miércoles, 28 de septiembre de 2011

Miss Bala



Miss Bala (México, 2011), cuarto largometraje de Gerardo Naranjo (no vista por mí Malanchance/2004, interesante Drama/Mex/2006, fallida Voy a Explotar/2008, segmento neorulfiano ni fu ni fa en la cinta colectiva Revolución/2010), es la primera película importante, temática y estilísticamente hablando, del cineasta de origen sinaloense. Es, también, la cinta más redonda que se ha realizado en el país, hasta el momento, sobre el caos moral que ha provocado el narcotráfico desde que Felipe Calderón se vistió de militar y anunció que lanzaba una guerra contra los narcos.
Sin didactismos facilones de ninguna especie -a no ser la información final que aparece en la pantalla, que bien pudieron haber obviado-, he aquí a la morenaza de piel canela Laura Guerrero (Stephanie Sigman -para la trivia beisbolera, hija de Lee Sigman), un mero objeto de cambio/uso/reuso en manos de un siempre tranquilo pero amenazante narco, Lino Valdez (Noé Guerrero), quien le cumple el sueño dorado a su "canelita" -ser coronada Miss Baja California- mediante el módico pago de unos cuantos favores: ser el correo para dejar un auto con la cajuela llena de "regalitos" frente al consulado americano, pasar por la frontera una buena cantidad de dinero con la que se pagará a algún informante de la DEA, servir de suculenta nalgui-carnada para el comandante de la zona militar respectiva, fungir como chivo expiatorio cuando Lino y/o el gobierno -da lo mismo- lo decidan y así hasta el final, en alguna calle polvorienta de Tijuana, en donde termina abandonada, esposada, de espaldas a la cámara, esperando seguramente que alguien más decida qué hacer con este pasivo-objeto-del-deseo.
Más allá de la innegable pericia técnica que muestra Naranjo en su puesta en imágenes -la cámara de Mátyás Eldérly se mueve con ejemplar fluidez en las toma largas en las que está editada la cinta; el uso constante del cambio de foco nos exige atención a todo lo que aparece dentro del encuadre-, la elección de un ritmo de montaje claramente sintético -¿cuál será el promedio de duración por toma, 10-15 segundos?- le sirve al cineasta para intentar ordenar el caos que vemos, una vorágine de acción en la que lo único seguro es el poder corruptor del narco. Por lo mismo, el guión escrito por Naranjo y Mauricio Katz no se toma la molestia de explicar nada, por más que cualquier mexicano bien informado pueda entender algunos guiños más que obvios en los nombres de los personajes y en algunos giros argumentales. No estamos, pues, ante una puntillosa crónica informativa del narco y de sus inasibles meandros -como era Gomorrah, el libro de Roberto Saviano- sino ante una versión nacional del impulso narrativo de la otra Gomorrah (2008), la cinematográfica, dirigida por Matteo Garrone. Como en esa cinta italiana, en Miss Bala la cámara no se puede dar el lujo de descansar porque la muerte acecha dentro y fuera del encuadre. Y cuando esto sucede, no hay tiempo para entender nada. Sólo hay tiempo para correr... si es que se puede.

Post-scriptum: Me dice Kyzza Terrazas, amigo de Naranjo y cineasta por derecho propio, que Naranjo no nació en Sinaloa, como dice mi texto, sino en Salamanca Guanajuato. No crea usted que yo inventé el origen de Naranjo; lo leí en esta nota de El Universal. En todo caso, están hechas las aclaraciones y una disculpa... ¿a Naranjo?, ¿a ustedes?, ¿a Sinaloa?

31 comentarios:

Tyler dijo...

Que gran actor me pareció Noé Hernández. Que expresiva me pareció Stephanie Sigman. Que grandes secuencias me parecieron aquellas de las balaceras que ocurren bajo el puente y en el hotel. Que gran película me pareció esta de Miss Bala.

marichuy dijo...

Muy buena reseña, Ernesto (o sea, no soy quién para calificar, pero igual lo digo).

