martes, 15 de noviembre de 2011

53 Muestra Internacional de Cine/VIII



Si hay un sitio en México en el que debería exhibirse Fausto (Faust, Rusia, 2011) ese lugar se llama la Cineteca Nacional y su circuito cultural-alternativo. Si me pregunta en qué otro sitio  podría verse el más reciente largometraje de Aleksandr Sokurov, me pondría usted en aprietos. No se me ocurre otro lugar más. De hecho, fuera del circuito festivalero y de los cine-clubs con vocación de cine de autor, no sé en qué otra parte podría verse esta extravagante, desbordada y grotesca relectura del mito de Fausto.
Para bien y para mal, la programación de esta 53 Muestra Internacional de Cine ha sido consistente. Ha privilegiado el cine de autor más recalcitrante, más caprichoso, más personal, sea el de Arturo Ripstein, sea el de Aki Kaursmäki, sea el de, en este caso, el (dizque) heredero de Tarkovsky, Aleksandr Sokurov. 

La crítica completa está publicada hoy en la sección cultural de Reforma.

Fausto se exhibe hoy en la Cineteca Nacional a las 11 y 17:30 horas.

5 comentarios:

J Luis Rivera dijo...

Mmmm... ha habido cliché Faustiano en este blog? Cual es tu versión favorita de la historia?

Tyler dijo...

Gran reseña esta de Fausto Ernesto, no había leido nunca una crítica que ligara la cinta en cuestión con corrientes artisticas de pintura holandesa de siglos anteriores.

extra kudos por eso!

Diezmartinez dijo...

J Luis: La de Murnau.

Tyler: Es muy obvio. Lo de Vermeer más aún, por el rostro de la actriz y cómo es fotografiada. Hay una escena, en la que un grupo de mujeres se están bañando que juro que es una pintura animada cinematográficamente. Nomás que tengo qué buscar qué pintura es. Ah, y no creas: después de haber escrito el texto vi que no soy el único que vi la influencia de varios pintores. Otros mencionan a Rembrandt.

Joel Meza dijo...

¿Cómo que en qué otra parte se podría exhibir una extravagante, desbordada y grotesca relectura de Fausto? Pos en Michoacán, el domingo pasado...

Diezmartinez dijo...

Joel: Nah... No creo que el demonio se interese en perredistas/panistas/priistas. Recuerda que Satanás se interesa por las almas.