martes, 21 de febrero de 2012

El Artista




Es fácil saber qué cinta ganará la mayor cantidad de estatuillas doradas el próximo domingo, en el Oscar 2012 y por qué sucederá eso. El Artista (The Artist, Francia-Bélgica, 2011), cuarto largometraje del cineasta galo Michel Hazanavicius (par de divertidos pastiches del agente OSS 117 -2006 y 2009- inéditos en México) es, en primera instancia, una cinta para cinéfilos  que homenajea el cine como medio y como fin en sí mismo. En segunda instancia, está impecablemente realizada en cada departamento técnico y/o artístico. Y, finalmente, hace reír y sufrir de manera equilibrada, antes de llegar a un happy-end que, por cierto y para mi gusto, se quedó muy corto.
¿La mejor cinta del año? Por supuesto que no –ni siquiera es la mejor entre las restantes ocho nominadas al Oscar 2012-, pero de eso no estamos hablando. Lo que digo es que El Artista tiene los suficientes argumentos para ganar la estatuilla dorada –sin contar la sombra del todopoderoso Harvey Weinstein- y eso sucederá el próximo domingo. Y, por cierto, eso a mí no me molesta en lo absoluto. Han ganado el Oscar cosas mucho peores.
La trama no es más que un agradable repaso/fusión de Cantando Bajo la Lluvia (Donen y Kelly, 1952) y las dos primeras versiones de Nace una Estrella (Wellman/1937, Cukor/1954). Estamos en Hollywood, en 1927. El cine sonoro está a punto de arribar y la superestrella silente George Valentin (Jean Dujardin, con el rostro de Douglas Fairbanks y la apostura viril de Gene Kelly interpretando una versión del auténtico John Gilbert) se niega a hablar, por lo que en poco tiempo pierde todo: mujer, fama, dinero y autoestima. Sólo le quedan su fiel chofer Clifton (James Cromwell), su aún más fiel Jack Russell “Uggy” y la secreta devoción de la joven actriz en ascenso Peppy Miller (encantadora y expresiva Bérénice Bejo, esposa del director Hazanavicius), quien entró al cine gracias a una ayudadita del ególatra Valentin. Así, mientras el actor olvidado cae en el agujero del alcoholismo, Peppy, la nueva estrella que sí puede y quiere hablar, se eleva por los cielos.
Desde los créditos iniciales, hechos al estilo del Hollywood de los años 20/30/40, Hazanavicius deja claro cuál es juego. Si el espectador no quiere o no le interesa jugarlo, está en su derecho, pero el director de las dos películas del OSS 117 no está engañando a nadie: he aquí un pastiche que no tiene empacho (¿ni desvergüenza?) de serlo. Así, además del discutido y discutible robo en despoblado de cierto pasaje musical escrito por Bernard Herrmann para De entre los Muertos (Hitchcock, 1958), he aquí las anacrónicas transiciones usando el iris, el uso del formato 1.37:1 llamado también académico, la aparición tipo Zelig (Allen, 1983) del George Valentin de Dujardin en una película protagonizada por el auténtico Douglas Fairbanks (nada menos que La Marca del Zorro/Niblo/1920), las bien realizadas secuencias en las que vemos pasar el tiempo a través de fragmentos de películas o noticias periodísticas y, por supuesto, el hecho (¿no lo había anotado ya?) de que estamos ante una cinta muda, aunque no silente, pues hay una pertinente banda sonora musical de Ludovic Burce y uno que otro efecto sonoro que escuchamos en algún momento clave del filme.
Habría que anotar, sin embargo, que Hazanavicius no sólo es capaz del mero plagio juguetón. Hay un uso inteligente de la cámara a lo largo de toda la cinta –incluso hay una toma notable en la que Valentin, alcoholizado, baña su propia imagen reflejada en el crista de una mesa- y una escena que, como bien ha escrito David Thomson, podría haber sido escrita por el mismísimo Ernst Lubitsch: el momento en el que, a través de una filmación que se repite una y otra vez, vemos cómo Valentin empieza a enamorarse de Peppy. Todo funciona a la perfección: la actuación de Dujardin como Valentin que, a su vez, está actuando en una película; la encantadora presencia de Madame Bejo; y la sencilla pero eficaz puesta en imágenes de Hazanavicius. ¿Hazanavicius-touch?: nah, no es para tanto. Pero sí lo suficiente para ganar el Oscar.

14 comentarios:

Tyler dijo...

De acuerdo en todo, si si.

J Luis Rivera dijo...

A ver si la veo este fin de semana. De momento, aunque adoré mucho "Hugo", para mi la mejor cinta americana ni siquiera está nominada: "Drive".