Miss Bala presenta un retrato muy acertado de la situación que vivimos. Acertado justo por eso que mencionas: no recurre a discursos panfletarios ni a la sarta de clichés tan acostumbrados en este tema, ya sea con la imagen de los narcos o en los achaques al gobierno. Quizá lo que más me tocó fue la indefensión que transmite Laura. Esa indefensión en la que, en mayor o menor medida, nos encontramos buena parte de los mexicanos. La veía y pensaba en mis papás y hermanas que viven en Acapulco. Nada grata sensación. (Y sí, imposible no pensar en Gomorrah, ambas películas dejan un poco -o un mucho- de desazón).

Saludos

Champy dijo...

Valió la pena la espera. Cortita y dejando clara tu posturra y tus gustos.
Tuve la oportunidad de platicar con Gerardo éste sábado, y me confirmó su interés de acercamiento a las 3 personalidades protagónicas de nuestro México actual, el indefenso, el malo y el corrupto. A mi juicio lo consigue de manera exteaordinaria en los tres casos.

A mi juicio, la cámara y la edición son las estrellas.

2046

unperdidoenelsiglo dijo...

Es revelador cómo casi todas las críticas positivas de Miss Bala encomian la película en función de lo que no es; es decir, las virtudes de la película radican en lo que elude, pero no necesariamente en lo que consigue. En efecto: no es un drama sentimental ni un panfleto, tampoco es una lección de moral disfrazada de farsa ni un thriller policiaco con héroes, antihéroes o villanos. Ya sabemos lo que no es. Fabuloso. El problema es que más allá de lo que evita, no parece plantear nada más que transmitir la experiencia de “estar secuestrado por el narco”. No hay desarrollo de personajes ni planteamiento de contextos –aspectos que, diferencia de los otros, no necesariamente convenía sortear- , sólo una serie de situaciones progresivamente “intensas”.

En ese sentido, Miss Bala no es muy diferente a la línea narrativa de un videojuego, donde un avatar (que no un personaje) es inserto en una sencilla trama donde debe sobrevivir a niveles cada vez más peligrosos. De hecho, si se les mira con atención y cierto conocimiento “gamer”, muchos de los laureados planos secuencia de Miss Bala recuerdan a la estética de los “shooters” más célebres del Xbox y el Playstation 3. La distancia “artsy” de Naranjo, obvio, impide enajenarse en tal goce vicario –vemos mucho menos violencia de la esperada, pues en teoría sólo hay que identificarse con la “indefensión”-, pero en el fondo su flujo y encuadre no son tan disímiles. Si la experiencia de Miss Bala fuera estrujante, tal pobreza conceptual no me molestaría; empero, la cinta es aburrida y exasperante, sobre todo en su tercio final, una vez que “Canelita” ha ganado el concurso.
La cinta no carece de interés, ¿pero calificarla de “importante”? No lo creo. Habrá que ver si una vez pasada la era narca alguien le dedica una línea.
¡Abrazo!

P.D. Provocación: extraña que Naranjo haya realizado un detour temático tan marcado de su filmografía. Ante la pobreza conceptual y distancia emotiva de la cinta no puedo dejar de pensar que hubo algo calculado en la jugada. El narco vende.

Tyler dijo...

Últimamente he visto muchas reseñas de diversas películas -entre ellas Inception- donde la principal crítica es que no hay desarrollo de personajes. Oh que la canción, que si lo tiene porque lo tiene, que si no lo tiene porque no lo tiene.

Según yo recuerdo, en Intriga Internacional lo que menos hay es "desarrollo de personajes". De donde viene Thornhill? a nadie le importa! de donde viene Vandamm? a quien le importa! lo que nos importa es ver como el genio Hitchcock nos va llevando por ese viaje de emoción a traves de las Naciones Unidas, del pastizal en medio de la nada, del monte Rushmore, del tren, de la subasta, etc.

y nunca he visto una reseña que diga "es que a esa cinta de Alfred Hitchcock le falta "desarrollo de personajes"

En fin...

unperdidoenelsiglo dijo...

