sábado, 10 de marzo de 2012

Guadalajara 2012/Día siete



El último largometraje que vi de Guadalajara 2012 fue el documental 75 Habitantes, 20 Casas, 300 Vacas (Argentina, 2011), opera prima de Fernando Domínguez y, según me comentaron quienes vieron buena parte de la competencia documental iberoamericana -yo vi sólo 2 de 14 cintas de esta sección-, esta película dirigida/escrita/editada/producida por Domínguez puede ser la ganadora. Si es así, sería una elección más que digna.
Estamos ante una suerte de diario personal/profesional del pintor catalán radicado en Argentina Nicolás Rubió. Huyendo de la Guerra Civil, Rubió llegó con su familia al pequeño villorrio de Vielles, en Auvergne, Francia, con apenas 11 años de edad. Ahí pasó su última niñez y su primera juventud antes de cambiar su residencia e irse a vivir a Argentina. Cierto día, Rubió inicia un cuadro sobre la casa en la que vivió esos años claves de su vida y se da cuenta que se ha olvidado cuántas ventanas tenía. ¿Eran tres? ¿Cuatro? ¿Cinco?
A través de una exploración visual de sus cuadros y la voz en off narrativa/reflexiva del propio Rubió, Domínguez nos lleva de la mano por los recuerdos del artista y cómo se ha alimentado de ellos para crear una vasta obra figurativa -600 cuadros, nada menos- basados en ese pueblito de los años 30/40 que tenía 75 habitantes, 20 casas y 300 vacas. La fotografía de Natalia de la Vega se concentra en los cuadros que, en ocasiones, cobran cierta vida: se mueven los contornos de las figuras, parpadean los colores, se mueven los personajes. Los recuerdos están vivos.
Al concentrarme en la competencia de ficción nacional -la vi toda por vez primera en varios años- y en el documental también nacional -vi la mitad de las películas, 7 de 14-, el cortometraje, qué remedio, sale perjudicado. Sin embargo, gracias a la generosidad de la gente del CCC pude revisar el quinteto de cortometrajes que esta institución presentó en competencia. Curiosamente, de los cinco cortos, cuatro trataron, directa u oblicuamente, de la familia y los niños. 
Empecemos por Don Sabás (México, 2012, 17 minutos), de Juan Manuel Zúñiga que, según el catálogo del festival, está cursando el tercer año en el CCC. El anciano solitario del título se ve obligado a criar a Gus, un niño que fue abandonado por su mamá, quien se fue "al otro lado". Un conmovedor ejercicio melodramático en los que los pequeños gestos -el jugar con una cuchara, por ejemplo- terminan teniendo un peso enorme.
La Habitación (México, 2012, 11 minutos), del también estudiante de realización del CCC Sebastián Quintanilla, tiene otra historia de familia que contar. Es trágica pero, al final de cuentas, hay esperanzas. Las actuaciones de Karina Gidi y Moisés Arizmendi, notables por su sobriedad. 
Dos de Tres (México, 2012, 12 minutos), de la casi graduada Paulina Rosas, también trata de la familia. Una muchacha y un niño entablan una estrecha relación de amistad/complicidad mientras piden dinero -o se lo roban- en los vagones del metro chilango. El niño, se entiende, trabaja para su mamá. La muchacha luego veremos que también trabaja para la suya. Y tiene que hacer una chamba que no quiere pero que de todas maneras hace. Devastadora la toma final.
Al mismo nivel aunque, acaso, mejor realizado técnicamente, resultó ser Un Río (México, 2011, 11 minutos), de Axel Muñoz. Realizado en sólo tres tomas -la primera de ellas de unos cinco minutos de duración-, la ágil y funcional cámara en mano de Dinorath Ramírez sigue a una joven mujer (Mónica Bejarano) que está a punto de tomar una decisión central con respecto a ella misma y, para variar, su familia.
El único de los cortometrajes que, en lo personal, desentonó -no por el tema sino por la realización misma- fue el videoclipero Perro Azul (México, 2011, 11 minutos), de Federcio Zuvire, sobre una pareja de activistas/graffiteros cuyo romance termina cuando él traiciona al resto de la banda. Ni por el tema ni por su realización me interesó mucho. Qué remedio.

2 comentarios:

Mishaelito dijo...

Erratas: Dinorath en vez de Dinorah y Mónica Bejarano en vez de Bejarana, sé que viene así en el catálogo pero está mal, te agradezco tu crítica.

Axel.

Diezmartinez dijo...

Gracias, Axel. Hago las correciones.