jueves, 1 de septiembre de 2011

Retrospectiva Luis García Berlanga/I



El cineasta español Luis García Berlanga (1921-2010) es un ilustre desconocido para las nuevas generaciones de cinéfilos mexicanos que, si de cine español se trata, saben algo de Buñuel, algo de Almdóvar otro poco de Saura y muy poco más. La Cineteca Nacional que mañana inicia una retrospectiva extensa de García Berlanga, dará la oportunidad de (re)conocer a uno de los cineastas más importantes de la segunda mitad del siglo XX en España. Hijo y nieto de republicanos, García Berlanga se quedó en la "madre patria" durante la extensa noche franquista, lidiando con las dificultades técnicas de una industria fílmica precaria como la española y toreando a los censores que, en algunas ocasiones, hasta le llegaron a quitar cierta película de sus manos para re-editarla y cambiarle el final.
Egresado del Instituto de Investigaciones y Experimentaciones Cinematográfica de Madrid -en donde entabló una fructífera relación amistosa con otro importante cineasta/guionista, Juan Antonio Bardem-, García Berlanga vio cómo Bienvenido Mr. Marshall (España, 1953), su segundo largometraje -el primero, Esa Pareja Feliz/1951, lo había dirigido precisamente con Bardem- se convertía en una cause célèbre en Cannes 1953 gracias a un curioso malentendido del Presidente del Jurado, Edward G. Robinson, quien acusó a la película de ser un panfleto burdamente antiamericano. Nada más alejado de esto, pero la publicidad ayudó mucho a Bienvenido Mr. Marshall, que terminaría ganando una mención en el mismo Festival de Cannes.
La sátira, escrita por Bardem y García Berlanga, dirige sus misiles no contra los americanos -quienes, previsiblemente, ni siqueira aparecen en el filme- sino contra la pomposa burocracia española, sus rancias -en el peor sentido del término- fuerzas vivas y hasta la crédula sociedad pueblerina de Villar del Río, la pinchurrienta población de marras que sueña con la llegada de los gringos y los dólares del "Plan Marshall" como si fuera el arribo de los Reyes Magos, nomás que en avión.
La comedia es burda, claro, porque estamos en el terreno del astracán: aunque todos los tipos cómicos que aparecen en el filme están basados en una realidad conocida o intuida -el hidalgo venido a menos, el señor cura gritón, los chismosos del pueblo, la profesora solterona, el ricachón alcalde inútil, la cantande andaluza, su "hechón" representante, etcétera-, Bardem y García Berlanga llevan la exageración hasta el extremo, burlándose en el camino de todo lo que aparece, sin que se salve ni uno solo de los personajes que aparecen como torpes, ridículos, patéticos, ingenuos o una combinación de todas las características anteriores. Con todo, García Berlanga no llega nunca a los niveles de crítica y misantropía que mostrará en sus siguientes películas, mucho más corrosivas y caústicas. Uno se queda con la impresión, de hecho, que este primer García Berlanga todavía le quedaba algo de cariño por sus personajes o, por lo menos, por sus sueños, como el que tiene el alcalde, quien se ve en un ingenuo escenario de western de serie B. Vamos: la realidad de esa España franquista de los años 50's es tan grisácea que, por lo menos, dejen soñar en paz.

Bienvenido Mr. Marshall se exhibe mañana viernes a las 19 y 21 horas en la Cineteca Naciona. 

La película, en 5 partes, está aquí abajito... A ver si no la mandan quitar. 











6 comentarios:

zombidromo dijo...

Como podre ver la de Silent movie de Mel brooks? (la ultima locura de mel brooks) es que la he querido ver de nuevo pero no la hallo, cualquier dato

Joel Meza dijo...

Suena como algunas sátiras mexicanas setenteras, que se echaban la realidad nacional del siglo XX en un pueblito típico del centro del país.
---
Zombidromo, yo la encontré hace unos meses en un botadero en alguna de las tiendas nacionales de cadena. Si no, pos seguro amazon.

Carl Zand dijo...

En mix up, hace tiempo, o en Sanborns, a muy buen precio con el nombre La última locura de Mel Brooks. A veces hasta en un botadero de Aurrera o Soriana.

Joel Meza dijo...

Por cierto (sobre Silent Movie), compré el DVD hace meses, la ví por primera vez en mi vida, la guardé en la cajita y aunque me reí no me han vuelto a dar ganas de repetirla, a diferencia de las otras de Brooks que tengo (The Producers, Blazing Saddles, Young Frankestein, To Be Or Not To Be). La idea de la película me intrigó por muchos años (mi hermano mayor me la platicó cuando la vio en su estreno -no sé por qué no la ví yo entonces pero creo que no me perdí de nada).

Diezmartinez dijo...

Zombidromo: Zand contestó y, para variar, lo hizo bien.

Joel: Sí, nomás que Bienvenido es mucho mejor.

zombidromo dijo...

Jijos no la quiero comprar, solo volver a ver, bueno a ver que hay, yo la vi de chavo y me cajete de la risa, y ahora la queria volver a ver para reir un rato...