Los personajes de North by northwest están muy bien desarrollados; sus intenciones, miedos, ansiedades, subtextos. Su origen y destino no importan poque en esencia sabemos quiénes son y los ubicamos como tridimensionales.
No son avatares, como en el caso de Miss Bala. Se me escapa ahí tu punto.
Creer que el cine de Hitchcock es situacional es un error.
Saludos

unperdidoenelsiglo dijo...

P.D. Es un error en el que muchos críticos de la época cayeron al analizar a Hitchcock, por cierto.

Joel Meza dijo...

No he visto Miss Bala (no ha llegado al rancho...). Sobre lo de Hitchcock, estoy de acuerdo con unperdido, no con Tyler. El desarrollo del personaje está en el viaje.

Joel Meza dijo...

"El narco vende" y seguirá vendiendo por años por venir, desgraciadamente. Hay que ver cualquier periódico, noticiero, oir cualquier estación de radio y a cualquier político en precampaña, campaña y poscampaña.

En otras palabras, excepto por el miedo a represalias (de cualquiera de los frentes), tampoco es tan difícil escogerlo como tema para una película, en este país, en este momento.

unperdidoenelsiglo dijo...

Es válido, de acuerdo Joel. Si lo hizo por genuino interés o por mero oportunismo, al final, no debe influir en la apreciación del resultado.
Saludos

Tyler dijo...

Sí, a Hitchcock también lo tundieron en su época, estoy de acuerdo en eso. Hasta que el tiempo y Truffaut (y sus amigos) le hicieron justicia.

Lo mismo pasa con los cineastas actuales, también los tunden a veces. (Los interesantes pues, no estoy hablando de Michael Bay). En fin, veremos como los trata el tiempo. Algunos serán grandes, algunos no.

Solo sé que "lo nuevo" lo que sea que esto sea, necesita complices, a diferencia del pasado que no necesita de éstos, el tiempo, la historia y la leyenda, se encarga de ellos...

Tyler dijo...

Hablando de una anécdota de Miss Bala, cuenta Gerardo Naranjo que un capo de algún lugar donde andaba filmando, se le acercó para ofrecerle "protección"

jo

J Luis Rivera dijo...

Como comenté en otra ocasión, a mi sólo se me hizo "buena" así a secas. Soberbio el plano secuencia del puente, eso sí, y me gustó mucho la escena del concurso; pero no sentí que fuera "la mejor película mexicana de los últimos tiempos", ni siquiera una "gran película".

No sé porqué. A lo mejor no "conecté" con Laura, a lo mejor me desesperó un poco su pasividad (y ya eso sería cosa mía, no de Naranjo), no lo sé.

Sólo sé que me pareció tan sorprendente como había leído en reseñas.

Concuerdo con Champy en eso de "la cámara y la edición son las estrellas", aunque para mi eso no basta para hacer una "gran película".

Tyler dijo...

(Ya no voy a polemizar, ya no voy a polemizar...)

:)

Joel Meza dijo...

Oh, pos si es cuando se pone chilo, Tyler...

Julio Flomar dijo...

