martes, 5 de julio de 2011

Pídala cantando/XXXVI



Sergio Tello, un lector de este blog, me informó de su cumpleaños el día de ayer y, ya entrado en gastos, me pidió que si no tenía por ahí, arrumbada, alguna crítica de esta, aquella o esta otra película. Y, sí, encontré un texto escrito y publicado hace más de una década. A ver qué les parece, con toda el agua que ha pasado bajo el puente.

Jack (Edward Norton) es un yuppie cualquiera que trabaja en una compañía automovilística, calculando el costo de los accidentes y la posibilidad de que éstos puedan terminar en demandas cuantiosas y lesivas. Todo parece estar resuelto en su vida, pero (qué novedad) no es feliz. De improviso, su rutina sufre un giro inesperado cuando este joven ejecutivo de 29 años conoce a Tyler Durden (Brad Pitt), un extraño fabricante de jabón, con quien trabará fortuitamente una sólida amistad. Juntos fundarán un exclusivo club –que luego se volverá multitudinario- en donde la única regla que vale es darse de catorrazos hasta cansarse.
Jack nunca se había sentido mejor: Sangrar, golpear, escupir un diente o terminar con la frente rota: uno nunca sabe donde está escondida la felicidad. Lástima que Marla (Helena Bonham Carter con look de La Novia de Frankenstein/Whale/1935), una freak que asiste por diversión a grupos de ayuda a desahuciados, se interponga entre Jack y Tyler. Y lástima, también, que a Tyler le haga falta uno que otro tornillo... Se trata de El Club de la Pelea (The Fight Club, EU, 1999), cuarto largometraje de David Fincher, una suerte de nueva versión de El Juego (Fincher, 1997), sólo que ahora el espectador ocupa el lugar del odioso ejecutivo Michael Douglas.
Pero empecemos por partes. Pareciera que algunas cintas hollywoodenses de fin de siglo están preocupadas por sorprender al espectador no tanto con sus efectos especiales digitalizados sino con sorpresas argumentales que terminan dándole una perspectiva diferente a la película que uno acaba de ver –recuérdese el caso reciente de El Sexto Sentido (Shyamalan, 1999). Otras han optado por decodificar/desmontar los tics del género explorado, al modo de Ojos Bien Cerrados (Kubrick, 1999) o Limbo (Sayles, 1999). O puede darse el caso de querer volver a los orígenes del cine, visto éste como una genuina fuente de asombro para un público aún ingenuo o que quiere jugar a serlo, como en el caso de El Proyecto de la Bruja de Blair (Myrick y Sánchez, 1999).
Algo de todos estos síntomas están presentes en El Club de la Pelea. Está ahí la sorpresiva vuelta de tuerca que cambiará radicalmente la cinta que estamos viendo; también la decodificación genérica al optar Fincher por una narración en off típica del film noir, sólo para usarla de una manera referencial, desnudando brutalmente los artilugios narrativos clásicos; por último, también vemos en el filme un claro deseo de conectarse con un público elegido (“de 26 a 33 años es la edad ideal para ver el filme”, ha declarado Fincher) al que el confuso y ambiguo discurso nietzscheano de la cinta parece haberle fascinado (habría que ver si es cierto, como he leído por ahí, que en Estados Unidos se abrieron varios clubes similares al que se muestra en la película).
Ahora bien: ¿de dónde viene el revuelo que ha provocado la cinta? ¿Se debe a la hiperquinética narrativa de Fincher, que en los primeros 45 minutos no conoce descanso? ¿Es por el ataque al materialismo estadounidense, discurso pergueñado por un cineasta que llegó hasta donde está gracias a la dirección de  videos de Madonna y a la hechura de comerciales exitosos? ¿O será que, efectivamente, el nihilista discurso de Tyler ha dado en el clavo en un segmento de la población, tan cínico y desencantado como Jack? 
En todo caso, auguro que El Club de la Pelea dará mucho de qué discutir en los meses y años siguientes. Muchos se sentirán traicionados y hasta ofendidos en sus expectativas –como se sintieron con Ojos Bien Cerrados o Limbo-; otros pensarán que estamos ante otra sobrevalorada cinta-síntoma de fin de siglo, como acaso lo es El Proyecto de la Bruja de Blair. Algunos más se sentirán atraídos por la divertida sátira de la sociedad estadounidense, realizada con brillantez técnica acostumbrada por parte de Fincher. Otros más atacarán la inquietante puerilidad de su discurso temático. Y todas estas visiones, en realidad, serán complementarias, más que excluyentes. Para bien o para mal, Fincher nos ha llevado otra vez a El Juego. Más bien, a Su Juego.