Agustín T. Galván dijo...

Sin Kevin y sin Drive, pero con las extremadamente ninguneadas Extremely Loud & Incredibly Close más War Horse haciendo bulto (y el asunto que sean nueve, no diez o cinco, de plano), más la negada Tintin en las animadas, por mí que gane Midnight in Paris todo y ni me causará sorpresa o escozor alguno. Ni apuestas se antojan de tan manoseado que está, de lejos, el asunto.

Por otro lado, en la semana me tocó escuchar una opinión interesante que intentaré repetir aquí (no la apunté y tal vez lo que recuerde no sea tal cuál lo que se dijo): curioso este 2011 en el que la vieja guardia norteamericana (Scorsese) le hace un homenaje a los inicios del cine, recordando bien que los padres fueron los franceses, mientras que los franceses le devuelven el homage a los norteamericanos con senda recreación de el que sea, quizá, el momento en el que le quitaron la batuta sobre quién era quién en el cine. Faltaron los italianos aportando algo por ahí.

Tyler dijo...

Tampoco nominaron 'Tinker Tailor Soldier Spy' que bien se pudo haber colado...

Diezmartinez dijo...

J Luis: Ni Tinker Tailor Soldier Spy...

Agustín: Además, una cinta francesa ganando en Hollywood y, además de Scorsese recordando a Melies, Allen viajando a París para ser aplaudido, como siempre, por los franceses. Curiosidades, en efecto.

Joel Meza dijo...

¿Hugo Stiglitz?

Anónimo dijo...

A ti no te gusta nada verdad?
Puros peros,
No te situas para cada pelicula.
Se nota que no eres feliz, no disfrutas nada

Taquero Narcosatánico dijo...

¿A quién le habla el anónimo (desde ahora conocido como "el medidor de felicidad"?

Ya sabíamos que ganaría. No será mi favorita, pero pues no hay queja. A hollywood le encanta perseguirse la cola.

Diezmartinez dijo...

Taquero: Sí, cierto. Desde siempre. Hay cintas de Chaplin, de esas de uno o dos rollos, en las que Hollywood ya se citaba/homenajeaba a sí mismo.

Agustín T. Galván dijo...

¿A mí? Es que soy emo y me corto solo. Perdón, pero así me expreso. Y hago poesía y la regalo en el metro. Y sí, están escritos con mi sangre, así que se prohibe lamerlos... ¿O era a Joel? Mmmm... Sí, es a Joel, que no le gustó Tintorera.

Joel Meza dijo...

Duende, si tan sólo todo fuera tan fácil como decir "soy infeliz porque no me gustó Tintorera". Eso sí: chinche tiburón que se le iban cayendo pellejos mientras "nadaba". Ni Stiglitz, ni el mejor Chanoc que ha dado el cine, ni la inglesa bichi salvaron esa cosa.

Volviendo, tardíamente, al tema, ayer por fin ví El Artista. Me divertí mucho, sufrí la pena de George Valentin y me enamoré de Peppy Miller (claro que eso no es gracia: de Berenice Bejo me había enamorado hace años cuando hizo de criada en A Knight's Tale; qué felicidad volverla a encontrar). Y ahora que leo completa esta reseña encuentro lo mismo que pensé al final de la película, Ernesto: el final feliz queda bastante discreto en comparación de lo que le precede. Definitivamente ese (léase con fuerte acento francés) "wiz pleshur" hace que la película termine más como en un pensamiento nostálgico, y no como yo esperaba (y ahí está la clave: lo que yo esperaba) dadas las referencias a Cantando bajo la lluvia.

Y todo por culpa de René Cardona Jr.

Agustín T. Galván dijo...

Faltó que el tiburón cambiaba de tamaño cada rato. A veces hasta parecía parguito. Pero me dijeron que sí fue uno. Ah, y la inglesita bichi, es la onda.

El caso de The Artist es curioso. Segurito que si nadie la hubiese pelado como sí la pelaron, varios habrían salido enarbolándola como una joya del manido postmodernismo y bla bla bla... Pero claro, la premiaron y la pelaron. Leyendo a Ebert, que la vio cuando se estrenó en Cannes, dice al final de su nota que seguramente ahí está un curioso éxito económico para el año. Y fue éxito en todo, menos en lo económico. Así que el asunto de hacerla como si fuera una película de los 40's y no de los 20's está plenamente justificado.

Diezmartinez dijo...

Agustín: Y ahí viene El Fantástico Mundo de Juan Orol, una suerte de El Artista a la mexicana. Más o menos.

Diezmartinez dijo...

Agustín: Y ahí viene El Fantástico Mundo de Juan Orol, una suerte de El Artista a la mexicana. Más o menos.