lunes, 26 de marzo de 2012

Riviera Maya 2012/Conclusiones




Ayer terminó la primera emisión del Festival Riviera Maya 2012 (RMFF 2012) con resultados más que positivos, aunque no sobraría hacer algunos ajustes para el año que entra. Primero vamos con lo bueno: un festival bien organizado –por lo menos así lo viví en Playa del Carmen, aclaro- que si bien es cierto tuvo dificultades iniciales con la logística del transporte, esto se fue resolviendo para el segundo día del festival. Para el tercero, ya todo estaba funcionando razonablemente bien. Es decir, la capacidad de reacción de los organizadores fue notable, así como la constante amabilidad de los muchachos y muchachas del staff.
La sala de prensa, sencilla, pero de fácil acceso, con el internet siempre funcionando, y unos cines modestos pero funcionales en Plaza Pelícanos que, fuera del episodio del apagón del viernes, nos ofrecieron funciones impecables. La asistencia en Playa de Carmen fue consistentemente buena –ahí estábamos prácticamente todos los invitados, la prensa, la crítica naciona e internacionl, los jurados-, lo que no sucedió, tengo entendido, en los cines de Cancún, cuyos cines estuvieron desolados. Acaso aquí cabría pensar si es necesario tener dos sedes con tantos filmes a la vez. ¿No sería mejor, el año que entra, concentrar todo en Playa del Carmen y llevar a Cancún o Cozumel sólo alguna gala importante? Digo, es propuesta.
En cuanto a la programación, no tengo mayores objeciones. Cuando voy a un festival y salgo de él después de haber visto una de las mejores cintas del año –como me pasó con La Vida sin Principios (To, 2011)-, esto quiere decir que el festival de marras valió la pena. Además de la obra mayor de To, vimos cintas importantes de Kassovitz, Wang y Kore-eda, y alguna sorpresa como Bonsái (Jiménez, 2011) y toda la competencia mexicana, con sus altas, sus bajas y sus bajísimas. 
No tengo problemas con los ganadores decididos por el jurado oficial y el jurado joven (Cuates de Australia y Los Últimos Cristeros ganaron el Kukulkán, dotado de 300 mil pesos que deben usarse para la promoción y distribución, minetras que Canícula fue la elegida por el jurado joven), aunque me hubiera gustado ver al lado de Cuates de Australia a Un Mundo Secreto o El Sueño de Lu. Sin embargo, entiendo por qué eligieron los jurados Los Últimos Cristeros, aunque no comparta su decisión. Total, algunos no se cansan de ver slow-movies; yo sí.
¿Conclusión? Si esta fue la "novatada" que hicieron la directora del festival Paula Chaurand y su equipo, apenas puedo esperar un año más para ver qué sucede en la segunda emisión. Por cierto, aguien me comentó que el promedio de edad de los organizadores del RMFF no pasaba de los 30 años. Puede ser que así sea: vi gente muy joven tomando las riendas sde todos los asuntos y dando órdenes por aquí y por allá, y esto incluye a la propia directora, la muy guapa señorita Chaurand. 
Es refrescante ver caras nuevas. Se agradece. Y más todavía el salir de un festival de cine sin tener el hígado encebollado por el mal cine y por el mal trato. Nos vemos por allá el año próximo.

5 comentarios:

J Luis Rivera dijo...

Me da curiosidad... has venido al de Monterrey? Tengo opiniones encontradas sobre el Festival de mi ciudad.

El de la Riviera Maya, a como lo cuentas, suena a una delicia.

Abraham dijo...

¿Y los bikinis?.

Ash.

Joel Meza dijo...

Tengo años queriendo ir al de Guadalajara. No más. El año que viene al festival al que voy a querer ir es al Riviera Maya.
---
Por lo que cuentas siempre de los otros festivales, se ve que éste es el que más has disfrutado, al menos en los años recientes. Ojalá que todo lo que hicieron bien, lo repitan y lo que no les salió bien, lo corrijan o eliminen. ¿Este mismo equipo ya había organizado algún otro festival?

Diezmartinez dijo...

J Luis: Nunca he ido a Monterrey. El de Riviera Maya no careció de problemas. Pero éstos fueron menores comparados con los logros. Y la programación, interesante.

Abraham: Ahí será pa' la otra.

Joel: Es gente cercana, en general, a Paula Astorga. Varios del equipo hicieron el FICCO y han estado involucrados en otros festivales similares. Sin embargo, no conocía a la directora, Chaurand, ni a su equipo de Relaciones Públicas, como Sara Cano. Gente muy joven y amable. Me dicen que incluso la propia directora estaba dando acreditaciones a la crítica y a la prensa. Eso no es común verlo en ningún festival.
Y sí, disfruté el festival, en parte por el escenario, sin duda, pero también porque me tocó ver por lo menos una cinta interesante al día. No es mal promedio de bateo.
Si se logra consolidar el año próximo, este festival va a ser un trancazo. Ya lo fue, de alguna manera, con todo y las visitas de Ethan Hawke, Susan Sarandon y Clive Owen que, vamos, no agregaron gran cosa, pero se entiende que a la gente le encante ver actores tan famosos.

Joel Meza dijo...

Ya me imagino a los fans:
"Mira!!! Ethan Hawke!!! Susan Sarandon!!! Clive Owen!!! ... y ese del morral coyoacanense???"