martes, 10 de enero de 2012

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXIII



Pues este primer fin de semana después del año nuevo no quise saber mucho. Sólo vi J. Edgar (Ídem, EU, 2011), el trigésimo-segundo largometraje de Clint Eastwood que no es, ni de lejos, el desastre que algunos dicen. Mi crítica está publicada en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado pero quiero rescatar aquí un par de argumentos. 
Por una parte, Eastwood ha tomado el camino complicado de no vapulear facilonamente al fundador y director durante medio siglo del FIB J. Edgar Hoover (un espléndido Leonardo DiCaprio), sino de mostrar el contexto socio-político-policial en que se hizo del poder durante los gobiernos de ocho presidentes de la República. Es decir, señalar claramente la paradoja política/moral de que Estados Unidos necesitó en cierto momento a alguien como Hoover pero que, también, ya en otro momento, necesitaba librarse de él. Eastwood -y su oscareado guionista, el activista gay Dustin Lance Black- no tienen empacho, por otra parte, en mostrarnos a Hoover como ese patético homosexual semi-enclosetado y reprimido que destestaba/gozaba de los pecados sexuales de sus muchos adversarios políticos: King, Kennedy, la señora Roosevelt, et al.  Después -o antes- de ver J. Edgar recomiendo revisar Contra el Imperio del Crimen ("G" Men, William Keighley, 1935), dinámica glorificación del naciente FBI: el perfecto programa doble. 
PS. Eso sí, no se puede negar que el trabajo de maquillaje va de lo pasable a lo risible, como el caso del avejentamiento del Armie Hammer, quien encarna al amado-amante gay de toda la vida de Hoover. Hammer no parece anciano sino un ser deforme de rostro casi chamuscado.

7 comentarios:

Joel Meza dijo...

No la he visto pero en la foto Di Caprio parece que se puso encima el globo terráqueo que se ve al fondo...

Joel Meza dijo...

Pos sí son pocos los que dicen que fue un desastre. Aquí el score de metacritic:
Positive: 24 out of 41
Mixed: 13 out of 41
Negative: 4.

J Luis Rivera dijo...

Yo ví "Ángel caído" y "J. Edgar"... y los que dicen que "J. Edgar" es un desastre seguro no han visto "Ángel caído".

Coincido con lo del maquillaje, aunque de todos, el de Naomi Watts sí me sorprendió. Le han de haber echado todas las ganas en el de ella.

fritzio dijo...

Este fin de semana, fue, ciertamente, el del retrato de Hoover, por Di Caprio, dirigido por Eastwood. Nada más, pero nada menos, como me gusta poner.
Estamos lejos del Nixon verboso y nos quedamos con el oscuro guardián de un sistema que sigue vivísimo, en la policía y en la inteligencia. No es poco.
Un abrazo, ya de enero en pleno...

fritzio dijo...

Se trata, es cierto, de decir tambien, que las artes maquillatorias parecieran, nada más parecieran, el Waterloo quinético de la pelicula. Si partimos de la caricatura de un Nicholson devenido Hoover, por un buen rato. El envejecimiento de Naomi Watts y Armie Hammer deberían tomarse en estricto sentido de telenovela. Para verlos, para tomarlos asi. Y hace sentido.

Un excelente pretexto para ir al cine. Además.

Abrazos

Abraham dijo...

Le comentaba en twitter que todo es una golosina, aunque creo que esa fue una descripción poco acertada. Casi todas las cintas de esta semana son bastante buenas, pero también casi todas tienen personajes sumamente desagradables.

Di Caprio e Eastwood me fueron convenciendo poco a poco, pero J. Edgar como personaje si me sacó de quicio en más de una ocasión. El maquillaje es horrendo, distrae demasiado al principio hasta que uno se resigna o se acostumbra a él. E increíblemente esa ridícula pelea funciona mejor de lo que debiera.

Aunque esta semna yo me quedo con la hipnotica el chico que miente y con los 15 planos secuencia de Solos en la Oscuridad.

Diezmartinez dijo...

Joel: Sí, pero esos pocos lo dicen gritando.

J Luis: El de ella sí está muy bien. El de DiCaprio, de hecho, no está tan mal. Hay ver las fotos de Hoover de joven y de viejo abotagado. No está mal. Pero el del "novio" de Hoover sí es una ridiculez.

Fritzio: Abrazos de regreso.

Abraham: Así es. Cuando uno cuenta la pelea de "locas" entre Hoover y su amado amante, parece de risa loca. Y, sin embargo, en la cinta funciona. Y DiCaprio logra un buen momento ahí. Se lanza sin paracaídas con su personaje.