29 comentarios:

Tyler dijo...

ahh Fight Club. Una de mis cintas favoritas de todos los tiempos forever and ever. Hence my nickname...

Now a queston of etiquette. As I pass should i give you the ass or the crotch?

jo

Para estos entonces ya tenía una par de años de leerte en reforma Ernesto. No tenía mucha lana porque era estudiambre pero siempre guardaba mis 8 o 10 pesotes para comprar el Reforma de los viernes.

ah que tiempos.

Joel Meza dijo...

Felicidades al buen Adayin. Leyendo su blog se entiende su gusto por los catorrazos.

Tyler dijo...

"The things you own, end up owning you"

Tyler dijo...

"If we are god's unwanted children, so be it!"

Tyler dijo...

"Historic figure, who would you fight?"

"I'd fight Gandhi"

"Good answer!"

Tyler dijo...

"What company you said you worked for?"

"A major one"

Tyler dijo...

ah Fight Club, mi cinta favorita de Fincher y de Pitt y de Norton y de Bonham Carter all together...

Joel Meza dijo...

Tyler, debiste nacer unos veinte o treinta años antes, pa' que te hubiera tocado concursar por los 64 mil con Pedro Ferriz...

Joel Meza dijo...

Ahora entiendo por qué no la pude terminar cuando la ví en el cable hace 10 años: me acababa de pasar de la edad meta...

Miguel dijo...

Es de esas cintas de amame u odiame, yo opté por lo segundo, sentí que me tomaron el pelo, aunque reconozco que técnicamente hay muy pocos como el, las dos ultimas cintas lo van reivindicando conmigo

adayin dijo...

Muchas gracias Ernesto y Joel. Hace rato de las most quotables films y esta no aparece (como me hace pensar tyler) Yo la vi cuando tenia 19 años y si he de haber aplicado esas y muchas mas frases de la cinta. Y estoy seguro que solo esta y Buenos Muchachos son las unicas peliculas que siempre veo cuando las topo en la tele, a la hora que sea (de verdad) y en la parte donde esten

Gracias again

adayin dijo...

ah, el link de las quotable:
http://www.time.com/time/specials/packages/article/0,28804,2076964_2076965,00.html

Diezmartinez dijo...

Miguel: Yo la vi un par de veces en el momento del estreno. Bueno, una completa y la otra, más de la mitad. Mi acompañante en la segunda vez, en efecto, la aborreció y me sacó de las greñas del cine (metafóricamente... casi).

Tyler dijo...

Si, no es una película sencilla, sobretodo al principio.

Luego hacia la mitad se pone "simpática" y ya hacia el final todo es nihilismo puro.

Una belleza.

Nunca más he vuelto a ver a Fincher alcanzar esos vuelos...

Light dijo...

Orale! De verdad te fascina Tyler, supongo que yo tambien la vi en mal edad, era un puberto, me gusta pero no tanto, asi que contradigo lo que dice Miguel (ja) pero en parte tiene razón, viene siendo como "El Juego" o te enojas porque te toman el pelo, o aceptas que te engañen y lo disfrutas.

Hace rato que no la veo pero recuerdo que si acepte todas las cosas que me solto Fincher, a pesar de que al final dices "ay no ma...", pero con todo y fallas me entretuvo, como tambien lo hace "El Juego". Es como el que va a ver magia y la dsfruta porque eso espera, si vas con la idea contraria es un martirio.