*van muchos spoilers *
Mauro: Pues a mí, para mí, me parece una película importante, lo de que el-juicio-de-la-historia-le-dará-su-justa-relevancia, no veo mayor interés en esa cuestión, al contrario, se me hace un falso argumento, una forma menos fea de decir: “mi opinión concordará con la Historia”.
Las elusiones, esas virtudes negativas, estoy de acuerdo, creo que fueron una decisión de guión y que la dirección las transmitió bastante bien, parece que la mayoría las reconocimos. Sip, la trama parece como un videojuego, un buen videojuego. ¿Los buenos videojuegos no toman mucho del lenguaje cinematográfico?, yo veo como una virtud que la trama sea directa y que los personajes los haya desarrollado solamente como fajos expresionistas. ¿Para qué quiero saber exactamente los motivos que llevan a Lino a hacer lo que hace, explicar la banalidad de su cruel y malvada práctica de negocios necesita un andamiaje psicológico más elaborado? Probablemente él no tiene un desarrollo dentro del film porque sigue siendo el mismo cabrón del principio, eso lo hace macabro –y para mí uno de los pocos personajes de “malos” del cine mexicano contemporáneo que se quedan atosigando en la memoria– ¿esa mirada sombría bajo la gorra, su expresión cuando mata al agente y él mismo lo cuelga, la forma en que le habla a Laura, esa forma en que dice “c a n e l i t a” no te parece que sin caer en clichés forman un personaje redondo? Ella en cambio, Laura Guerrero, muestra en su rostro lo que le deja la relación y amenaza permanente que es Lino. Su vehículo es el miedo y ese es su único impulso. Al principio su miedo está contenido en su inocencia ¡cómo se le ocurre pedirle clemencia al matón o ayuda al policía! (¿no pensaste eso ahí?) ¿No sentiste esa indefensión, el absurdo de las dos cosas y que Naranjo logra sin embarrártelas en la cara? Él sólo las muestra, ¿si Laura fuera un personaje con más definición el espectador se identificaría tan fácil con él? Luego el miedo de Laura cambia de contenedor, está en su incredulidad, Lino la invade, no sólo físicamente hasta su sueño de Miss ya no es sólo suyo. Su miedo vuelve a cambiar y la hace casi autómata, lo que sea para sobrevivir. Y ahí está lo que me gusta, se convierte en una historia de perdedores. Todos pierden y no hay esperanza para nadie. A diferencia de cualquier heroína, ella acepta que no tiene forma de salvarse. ¿Qué le queda? Seguir sobreviviendo nomás.
La secuencia del general en el tercio final a mí tampoco me convenció del todo cuando la veía, después la revaloré: es el único momento en que la mano firme de Naranjo parece que la pierde un poco: si antes mostraba , como bien apunta Ernesto, el caos con una fluidez de puesta en cámara (y yo agrego, edición) impresionante ( no recuerdo muchas películas de acción contemporáneas que el caos esté tan bien organizado visualmente sin necesidad de cortes cada tres segundos) aquí parece que el caos lo rebasa, creo que esa era la intención, hasta Laura se nota confundida después de que se desata la balacera.
El conjunto me encantó, qué más te digo.

Un saludo a ti, otro al anfitrión dle blog y otro a Marichuy que vi que también dejó un comentario por acá.

El Duende Callejero dijo...

Favor de leer esto con voz de Terry Gilliam:

"Ehm... It's only a movie."

Nota: en el original dice a "model". Se tomó la libertad de cambiar la palabra para que quedara en el contexto.

unperdidoenelsiglo dijo...

"Mi opinión concordará con la historia". Jajajaja. No fue la intención, pero hey, ¡perfecto!

La película que inventas para argumentar las bondades de la no película que es Miss Bala no suena mal. Esa, acepto, es LA virtud de Naranjo: ha creado un receptáculo en el que vemos lo que queremos ver.

Mi punto con el paso del tiempo es ver si, una vez pasada la coyuntura, somos capaces de proyectar tanto. Lo dudo.

Abrazo Julio (y a todos también)

Tyler dijo...

La entrada de Miss Bala ya se quiere parecer a las de...

¡Batman!

jaja

El Duende Callejero dijo...

No Tyler, aquí se discute del narco, no del naco.

zombidromo dijo...

Me gusto, pero los planos secuencias, aunque algunos son fantasticos (el de la fiesta, el de los policias afuera del antro, el de la balacera en los coches) otros no senti que sirvieran a la narrativa de la historia, me recordó las ultimas cintas de Kubrick: ciertas precisas secuencias que interrumpen la narración, aun asi, el director consiguió una efectiva recreación de las situaciones y actuaciones, y aunque aqui no hay una historia de "fama y fortuna falsas", se queda uno con la contundencia de la manofactura.

Diezmartinez dijo...

Tyler: Sí, Hernández termina imponiéndose sin grandes dificultades.

Marichuy: Saludos. Bienvenida de nuevo a los comentarios.

Champy: El manejo de cámara, en efecto, es notable.

