lunes, 23 de enero de 2012

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXV



La Chica del Dragón Tatuado (The Girl with the Dragon Tattoo, EU-Suecia-Alemania-GB, 2011), de David Fincher. El remake hollywoodense de Los Hombres que No Amaban a las Mujeres (Oplev, 2009) tiene a su favor el estilo de un David Fincher en su elemento y, en contra, que el asunto está muy leído -en el bestseller de Larsson- y muy visto -en la propia cinta sueca. Sin embargo, hay que subrayar el buen trabajo de Daniel Craig -una interpretación sobria: sabe que él no es la estrella de la cinta- y de la jovencita Rooney Mara, que hace suya una versión más ligera de la Lisbeth Salander de Noomi Rapace. Mi crítica en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado.

El Examen (Exam, GB, 2009), de Stuart Hazeldine. La opera prima de Hazeldine -nominado en los BAFTA 2010 como el debut británico del año- es un thriller más o menos convencional -en un futuro cercano, ocho individuos hacen una última prueba final para decidir quién se queda con el jugoso puesto de asistente de un magnate farmaceútico- que presume, eso sí, una realización impecable. La cámara de Tim Wooster -encerrada en las cuatro paredes en donde se lleva a cabo el examen del título- maneja el encuadre con elegencia y el eficaz reparto de ilustres desconocidos lleva a buen puerto todo el asunto. Hazeldine, leo en Sight and Sound (enero de 2010), ha sido contratado en más de una ocasión como script-doctor por los estudios hollywoodenses. Dicho de otra manera: no tarda en dar el salto y dirigir algún proyecto importante. Por lo que ha mostrado en esta cinta, tiene con qué.

Cuatro Estaciones (Le Quattro Volte, Italia-Alemania-Suiza, 2010), de Michelangelo Frammartino. El segundo largometraje de Frammartino (opera prima no vista por mí Il Dono/2003) apareció en varias listas de lo mejor del 2001 -en la del veterano cinecrítico Jonathan Rosenbaum, en la de nuestro propio decano Jorge Ayala Blanco y en la prestigiada de la revista Sight and Sound- y con toda razón. Aunque a primera vista se trata de otra muestra más del tan en boga slow-cinema, no hay aquí snobismo de ninguna especie sino genuina e inexplicable magia cinematográfica. ¿Cómo fue realizada la ya celebérrima toma de casi nueve minutos sin corte en la que participan una procesión religiosa, una camioneta estacionada, un niño atrasado, un perro enfadoso y un hato de cabras? No lo sé ni lo quiero saber pero, en lo personal, fue el momento fílmico más asombroso del 2011, como lo apunté en mis fotogramas personales
La cinta, escrita -¿o soñada?- por el propio Frammartino, se ubica en un pequeño pueblo de Calabria. Sin voz en off de ninguna especie, sin identificación de los seres humanos que vemos en pantalla -y menos, claro, de los animales-, seguimos, más que el ciclo de la vida (¿o de la transformación de energía?) a lo largo de todo un año. Así, somos testigos de cómo se hace el carbón vegetal que vemos humear en un inicio, cómo nace una pequeña cabra y cómo muere el anciano dueño de ese hato, cómo se corta un descomunal abeto para cierta fiesta del pueblo y cómo termina ese arbolote convertido en carbón vegetal en un horno hechizo (scarazzo le llaman en Calabria), pues en este universo impasible nada se crea ni se destruye, sólo se transforma... ¿incluyendo el alma?

9 comentarios:

J Luis Rivera dijo...

Yo no fui al cine, pero vi "7 Women" de John Ford y quede maravillado ante semejante obra maestra. No sé porque no es tan apreciada, me pareció una obra mayor al nivel de "Stagecoach". Así nomás.

La verdad no se me antoja mucho "La Chica del Dragón Tatuado"... me atrajo mucho más tu reseña de "The Exam". Lo malo es que no salió en mi ciudad... y viendo cuando tardó "Trol" en llegar aquí, imagino vere "The Exam" hasta Agosto. Si bien nos va.

Tyler dijo...

Me va costar trabajo, pero he de pescar Las Cuatro Estaciones esta semana.

A quien se le ocurre mandar a remodelar la cineteca? Asi como estaba, toda mugrosita, estaba bien!

que caray...

Champy dijo...

