martes, 9 de agosto de 2011

Súper 8



J. J. Abrams tenía 9 años cuando se estrenó Tiburón (1975), 11 cuando se exhibió Encuentros Cercanos del Tercer Tipo (1977) y 16 cuando E.T., el Extraterrestre (1982) se presentó en las salas de todo el mundo. Si uno fue un niño/adolescente cinéfilo en ese tiempo, es imposible olvidar los momentos en los que uno vio esas irrepetibles obras maestras dirigidas por Steven Spielberg.
Lo escribo con conocimiento de causa, porque esa misma edad que tenía el director de StarTrek (Abrams, 2008) la tenía yo y aún recuerdo el miedo que me provocó el enorme escualo blanco, el sentimiento de maravilla al ver la nave nodriza al final de Encuentros Cercanos…, los gritos de genuina emoción cuando la bicicleta cobraba altura en cierta escena clave de E.T. Así que creo que Súper 8 (Super 8, EU, 2011), tercer largometraje de J. J. Abrams, no sólo es el evidente homenaje al inalcanzable maestro por parte de uno de sus más entusiastas fans, sino una apasionada declaración de amor cinéfilo a esa infancia/adolescencia vivida a fines de los 70, inicios de los 80… Ah, qué tiempos aquéllos, señor Don Simón.
                Estamos en el verano de 1979, en Lillian, Ohio, el estado en el que nació el propio Spielberg  –de hecho, el pueblito macuarro bien podría haberse llamado Spielbergland. Media docena de preadolescentes filman con la Súper 8 del título “El Caso”, una mini-película amateur de zombis con más de un guiño al clásico La Noche de los Muertos Vivientes (Romero, 1968). Así pues, en cierta noche, mientras los seis escuincles filman una escena en la estación de ferrocarril bajo las órdenes del gordito aprendiz de cineasta Charles (Riley Griffiths, con apostura de un mini-Hitchcock en potencia), un tren se descarrila espectacularmente a sus espaldas. Cuando el polvo se ha asentado, Lillian es patrullado por más militares de los que hay en cualquier ciudad mexicana, las mascotas huyen del pueblo despavoridas presintiendo peligro y una enorme presencia -invisible para nosotros- ataca por las noches a quien se encuentre descuidado.
                Supongo que a estas alturas del juego, el lector ya sabrá o supondrá qué es lo que anda suelto en Súper 8, pero de todas formas me abstendré de mencionarlo, por si alguien quiere recibir la muy relativa sorpresa que, por lo demás, no es lo más interesante de la película. Lo que funciona mejor, de hecho, son los elementos spielbergianos clásicos, tan reproducidos en infinidades de filmes producidos/inspirados por el director de El Color Púrpura (1985).
                Así pues, en Súper 8, todas las familias que vemos son disfuncionales -como la del héroe Joe (Joel Courney), con mamá muerta y papá policía clavado en la chamba; como la de la heroína Alice (perfecta Elle Fanning), con mamá ausente y papá alcohólico-, o son caóticas –la del gordito protocineasta Charles- o de plano omisas, pues parece que el simpático piromaniaco Cary (Ryan Lee) no tiene gobierno. Por lo mismo, como los niños protagonistas no tienen mucho apoyo en sus propias casas, además de enfrentarse a esa cosa que anda suelta, tendrán que aprender a madurar por sí solos.
                Abrams ha aprendido bien las lecciones de su maestro –y aquí, productor- Spielberg: suspenso visualmente bien logrado, figura misteriosa revelada hasta el final, sentimentalismo dosificado en pequeñas cantidades, escenas de horror/acción bien ejecutadas, humor adolescente que alivia la tensión… Por supuesto, usted dirá que esto ya lo ha visto antes y mejor en el propio cine de Spielberg. Y dirá bien. Sin embargo, no creo que debemos regatearle sus modestas virtudes a este bien calculado ejercicio de nostalgia setentera/ochentera. En todo caso, no me da la gana entrarle al regateo. No esta vez, por lo menos.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Para películas con niños y visitantes extraños, evidentemente, mucho mejor Spielberg. Incluso, antes que esta película del JJ, prefiero El Gigante se Hierro, del gran Brad Bird (quien curiosamente esta haciendo la nueva Misión Imposible, franquicia que ya estuvo en manos de Abrams)
Por cierto, Medianoche en París y Súper 8, los dos importantes estrenos del viernes, apelan a la nostalgia. Pero, vaya, qué diferencia!
Saludos

Ernesto, por cierto, ya viste Game of Thrones de HBO? que opinas?

Diezmartinez dijo...

Anónimo: Eso es lo que yo digo. Para eso, mucho mejor Spielberg. Y sí, es superior El Gigante de Hierro. Sin duda. Lo que no comparto es el violento rechazo a Super 8 de algunos colegas y lectores. Tampoco es un crimen lesa humanidad fílmica.

No vi Game of Thrones. Ya me estoy arrepintiendo, pero no alcanza el tiempo para todo. A ver si luego me emparejo con los DVDs.