Mauro: Bueno, como ya dice Joel abajo, el hecho de tratar un tema de coyuntura no es para descalificar la cinta. En cuanto a los videojuegos, confieso que no puedo alegar nada. En mi vida he jugado con uno (bueno, un Pacman enorme, portátil, en mi adolescencia en los años 80). En cuanto a la ausencia de desarrollo de los personajes, creo que éstos funcionan como una suerte de arquetipos. Y más que los personajes -Laura es demasiado pasiva, Lino es más interesante porque es un narco casi hawksiano en su duro profesionalismo- lo interesante del filme, desde mi perspectiva, es la forma en la que "ordena" el caos del narco como si éste fuera, perdóname la expresión, un ecosistema. No sé si la cinta sobreviva en la historia del cine mexicano -tampoco creo que sea para tanto- pero sí creo que es la cinta más interesante que se ha hecho en mucho tiempo sobre el narco en México. Por lo menos en este sexenio -claro, dirás, tampoco hay gran competencia. Y tendrás razón.

J Luis: La pasividad de Laura llega a molestar, en efecto. Pero de eso se trata: no tiene voluntad y, por lo menos en la cinta de Naranjo, si tuviera voluntad, tampoco le serviría de nada.

Julio Flomar: Bienvenido, en más de un sentido, de nuevo.

Zombidromo: Que no se entere Naranjo que lo comparas con Kubrick. Luego capaz que se porta como Iñárritu.

CLNY dijo...

La vi apenas hace unos días y todos sabemos que es solo una peli y bla bla bla pero la mirada y expresión de horror que experimenta Laura nadie los puede olvidar simplemente cuando sales del cine.

Quisiera abundar más en la crítica, pero para eso mejor escribo la mía... Me alegro que no lei la reseña antes ya que cuentas el final! Pero lo que me sorprende son algunos de los comentarios sobre la cinta aquí, bastante interesantes! Por ejemplo: que los personajes carenen de desarrollo, que solo son situaciones intensas! Ohh y la pasividad de Laura!

Cualquiera de los dos entendibles, pero risibles, lo siento.

Espero que nadie deba de pasar por el minímo daño que se vive en México, solo para ver como debería reaccionar alguien ante tan HORROR!
Pero como todo en México, mientras no me toque a mí...

Champy dijo...

Ahora que repaso los comentarios.... que dificil pero yo tambien me rei un poco.

2046

PS Tus changuitos se la van a ver dificil este mes....

unperdidoenelsiglo dijo...

Ernesto: No hay gran competencia, en efecto. No son arquetipos, son avatares (simples proyecciones, pues).
CNLY: Lo único risible, "lo siento", es la falta de articulación de tu comentario.
Salu2!

zombidromo dijo...

Diezmartinez: Si, pero fue en manera negativa que los compare, asi que ojala no se "vuele"...

Diezmartinez dijo...

CLNY: Ash... Cómo que cuento el final. Ni que revelara algo sobre la mamá de Norman Bates.

Zombidromo: Ah, 'ta bueno, pues.

zoolo dijo...

Me gustaría aceptar las disculpas en nombre de tus lectores, de Gerardo Naranjo, de Sinaloa, de Salamanca, de todo México y el mundo.

Joel Meza dijo...

Como de costumbre, llegando tarde a las discusiones (en este caso, regreeando), porque apena vi Miss Bala. Leyendo ahora si completos todos los comentarios, encuentro que concuerdo mas con Mauro (Unperdido...) que contigo y los demas. Y lo que dice Zombidromo sobre Kubrick, tambien me paso mientras veia la pelicula. Bueno, ya la vi, me gusto' lo que dices, Ernesto, respecto al crimen como un ecosistema nacional y creo que ese es el mayor valor de la cinta.

Joel Meza dijo...

Ah, y la nota mamila sobre el error factual: en Mexicali no hay ninguna escuela donde ense#en botanica, para el personaje de Irene Azuela. Oh jo jo...

Diezmartinez dijo...

Joel: Y eso, la verdad, no es un logro menor. Creo. Digo, de mostrar el crimen organizado como un ecosistema "natural". Creo que ninguna cinta mexicana lo había hecho con tal precisión.