A lo mejor plasmo su firma en cada cuadro el Gran David, pero no manchen!!!!! Quien lo habra asesorado????
La Gran Lisbeth Salander con un six de Coca Cola en su refiro telaraniento!!!!
Y arreglando el Sistema Sueco hackeando nada mas ni nada menos que desde Google!!!!
Pidiendo instrucciones que hacer?!?!?!!?!?

Les pudo haber quedado apantallante tecnicamente, pero el trazo de los personajes, especialmente Lisbeth esta de risa.

Si aligerar es igual a estupidizar tienes mucha razon.

2046

Anónimo dijo...

A mi entender, Fincher se viene abajo. No me gustó Benjamin Button, no me gustó (nada) Red Social, y no me gustó La Chica del Dragón Tatuado (qué traducción de título más imbécil: o sea, un dragón tatuado tiene una chica?)
Hizo una película totalmente tibia, sin personalidad, ni con la cámara ni con la narrativa. Donde más arriesgó el director (ay) fue en la secuencia de créditos iniciales.
La historia de Larsson nunca me pareció buena, más bien una del montón. Creo que su fuerza estaba en los personajes... y aquí Craig y Mara quedan a deber.
Y el primer libro-película es el único que me parece decente, porque ya luego la Salander se convierte en una hacker con poderes de Mujer Maravilla capaz de las proezas más increíbles. Disparate total.

suavecito dijo...

no hay aquí snobismo de ninguna especie sino genuina e inexplicable magia cinematográfica
(Cuatro Estaciones)

Totalmente de acuerdo don Diezmartinez... pelicula imprescindible!

Y a mi esa del "dragon con la chica tatuada" si me latio... la musica, la direccion, la ambientacion y Rooney Mara me hipnotizaron ;). Y a diferencia de lo que opina el amigo champy aqui arribita, yo si creo que esta Lisbeth Salander esta mas cercana a la de la novela... en si, hasta la pelicula esta mas apegada a la novela que la version sueca... y lo del six de coca cola:

"A las cinco y media de la mañana se desconectó, apagó el ordenador y se puso a buscar otro paquete de tabaco. Esa noche ya habia bebido cuatro -no, cinco- Coca-colas; fue por la sexta y se sentó en el sofá. Sólo llevaba unas bragas y una camiseta..."
Los hombres que no amaban a las mujeres.

Saludos

Tyler dijo...

Benjamin Button fue un tropezon, a partir de ahi Fincher esta de regreso y en buena forna segun yo, La Red Social y esta del Chica Tatuada con un Dragon en la nacha o lo que sea, tambien es buena, la secuencia de creditos me recordó a aquella de Fight Club...

Curiosamente vi Caballo de Guerra y luego vi La Chica y me parecieron el reflejo de dos hollywoods, el que fue y el que es. Caballo es ese hollywood romantico, epico, fastuoso de antaño, La Chica es ese hollywood, furioso, hiperquinetico, desencantado y violento de hoy...

Saludos

Diezmartinez dijo...

J Luis: El último Ford sigue siendo muy interesante. ¿Viste El Otoño de los Cheyennes?

Tyler: La toma de nueve minutos que menciono vale la pena el boleto. Tati debe estar aplaudiendo desde el cielo.

Anónimo: Sí, la primera cinta sueca es la mejor de la trilogía y con mucho. Creo que Fincher logra montar muy bien la trama en esas narrativas paralelas de principio a fin. Y sí, la secuencia de créditos es, acaso lo mejor del filme. Ah, y sí: Benjamin Button es casi infumable. O quítale lo casi. Red Social, no. Creo que es un gran filme.

Tyler: War Horse es un tipo de cine anacrónico: una película familiar que, en algunos círculos, si no se refiere a Pixar, es sinónimo de bodrio complaciente. War Horse es un filme familiar que pudo haber sido realizado un Ford, un Capra, hace más de medio siglo.

Agustín T. Galván dijo...

La chica del hurón tatuado. Jo... Porno movie.

Tyler dijo...

Duende: JAJAJAJAJAAJAJAJAJA! el hurón tatuado! jajajaja

Ernesto: ya delineé la logística perfecta para este fin, viernes me lanzo a ver The Driver 2012 con Ryan Gosling, sabado temprano me lanzo al Lumiere Reforma a ver a esas cabras locas en Las Cuatro Estaciones y finalmente el dormingo me lanzo a ver el Invento de Hugo Cabret

Todo tiene que salir a la perfección.

:)