refiere a quién fue " la figura" y subre "su influencia", creo que el nombre y apellido qu estamos buscando es el de Marcel Duchamp.
A partir de la celebérrima obra de influencia dadaísta "Fuente" (1917), cierto urinario firmado como R. Mutt, Duchamp demostró que bastaba que el artista señalara que eso que él hacía (o "encontraba" o "intervenía") era arte -y que un museo, un coleccionista o un crítico lo aceptara- para que, en efecto, eso -lo que sea- fuera arte. No fue el primero, cierto, pero sí el más influyente: con el "ready-made", Duchamp demostró con creces que no se necesitaba tener, necesariamente, un gran entrenamiento artístico para irrumpir en el mundo del arte. bastaba una buena idea; o, si usted quiere, una buena puntada. 
La sombra de Duchamp alcanza a cubrir el tema central de Exit Through the Gift Shop (EU-GB, 2010), hilarante y, a la vez, encabronante opera prima realizada por el famoso artista callejero autonombrado Banksy -y de quien, hasta el momento, se desconoce su identidad-, filme nominado al Oscar 2011 a Mejor Largometraje Documental.
El propio Banksy, rostro oscurecido, voz ¿británica? distorsionada, aparece desde el inicio de la cinta informando que lo que estamos viendo inició como un documental sobre el arte callejero, esa mezcla de arte popular urbano y vandalismo provocador. La película, se nos dice, empezó accidentalmente, por la afición/obsesión del excéntrico, apasionado o simplemente orate Thierry Guetta, un francés radicado en Los Ángeles que, al no tener nada importante qué hacer -más que mantener esposa y dos hijos-, se dedicó durante casi una década a grabar los ires y venires de algunas de las figuras del "street art" global, como Space Invader -primo de Guetta-, Monsieur André, Zeus, Shepard Fairey y, por supuesto, el mundialmente famoso/desconocido Banksy, célebre por sus graffitis, esculturas callejeras o sus "intervenciones" murales, como la realizada en Cisjordania.
Durante la primera parte de la película, Exit Through the Gift Shop se muestra como una absorbente crónica de una corriente artística que, por razones evidentes, siempre se ha desarrollado entre sombras, en el anonimato, en la oscuridad. Al mismo tiempo, sin embargo, va emergiendo, poco a poco, el inquietante -y siempre culposamente divertido- autorretrato narcisista de ese desocupado francés, Thierry Guetta, suerte de servicial asistente solovino del artista que ha decidido seguir, sea Space Invader, sea Shepard Fairey, sea Banksy. Llegado el momento, el propio Bansky, a quien Guetta ayudó para que aquél realizara una de sus más famosas "intervenciones", le aconseja -en parte, se entiende, para quitárselo de encima- que se dedique a hacer su propio arte mientras él, Banksy, trata de encontrarle un sentido a las cientos de horas que Guetta ha grabado sobre el arte callejero y que ha producido un documental, Life Remote Control, que parece haber sido realizado, dice Banksy, por "un retardado". 
Ni tardo ni perezoso, Guetta regresa a Los Ángeles, se autonombra "Mr. Brainwash" y bajo la sombra de Tzara, Duchamp, Warhol y el propio Bansky, monta una mega-exposición ultraderivativa y se convierte en el nuevo genio del arte contemporáneo gracias a la complicidad de medios y público, ya condicionados a aceptar desde hace casi un siglo que cualquier cosa -un urinario, una caja de zapatos vacía- puede ser arte. En esta segunda parte, el filme se convierte en una lúcida sátira sobre eso que llamamos arte contemporáneo y el mercado millonario que lo sostiene.
Como cineasta documental, Banksy demuestra ser, por lo menos en la forma, bastante convencional: las infaltables cabezas parlantes y los testimonios se alternan con las imágenes necesarias -la mayoría de ellas grabadas por el extravagange y narcisista Monsieur Guetta- mientras la voz en off seca, sardónica, de Rhys Ifans, va acompañando los acontecimientos. Pero, por supuesto, el interés de Banksy no está en la provocación formal sino en el contenido y en su personaje que no es él, sino Guetta.
Hace casi un siglo, Duchamp abrió la puerta para que muchos otros, con talento o sin él, entraran al mundo del arte. De alguna manera, gente como Banksy entró por esa misma puerta y, atrás y como subproducto indeseable, Mr. Brainwash/Getta. ¿Hay manera de detener esto? Es evidente, después de ver Exit Through the Gift Shop, que esto es imposible. Y, a lo mejor, qué remedio, sería hasta indeseable.

