sábado, 24 de septiembre de 2011

Tetro




“Somos una familia”, son las últimas líneas pronunciadas en Tetro (Ídem, EU-Italia-Argentina-España, 2009), el más reciente largometraje estrenado comercialmente en México del genio fílmico hollywoodense de los años 70 Francis Ford Coppola (El Padrino y secuela/1972 y 1974, La Conversación/1974, Apocalipsis/1979), quien volvió a dirigir esta cinta después de una especie de autoexilio cinematográfico que duró una década.
Coppola declaró hace poco que sus tiempos de cineasta bajo contrato  terminaron. Lo que hará a partir de ahora, dijo, serán proyectos caprichosamente personales. En vista de sus últimas películas -la fantasía filosófica Youth without Youth (2007) y el operático melodrama Tetro-, es evidente que Coppola habla en serio.
Las tensiones y resentimientos en el interior de una familia llena de talento artístico está en el centro de Tetro y en la propia vida de Coppola, quien tuvo un padre y un tío que fueron conductores/compositores musicales (Carmine y Anton Coppola), tiene una hermana actriz (Talia Shire), sobrinos actores (Nicolas Cage, Jason Schwatzman) e hijos cineastas (Roman y Sofía). Coppola ha dicho que esta película tiene elementos autobiográficos, aunque también aclaró que el monstruoso patriarca ególatra que encarna aquí Klaus Maria Brandauer no tiene nada que ver con su amoroso padre.
En todo caso, en Tetro, el egoísta papá músico ha alejado a sus hijos de él: el intenso escritor Angelo (Vincent Gallo) y el adolescente aventurero Bennie (Alden Ehrenreich), quienes se encuentran en Buenos Aires. Angelo vive ahí, ocultándose de su familia y tratando de olvidar su traumático pasado, que incluye un oscuro secreto que se revelará en el telenovelero desenlace.
Lo mejor de este irregular melodrama familiar es su puesta en imágenes. A través de la virtuosa cámara de Miahi Malaimare Jr., Coppola nos entrega un bellísimo filme en blanco y negro de alto contraste, con ocasionales flashbacks o fantasías vívidamente coloridas, al estilo de los  Powell y Pressburger de Los Cuentos de Hoffman (1951), película a la que Coppola cita/homenajea de forma directa. También es notable el manejo del encuadre en el anchísimo formato de 2.35:1: espejos, sombras y manchas de luz aparecen en un fascinante ejercicio visual cuya historia termina derrumbándose en el ridículo. El filme termina instalado en tal nivel de injustificado melodramatismo ramplón que uno quiere creer que todo lo que estamos viendo es una parodia. Pero no: Coppola, insisto, ha hablado en serio. Con una seriedad de pena ajena. 

4 comentarios:

Rackve dijo...

La vi cuando se presento en la muestra, entre a la sala con un poco de desilusión, porque como dices, ahora Coppola esta haciendo cine "serio". Pero al pasar de los minutos la historia y las imagenes me fueron atrapando, al grado de decir que fue de las mejores de aquella muestra de la cineteca.
A mi el final no se me hizo irrisorio, sino bastante catártico y melodramático. Se me hizo una película muy bien narrada, relación hermanos - flashbacks del padre.
Saludos

Diezmartinez dijo...

Racke: Esta cinta entraría en mi lista de lo peor del año si no fuera por su puesta en imágenes y el manejo del encuadre. El melodrama es uno de mis géneros predilectos pero el desenlace me movió a la risa, más que a otra cosa. Y el personaje de la "crítica" es ridículo. Eso sí, Coppola está haciendo el cine que quiere hacer, sin restricción alguna, lo cual es interesante. Decía Buñuel que era peligroso tener tanta libertad y recursos. Coppola no tendrá tantos recursos pero sí mucha libertad y es hora que esta libertad no paga tan buenos dividendos como cuando filmaba con los estudios encima, con problemas de casting, dinero, distribución, etc.

El Duende Callejero dijo...

Y pensar que su hija, Sofia, ya va pa' esos montes...

Diezmartinez dijo...

Duende: Sí, hay algo de ello en Somewhere pero, en lo personal, Somewhere es, de lejos, mucho más soportable que Tetro que sí es de pena ajena. Hasta me duele recordar esta película de Coppola padre. Carajo: hizo El Padrino 1 y 2, La Conversación, Apocalipsis, Tucker... Chingado.