sábado, 1 de octubre de 2011

DOCSDF 2011/II



Estrenada comercialmente hace unas semanas, aparece ahora en competencia en el DOCSDF 2011, en la sección de documental mexicano, 0.56%: ¿Qué le Pasó a México? (México, 2010), largometraje documental del veterano cinefotógrafo Lorenzo Hagerman. El filme tiene su  inicio en el circo de tres pistas que fue -bueno: sigue siendo- el Congreso mexicano el 28 de noviembre de 2006 a las 4:05:49 de la madrugada.
Estamos a unas horas de la toma de posesión de Felipe Calderón como Presidente de México. Con las imágenes en ralentí y el inmortal bolero romántico “Tú me acostumbraste” en la banda sonora, vemos los desfiguros y peleas que protagonizaron perredistas y panistas ese día, en aquel ya lejano verano de nuestro descontento. Después de que el acto se consuma y Calderón se convierte en Presidente de México, Hagerman regresa velozmente el reloj, al 1 de abril de 2005, para hacerse y hacernos la pregunta: ¿qué le pasó  México en esa elección que terminó con aquél bochornoso espectáculo?
La pregunta es válida y la respuesta podría haber dado pie a un filme fascinante sobre la historia reciente del país. Pero Hagerman no pasa del lugar común noticioso: sí, la elección fue competida; sí, López Obrador y Calderón dividieron familias y hasta al país entero; sí, Fox intentó parar a AMLO con el desafuero… Ok, ya lo sabía: yo también vivo en este país.
El documental resulta una experiencia frustrante porque, teniendo en sus manos una trama de suspenso casi hitchcockiano –¡ese 0.56% que separó a los dos candidatos!- y con dos personajes fuera de serie –el mesiánico y carismático AMLO vs. el grisáceo y tesonero Calderón-, Hagerman no puede articular un punto de vista consistente a lo largo de toda la película.
La cinta termina siendo una suerte de crestomatía de cabezas parlantes de todo tipo (analistas políticos, gente del equipo de AMLO, empresarios, Elena Poniatowska) y de algunas escenas claves: el momento del desafuero, Fox echándose para atrás con el retrato de Madero de fondo, el primer debate sin AMLO, el celebérrimo “cállate chachalaca”, la toma de posesión como “Presidente legítimo”…
Creo que Hagerman y su productora/coguionista, la ubicua Lynn Fainchtein, quisieron ser tan “objetivos” y “justos” con el tema y con sus personajes que terminaron echando a perder el drama. Así, lograron hacer insípida una de las historias más ricas y sabrosas del México moderno. Un milagro al revés.
El que sí es un milagro de buen cine -acaso lo mejor de la competencia nacional- es El Lugar Más Pequeño (México, 2010), opera prima de Tatiana Huezo Sánchez que, después de haberse exhibido -y haber sido ninguneada- en Guadalajara 2011, ha seguido un exitoso paso festivalero y crítico -hace unos días ganó el premio principal en un festival fílmico coreano.   
El Lugar Más Pequeño es una película complementaria de El Cielo Abierto (González, 2011) -que está en concurso también en el DOCSDF, pero en la sección iberoamerican- pues está centrada en los testimonios de un grupo de salvadoreños que sufrieron la larga guerra civil que duró 12 años. Las personas que aparecen a cuadro son un grupo de viejos y jóvenes del pueblito salvadoreño de Cinquera. Los testimonios son de una fuerza extraordinaria -una duda: ¿fueron trabajados/editados literariamente?: juraría que sí-, pero lo que atrapa es la virtuosa puesta en imágenes. 
El filme está conformado por una serie (casi) ininterrumpida de los testimonios de estos individuos que sufrieron los 12 años de guerra -la muerte, las batallas, la sobrevivencia, el miedo- pero no vemos ninguna cabeza parlante. Escuchamos la voz en off, pero lo que vemos es a las personas trabajando en el campo, en la casa, leyendo, caminando... Las imágenes por sí mismas pueden ser bellísimas -ese paisaje bañado en neblina digno del mejor cine de Mizoguchi-, insólitas -¡esa toma del patito refugiado de la lluvia!-, descriptivas -la manera en que la cámara nos muestra las actividades de Cinquera-, naturalistas -el parto de un becerro-...
      A ver cómo trata el jurado del DOCSDF esta sólida opera prima de Huezo. Recuerdo que en Guadalajara 2011, cuando el inconfundible colega Robert Koehler se enteró que El Lugar Más Pequeño se había ido con las manos vacías, me comentó, cual Ripstein avant la lettre, que el jurado del festival tapatío de seguro estaba drogado. Esperemos que Huezo sea profeta en su tierra. Por lo menos en el DOCSDF.

0.56% se exhibe hoy sábado a las 15 horas en el Lumiere Cultural Telmex y El Lugar Más Pequeño a las 19:45 en el Cido Lido

2 comentarios:

Darkcritic dijo...

Muy buenas reseñas. “El Lugar más Pequeño” suena muy intrigante, esas tomas de las que hablas me levantaron muchísimo el interés. A momentos me estresa ver como algunos documentales caen en la fácil labor de editar entrevista tras entrevista sin ningún tipo de ritmo y/o emoción. Una puesta en imágenes movida y evocativa hacen las cosas mucho más interesantes (O entrevistas donde los golpes bajos no se hacen esperar). Hablando de documentales, esta semana (afortunadamente) tuve la oportunidad de ver Senna. Me gustó mucho el uso de “footage” original a lo largo de toda la cinta y la muy efectiva edición. A momentos esta última llegaba a ser tan buena que ya no te sentías en un documental sino en las mismísimas carreras. El hecho de que Senna fuera un personaje tan agradable y humilde ayudo bastante.
Una última cosa, ese comentario de “… cual Ripstein avant la lettre…” me hizo reír un buen rato.

Diezmartinez dijo...

Bueno, Darkcritic, lo que pasa es que no conoces al buen Robert Koheler. Apasionado y defensor de lo que él considera buen cine. En este caso, es dificil estar en desacuerdo con él. Un gran documental que, a pesar del ninguneo en Guadalajara, ha ido ganando premios y aprecio en todas partes.