Exit Through the Gift Shop se exhibe hoy en la Sala 2 de la Cineteca Nacional, a las 20 horas.

12 comentarios:

Duque Blanco dijo...

Yo la vi el año pasado y para ser mas directo, quedo en la lista de los 10 films que mas me gustaron del 2010.

Yo quede muy satisfecho cuando vi "exit through the gift shop", pero hubo quien me dijo que este trabajo de Banksy estaba regularson, que no era para tanto. Tu critica reafirma lo que pienso y lo que en su momento escribi sobre este "documental".

Joel Meza dijo...

Ah, por eso cada vez que voy al baño tengo una emoción estética...
---
Otro documental pa' buscar y ver.

BCNdays dijo...

Es muy bueno. El personaje de Mr Brainwash es genial y lo mejor de todo, a Banksy ya no le basta con colar obras falsas en los museos y cuela un documental falso en los Oscar riéndose de todos y sin complicaciones, como el propio Thierry Guetta en la película. Además es una gran reflexión sobre el arte moderno. Brutal. Saludos!

Tyler dijo...

$#@%*&

como se me fue a escapar!

bueno, la esperaré en corrida comercial ya que...

Tyler dijo...

y por qué dices que es encabronante Ernesto?

Diezmartinez dijo...

Duque: Sí, es probable que aparezca en la mía, en alguna lista alterna que contenga los estrenos "no comerciales".

Joel: Hace rato está en DVD.

BCN: En efecto, sobre el arte contemporáneo y el mercado que lo sostiene -y su público, claro. Saludos hasta Barcelona.

Tyler: La he visto en dos ocasiones con diferentes personas y éstas terminan de alguna manera divertidas pero también molestas: ¿eso es arte contemporáneo? ¿y así se ganan millones de dólares? Es natural. Pero, bueno, habría que decir que no es del todo malo que el arte encabrone a las personas.

Joel Meza dijo...

Hace unos 15 años en una conferencia del pintor Vlady, decía que él se había movido en sus últimos años al estilo renacentista, porque se había dado cuenta que la pintura del siglo XX era completamente desechable, salvo por unas honrosas excepciones. Recuerdo que despotricó contra Rufino Tamayo y sus sandías planas "era un gran dibujante pero no lo sabrías viendo sus pinturas".

Lo que sé es que entre más años cumplo, me parece más válida esa máxima que dice, de tan bonita manera, por cierto, "de tu arte a mi arte..." ustedes completen.

Tyler dijo...

a mi a veces me encabrona el arte de Haneke por ejemplo...

otras -como en El Listón Blanco- no...

:)

Darkcritic dijo...

Llevo esperando el estreno nacional de esta película ya por unos meses, lástima que de seguro no nos llega aquí. Algo que he notado entre más leo sobre documentales, es que hay muchos que hasta disgustan a uno o como lo ha dicho usted “son encabronantes. Es una tendencia que veo se viene repitiendo en estos últimos años. Considero que ya muchos directores lo ven como la forma más sencilla de hacer conexión con su audiencia. Lo que si no se es que tan bueno o malo pueda ser eso a la larga.

Josafat M. dijo...

En realidad Mr. Brainwash no existe, desde un principio es un documental de Banksy, Guetta es simplemente ponerle rostro a los artistas que Banksy detesta.

Diezmartinez dijo...

Darkcritic: En efecto, no creo que tenga corrida comercial. Ya es muy tarde para ello.

Rackve: Sí, es una de las teorías. Puede ser, aunque habría que señalar que si Guetta es un personaje ficticio creado para el documental, entonces Bansky lo creó hace varios años, porque Guetta sí tuvo esa exposición en LA, otra en NY y, además, la película que él (supuestamente) hizo sobre el arte callejero está disponible en youtube desde hace bastante tiempo. Si es una broma, es una de las más elaboradas en la historia del arte contemporáneo -acaso como el arte contemporáneo mismo, que el sentido último del filme.

Anónimo dijo...

Oye, Ernesto

No he visto F, for Fake, de Welles. Hay elementos comunes entre esa obra de Welles y esta de Bansky en torno a sus reflexiones en torno al arte? Me dio curiosidad solamente.

El documental de Bansky está disponible en youtube y con subtitulos en español. No hay pretexto para no verlo. Vale

Max