De todas maneras buena cinta, y quiza la más querida de Fincher, no recuerdo una mala cinta de él, como que siempre cumple.

Mis favoritas son "Se7en" y "Zodiac", hasta la vapuleada Alien 3 me gusta mucho.

J Luis Rivera dijo...

A lo mejor la ví siendo muy chavo, pero a mi me pareció "buena" a secas. Después no comprendí todo el culto al respecto. De hecho, sigo sin comprender todo el culto al rededor de Fincher, de quien sólo me gustan mucho "Seven" y "Zodiac".

Diezmartinez dijo...

Light, J. Luis: Coincido. Se7en y Zodiaco son lo mejor de Fincher hasta el momento. Especialmente Se7en.

Sergei dijo...

You're not your job. You're not how much money you have in the bank. You're not the car you drive. You're not the contents of your wallet. You're not your fucking khakis. You're the all-singing, all-dancing crap of the world.
Tyler Durden

Esta es para el mejor dialogo de la cinta segun yo,tiene un raro y bizarro encanto
saludos

Tyler dijo...

Y les faltó la más devastadora de todas:

"This is your life and its ending one minute at a time"

---

hey! Y por qué nadie menciona Panic Room? Esa también es bastante aceptable. Un ejercicio Hitchcockiano bastante meritorio por parte de Fincher...

Tyler dijo...

Ms allá de cinta, del guión, del truco del final, de la ejecución, me gusta el discurso.

Tyler Durden es libre en formas que ninguno de nosotros lo podremos ser jamás. No podemos vivir sin nuestros ipods, celulares, kindles, dvd players, colchones, duvets y televisores, entre miles de cosas mas...

Es un personaje aspiracional, pero inalcanzable. Me gusta, no se por qué...

Tyler dijo...

Y la escena final con Where is my mind de los Pixies sonando en el fondo y 'Jack' diciendole a la Bonham Carter que todo estará bien, es mítica.

Casi como el famoso "tengo la impresión que este es el principio de una bella amistad" o el "Honestamente querida, me vale gorro"

ok ya estoy debrayando, Ernesto me va a zapear por blasfemo... Jajajaja

Tyler dijo...

"...mi maleta con todas mis corbatas Calvin Klein, mis pantalones Armani, mis camisas Hugo Boss, mis calcetines Versace, casi estaba completo!"

jajajaja

Joel Meza dijo...

¿Qué son duvets?

Tyler dijo...

Lo mismo le pregunta Jack a Tyler en la cinta Joel.

y te contesto igual: es una colcha pues...

:)

Joel Meza dijo...

Por supuesto, Tyler. Yo también estaba citando la película.
De veras. Deveritas.

Tyler dijo...

ah! jaja

no lo pesqué Joel

como dijiste que la habías visto hasta la mitad...

Sergei dijo...

Joel se me hace que ahora si la volviste a revisar y la terminaste de ver.
me da gusto que hayan influido los buenos comentarios de la cinta.

Joel Meza dijo...

Mmmm. No la volví a ver. Citando a otro personaje célebre: "... estaba siendo sarcástico." -Homero Simpson.

El Duende Callejero dijo...

Me hace gracia que este Greatest Hits de guiños cinematográficos convertida en película de culto, sea de las pocas en las que nadie "cante" la referencia en cuanto va sucediendo. Si mi memoria no me falla (porque lo hace y mucho), y solo por poner un ejemplo, el chiste del pene insertado en un fotograma de una película cualquiera, que incluye en el final el tal fotograma, es una referencia directa (hasta icónica, pues la imagen es casi la misma) a algo que en realidad hizo Bergman con Persona (y que le dio una notoriedad extra a la película: transformándola en maldita), cuando en su montage inicial pone uno de la misma forma (en "un" fotograma).

Y así podemos seguirle... Pero ¿Pa' qué?