Aarón Avilés dijo...

Independientemente de que Spielberg ya hizo películas así en los 70-80s o que los tiburones ya existen, la película está chila. Me hacía falta algo así.

Joel Meza dijo...

... entonces tú eras el de los gritos en el cine Reforma...

Joel Meza dijo...

Cosa chistosa: justamente el fin de semana llegué a casa para encontrar a mi esposa viendo el DVD de Tiburón, toda echa bolita en una esquina del sofá, como con miedo de bajar los pies... me confesó que nunca la había visto, sólo la secuela y no se imaginaba que la original diera tanto miedo. Bueno, se le disculpa porque ella acababa de nacer cuando se estrenó.

No he ido a ver Super 8; por lo que leo creo que me va a gustar (excepto, probablemente, por los focos que ya platicó Tyler) y ojalá que Abrams ya se suelte. Su Misión Imposible me divirtió pero el último tercio fue de más a mucho menos. Star Trek me gusta pero me siguen desesperando los focotes, el lente sucio y esa insistencia con la cámara vibradora. A ver su Abrams does Spielberg...

-Joel, el asaltacunas.

Javier Cordero dijo...

Ernesto:

Concuerdo completamente en que es pura nostalgia ochentera que entretiene a pesar del descarado homenaje a Spielberg.

Me sorprende que esta parece una actualización de esas películas para los nuevos espectadores. Es decir, aquí hay sangre, muerte y violencia en dosis mayor (según recuerdo no existía así en ENCUENTROS CERCANOS..., GOONIES, THE MONSTER SQUAD o CUENTA CONMIGO). Entonces quizá me equivoque, pero me recordó a la forma en la que Lucas se olvido de sus fans adultos y se fue por el camino de atrapar nuevos consumidores de sus muñequitos con el Episodio I. Es decir, Spielberg sabe su negocio mucho mejor que Lucas y se lo enseña al JJ para continuar y seguir vigente como el rey del blockbuster. No creo que sea casualidad que también aconseje a M.Bay y pronto estrene TinTin.

Saludos!

Javier Cordero

zombidromo dijo...

Spoilers

Pues creo que Spielberg, Abrams y el guionista le tiraron ala película todo lo que se les ocurrió, me recordó Goonies, ET, Tiburon, Cloverfield, etc. Y el resultado no se, no me satisfizo del todo, sobretodo el clímax, la revelación de la verdadera misión del monstruo le quita cualquier suspenso a esa parte, (debió saberse al final), además no entendí porque la criatura capturaba humanos, y te das cuenta que los captura porque la chica protagonista también es tomada, ni modo que la maten, ahí se delataron, (o solo fueron otros artilugios del director para impactar a su audiencia? Así parece), pero si me gustaron las historias paralelas entre adultos y adolescentes. El hogar vacío del protagonista contrasta tristemente con el hogar de su amigo, el cual esta hasta la medula de gente jjjj.

Me llama la atención que los chicos estos no usaran apodos entre ellos, recuerdo que todos lo hacen, pero de alguna manera así se van casi dos horas, talvez hubieran mejor filmado el filme de zombis que los chicos hacian, parecía una historia interesante, 7.9 de 10….

crap dijo...

El trailer no me llama mucho la atención, pero ya van algunas reseñas que hablan bien de esta pelicula.


Igual y sí la veo.

Duque Blanco dijo...

Con todo y que la vi doblada totalmente al español, la pelicula me gusto bastante. Tanto asi, que la pongo entre lo mejor de este verano blockbusteriano plagado de tremendos bodrios.

Esa nostalgia de la que hablan, que nos remite al Spielberg que empezaba a consagrarse, ademas de algunos otros titulos enfocadas totalmente al publico infantil como los goonies (producida por el mismo Spielberg). Esa nostalgia a la que apelan, es la que le da un plus a super 8. Ademas de que la mano de JJ Abrams, el cual se esta convirtiendo en un ejemplo a seguir cuando hablamos de blockbusters veraniegos (palabras de Jose Abril). La combinacion Spielberg-Abrams resulta por demas atractiva y efectiva.

Joel Meza dijo...

Oigan, pensando en eso de la fortuna de haber visto las películas de Spielberg en la pantalla grande durante la infancia, ¿cómo está Super 8 para un morrito de casi 7 años?

Tyler dijo...

orale!

varias cosas que habíamos platicado (en twitter y aquí mismo) las vi reflejadas en tu reseña Ernesto. que chido!

---

por otro lado, pues ya lo había dicho en otras entradas y en twitter, pero lo repito para que se haga oficial en la reseña oficial de la cinta

me gustó bastante, si, no es nada novedoso pero esta bien hechechita y los niños me ganaron por completo. El niño director y sus "production values" no tiene aguela

Esta película junto con Source Code son de lo mejor que hubo en este languido periodo veraniego.

---

Joel,

para un niño de 7 años, de 7 añosssssmmmmhhhhh...

pues a lo mejor si le gusta, digo, seguro va saltar dos o tres veces pero asi que tu digas "terrorífica" no está...

