jueves, 8 de marzo de 2012

Guadalajara 2012/Día seis


 
           

Otro debut más. Se trata de Diente por Diente (México, 2011), opera prima de Miguel Bonilla. La película empieza muy bien pero también muy pronto se desinfla. Al final, apenas si aguanta el palomazo, aunque sea por su eficaz cuadro de actores.
              Kransky (Alfonso Borbolla) es el apocado editor de “Alarido”, un alarmesco tabloide de capa caída. Después de que unos anónimos cacos le vaciaran la casa y empujado por un  extrovertido e impertinente compañero de trabajo (Darío Ripoll), Kransky se agencia una matona. Cuando, en cierta noche, un par de vagos quieren quitarle unos pesos, Kransky saca chico pistolón y mata a uno de ellos.
A partir de ese momento, “El Vengador Anónimo” –así se bautiza a sí mismo en el “Alarido” del día siguiente- empieza su labor de limpiar de lacras las calles de la ciudad de México. El problema es que se le pasa la mano y empieza a matar a cuanto homeless se encuentra en la noche.
           Carlos Cobos, efectivo como siempre, hace un cameo extendido como un pomposo policía, Vanessa Cianguerotti aparece muy guapa –y muy cómica- como una promiscua secretaria y Ripoll se roba cada escena en la que aparece. Pero Ximena Ayala está desperdiciada, la comicidad es muy esporádica y la realización, apenas funcional.
        Hasta cierto punto y por un muy estrecho margen, es más lograda Mariachi Gringo (México-EU, 2011), segundo largometraje de Tomas Gustafson. El gringo del título (el X-Man Shawn Ashmore) es un güerito ni-ni deprimido y de 30 años de edad que vive en un pueblito de Kansas. Bajo el noble influjo de un viejo restaurantero que adora el mariachi (Fernando Becerril echándose unos gorgoritos), Ed –así se llama el gringo- decide viajar a Guadalajara para convertirse en un bravío mariachi güero.
        La premisa es ridícula, pero Ashmore está simpático y convincente. Además, con todo y que aparece Martha Higareda como la dama joven de la cinta, no es ésta una comedia romántica (y algo más: hay un discurso en pro de la diversidad sexual que, por lo menos, resulta curioso en el contexto de una película de este tipo). Eso sí, Mariachi Gringo termina siendo como una especie de Cancionero Picot del nuevo siglo: abunda la música de mariachi de principio a fin y la mismísima Lila Downs aparece y se avienta varias canciones completitas. (Digresión: ¿me lo imaginé o Lila Downs hace una imitación de los brinquitos de Lola Beltrán? ¿O así canta ella?).
         En fin, Mariachi Gringo se deja ver,  pero de todas formas creo que no es una película para estar en competencia. Eso sí: puede que deje algo de dinero, especialmente con nuestros compatriotas al otro lado de la frontera.
         Las palabras iniciales con la que Tenoch Huerta presentó Días de Gracia (México, 2011) en la función de prensa (“Esta es una carta de amor a nuestro país”) parecían ominosas. En mi experiencia, siempre que alguien habla de que su película es una carta de amor a algo o a alguien, la cinta de marras resulta insufrible. No fue el caso esta vez: la opera prima del egresado del CUEC Everardo Gout es un intenso thriller policial que tiene como telón de fondo los tres más recientes mundiales de futbol (Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010).
La cinta avanza combinando momentos claves de cada mundial –incluyendo la derrota del 2006 frente a Argentina, but of course- con tres secuestros que suceden en esos 30 días que dura la justa deportiva. Huerta está muy bien -¿Mayahuel a Mejor Actor?- como el dedicado policía que quiere hacer las cosas bien, aunque para ello tenga que hacerlas mal
.A pesar de su larga duración -128 minutos- la cinta se va como agua y el conjunto de actores está impecable. Con todo, la cinta no carece de problemas: Huerta encarna a un policía un poco demasiado ingenuo (¿de verdad no se da cuenta lo que todo el público sabe sobre quién es el auténtico villano?) y la cinta está sobre-fotografiada (si es que se puede afirmar algo así), pues hay encuadres y movimientos de cámara que están de más, llamando la atención sobre sí mismos (por ejemplo, ¿cómo para qué esa toma desde un carrito de enfermera?). De hecho, da la impresión que Gout estaba encantado, como niño con su juguete nuevo. Y el juguete se llama cámara de cine. Pero, bueno, hasta eso, no se puede negar que Gout juega bastante bien. No creo que la cinta se vaya con las manos vacías.
Gout conoce bien a González Iñárritu y se nota esta influencia en la estructura dramática de Días de Gracia. También se nota la huella del director de Amores Perros en Habitación 304 (Vaerelse 304, Dinamarca, 2011), opera prima de Birgitte Staermose.
En la habitación del título se entrelazan las vidas de varios personajes en cierto hotel de Copenhagen –una azafata española, una pareja que ha salido de Kosovo, unas mucamas filipinas, un gerente de hotel deprimido, un recepcionista que no sonríe, una mujer adúltera- a través de cuatro episodios que se van traslapando, al mejor/peor estilo Iñárritu/Arriaga.
Tremendismo gratuito, melodrama desbocado, vueltas de tuerca inexplicables… De lo peor que vi en el Festival y para que vean: no fue cinta mexicana.Que conste en actas.

3 comentarios:

Abraham dijo...

Sobre Días de Gracia habrá que decir que en México la ingenuidad (¿habría que llamarla taruguez?) del policía luce justificada. Esta misma semana con esa cosa de "El quinto mandamiento" pensaba que un policía no podía ser tan menso. Dos días después hay nota periodistica sore un asesino de mujeres apodado el coqueto muy parecido al de esa película que deja en evidencia las babosadas de parte del personal policiaco. Días de Gracia me sigue sonando a Amores Perros meets El secreto de sus ojos. Creo que es el estreno que más me entusiasma, más que la de Plá.

Rackve dijo...

Gracias por ver Diente por Diente, espero que en algún momento se puede ver en cartelera y poder verla. Y Días de Gracias ya es un mustsee.

Diezmartinez dijo...

Abraham: La bronca es que Tenoch es un buen policía -violento, bronco, pero eficiente. Este retrato no cuadra mucho con su ingenuidad posterior. Pero, bueno, ya la verás.

Rackve: Y, bueno, ganó la dirección para Gout. Fácil decisión del jurado, en este caso.