sábado, 17 de diciembre de 2011

When You're Strange: una Película de The Doors




Dice el viejo adagio que si alguien se acuerda de lo que hizo en los años sesenta, significa que no los vivió. Pero no hay problema: para resolver estas lagunas mentales está Tom DiCillo con su convencional, reverente pero bien informado documental When You’re Strange, una Película de The Doors (When You’re Strange, EU, 2009).
Desde el inicio, es obvio que el subtítulo en español es, por lo menos, inexacto: no se trata tanto de un filme sobre el emblemático grupo sesentero sino, más bien, sobre su carismático e ingobernable poeta-rebelde-vocalista, Jim Morrison, el hijo de un serio oficial naval que, mientras su hijo revolucionaba la música en Estados Unidos, él se encontraba combatiendo en Vietnam.
Desde las imágenes iniciales, DeCillo nos deja claro cuál será el centro de su documental: a través de imágenes de archivo, vemos llegar a un aeropuerto a los miembros del grupo, que se presentan frente a la cámara en blanco y negro, dicen su nombre, edad y ocupación. Así, aparecen frente a nosotros Robby Krieger, John Densmore, Raymond Daniel Manzarek y, finalmente, un jovencísimo Jim Morrison que voltea, sonríe y el freeze-frame detiene su imagen. Desde ese momento, él sabía quién era la estrella de The Doors.
Con una seria y muy matizada voz en off de Johnny Depp, la narración escrita por el propio DeCillo nos lleva a conocer los orígenes familiares de Morrison, sus lecturas poéticas iniciales, su admiración por Elvis Presley –que años después cambiará por Sinatra- su encuentro clave con Ray Manzarek en la UCLA y la legendaria formación de The Doors en 1965, nombre tomado, por supuesto, de cierta línea poética de William Blake.
Todo esto es historia conocida pero, insisto, está bien contada por Depp y mejor montada por los editores Micky Blythe y Kevin Krasny, quienes tuvieron como fuente decenas de horas de conciertos, ensayos, entrevistas y noticieros para ir construyendo esta épica sobre Morrison, su época y su música. En este sentido, el plato fuerte resulta ser el rescate de un filme experimental escrito por el propio Morrison, HYW: An American Pastoral (Ferrara, 1969), en el que el cantante y poeta aparece en el papel central.
Así,  desde los albores de The Doors hasta su disolución causada por los estragos físicos y la muerte del propio Morrison, la presencia recurrente de su imagen manejando un automóvil por una carretera desértica tiene un aire de fascinante aparición fantasmal. Desde la tumba, Morrison sigue hipnotizando.

4 comentarios:

Taquero Narcosatánico dijo...

Justo lo que no me agradó fueron las partes del Morrison fantasma. Pero toda la parte documental me agradó bastante, siento que cuenta de mejor manera lo que intentó Oliver Stone en su película con Val Kilkmer. Me agradó, y eso que no soy tan fan de los Doors.

Diezmartinez dijo...

Igual yo. Digo, de ser fan de Morrison. Pero sí, buen documental.

zombidromo dijo...

Yo si era muy asiduo a The doors en los noventas, luego llego u2, pero este documental, presenta imagenes y video que nunca habia visto. Bueno visualmente, pero ya muchos saben como va la historia.

Diezmartinez dijo...

Zombidromo: Su logro central está en el montaje de las imágenes y documentos, algunos de ellos desconocidos.