Tyler dijo...

recuerdo que el loco de mi padre me puso a ver tiburón cuando yo tenía como 9 años o algo así...

No me dio tanto miedo. Me dio mas miedo cuando mi mamá me puso a ver Indiana Jones y el Templo de la Perdición, ese señor que le sacaba el corazón a otro si me impactó mucho.

...

No bueno y cuando comían cerebros de changos casi me infarto

no y luego los alacranes y cienpies esos!

esa película sí no es para niños!!!

Joel Meza dijo...

Tyler, pues 9 años es la edad correcta para ver Tiburón. A tí te la pusieron en la tele pero a mí a esa edad (de hecho, a los 8) me llevaron al cine mis jefes. Sobra decir que las pesadillas duraron meses y las siguientes vacaciones en la playa no me metí al mar pero ni por accidente. Bueno, sí: sobre una lancha pero rezando para que Dios acabara con todos los tiburones ("¿pa' qué los hizo, en primer lugar?" complementaba mi rezo).
---
Este plebe es muy impresionable para las escenas de miedo. Chilló con el chango de los platillos de Toy Story 3... creo que la veré primero yo y luego decido.
Gracias de todos modos. Chance y sí lo lleve.

Diezmartinez dijo...

Aarón: Ok, then.

Joel: Ese mero.

Javier: "Spielberg sabe su negocio mejor que Lucas", dies. Claro: y es mucho mejor cinesta, además. De lejos.

Tyler: Vamos a ver cómo está la de los changos. A lo mejor resultar ser la mejor del verano.

Joel: ¿Para 7 años? No lo creo...

Champy dijo...

No siento ninguna culpa en reconocer que tienes razón en todo.

Me entretuvo chido.

Me pareció admirable la secuencia descarrilamiento.

Me cayeron bien los huercos.

Visulamente chingón el final...casi supera el descarrilamiento.

Odiosos los malos..... no la criatura no, esa es la heóína.

El único defectito es el meloso final de reconciliación padre-hijo, al percibirlo recordé que es gringa y para gringos...

Pero bastante aceptable.

Aún y para quien no es fan irredento de Spielberg, es una obra gratificante.

El Gigante de Hierro es otra cosa... otro nivel.

Me parece que lo más controvertido de ésta entrada es tu respuesta a Javier...no estoy seguro que aqui tengas la razón.

Me caes bien por osado...por tus tamaños para sostener tus gustos.

2046

Tyler dijo...

¿Qué tiene de controversial la respuesta de Dezmartinez a Javier?

Lucas apesta. Spielberg no. Period.

(lo siento pero no me gustan esas cosas de las guerras de las estrellas y los ewoks y las espadas laser y que ademas Lucas lo quiera vender y vender una y otra vez en ediciones y ediciones ad infinitum..... ad nauseam)

Tyler dijo...

Ernesto,

Con que no sean changos de ojos colorados vamos de gane...

Diezmartinez dijo...

Champy: Eso que mencionas de la relación padre/hijo es plenamente spielbergiano. Y, bueno, la verdad, como dice Tyler abajo, no creo que sea tan audaz mi afirmación. Como hombres de negocios, creo que Lucas y Spielberg si se van a serie de penales. Pero como cineasta-cineasta, creo que Spielberg lleva una enorme ventaja.

Daesu dijo...

Además el gordito tiene una perturbadora similitud con un amigo mío, que actualmente vive en Mochis, a quien para no dañar su identidad o nombre llamaré AG.

Diezmartinez dijo...

Daesu: Jajajajaja

Joel Meza dijo...

Ya la ví. No me gustó tanto como esperaba y sí: me cayeron de a mádere los focos sobre la cámara. Otro director, al menos los directores que respeto y disfruto plenamente, hubiera corrido al director de fotografía.

¿Saben qué pensé mientras la veía? Que no oí en la sala, excepto en la escena del descarrilamiento, ninguna expresión de asombro, ningún WOW, ningún aya bonchi o gritos emocionados por el estilo. Con las mencionadas de Spielberg, en su momento, sí hubo de todo eso en el cine, como ya confesó Ernesto.

Comentándola hace rato con mi esposa y mi suegra, creo que la película funciona más para quienes ya vimos esta misma película hace 30, 25 años. No sé qué tanto impacte a niños, adolescentes y adultos actuales Super 8. Yo sigo recordando lo maravillada que estaba en el cine mi mamá cuando esas bicicletas levantaron el vuelo en E.T....

Rackve dijo...

Admito que toda la película me tenía al filo de la butaca (creo que exagero un poco), me entretuvo, me emociono, me dio risa los chistes que hacen en alguna parte. Pero (el famoso pero) no sabía que esperar al final, lo que no esperaba era el final "feliz" con mensaje buena onda, entiendo que al ser una película sobre la amistad en la "pubertad" (esa parte esta bien narrada y desarrollada), era el mejor final, algo así como Stand by me.