lunes, 23 de abril de 2012

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXXVIII




Flor en Otomí (México, 2011), de Luisa Riley. Puedo estar equivocado, pero creo que este es el primer largometraje documental de la veterana documentalista televisiva Luisa Riley, que cuenta en su haber con varias biopics producidas por el canal 22 sobre Gironella, Gurrola, Paico Ignacio Taibo I y demás. 
Flor en Otomí es un sólido recuento de la vida y la muerte de Deni Prieto Stock, una jovencita de apenas 19 años de edad que un día, a fines de 1973, se había despedido de sus padres -él, intelectual de izquierdas, hijo de (nada menos) Jorge Prieto Laurens; ella, judía y de familia inmigrante y atea- para irse a la guerrilla, en concreto, a una casa de seguridad que el Frente de Liberación Nacional (FLN) tenía en Nepantla. Un 14 de febrero de 1974 las fuerzas de seguridad entraron a la "Casa Grande" del FLN echando bala y mataron a cuatro militantes. A Deni, de nueve balazos. 
Riley reconstruye no tanto los hechos específicos sino la personalidad de la pequeñita pero voluntariosa Deni a través de los testimonios de su hermana Ayari, de una compañera sobreviviente del FLN y de los muchos amigos/pretendientes/compañeros que tuvo Deni -que significa flor, en otomí-, esa inolvidable muchacha de manos pequeñas y anteojos enormes. Por supuesto, se trata no sólo de recordar a Deni sino a toda una época, a toda una generación.

Una Separación (Jodaeiye Nader az Simin, Irán, 2011), de Asghar Farhadi. Si Hitchcock hubiera dirigido un melodrama moral/familiar habría hecho algo como esto: una película realizada con gran dominio técnico, llena de suspenso y con incesantes vuelta de tuerca. Uno de los mejores filmes del año. Mi crítica, en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado. 

¿Sabes Quién Viene? (Carnage, Francia-Alemania-Polonia-España, 2011), de Roman Polanski. A pesar de las limitaciones de la premisa y el escenario -un departamento con dos parejas matrimoniales discutiendo de principio a fin-, Polanski y su reparto dan cátedra de cómo hacer cine. No es una obra mayor de Polanski, pero es mejor que casi todo lo que vemos cada fin de semana en la cartelera comercial. Mi crítica, esta misma semana. 

El Fantasma de Madeline O'Malley (The Inkeepers, EU, 2011), de Ti West. Esta es una película curiosa. Inicia como una suerte de nueva versión de Detrás del Mostrador (Smith, 1994) y, luego, poco a poco, se va transformando en una efectiva película de fantasmas. 
Claire (Sara Paxton) y Luke (Pat Healy) trabajan como recepcionistas/camareros/botones/corre-ve-y-dile en el "Yankee Pedlar Inn", un hotelucho de Conneticut que está a punto de cerrar en ese mismo fin de semana. De hecho, el hotel está completamente vacío a no ser por unos cuantos huéspedes: una joven madre con su hijito, una actriz convertida en psíquica (Kelly McGillis, reaparecida e irreconocible) y un anciano que ha llegado de último minuto. Ah, y el fantasma del título, que Luke busca grabar para sacarle algo de dinero al website de fantasmas que ha construido. En cuanto a la inquieta Claire, ella quiere ver al fantasma porque... porque... en realidad, porque no tiene nada mejor que hacer. La comedia va cediendo terreno hacia una baratona pero eficaz relectura de El Resplandor (Kubrick, 1980), con todo y el hotel  vacío, dominado por sus fantasmas enmuinados. Un buen palomazo para los amantes del género.  


12 comentarios:

Christian dijo...

Según yo, Hitch si dirigió algo mas o menos asi Ernesto, The Skin Game, que no?

Christian dijo...

Esa de The Skin Game es de mis favoritas de la etapa temprana de Hitchcock, por cierto...

Agustín T. Galván dijo...

Qué feo nombre para The Innkeepers, pero qué película tan bonita.

Christian dijo...

Por acá miramos un programa doble que sin querer salió muy bueno.

Primero fue 'A Separation' y al siguiente día 'Sin Rastro Alguno'. Y como ambas son thrillers Hitchcockianos muy bien ejecutados, por eso tuiteé que si Hitchcock estaba de moda o que.

Luego me autorespondí, "es que nunca ha dejado de estarlo, yo creo" jo

A Separation es un portento de guión. Todo empieza mas o menos tranquilo, uno piensa que será una comedia de costumbres y de repente bam! como mazo seco a la cabeza llega ese giro inesperado del cosmos que hace que la vida de hombre común cambie para volverse una pesadilla total.

Mas Hitchcockiano que eso no puede haber. A partir de ahí todo es confusión, problemas y uno agarrado de la butaca a la expectativa de que va suceder. Eso es un thriller y en el caso de A Separation uno soberbio la verdad.

A eso agréguenle un manejo de cámara estupendo y una historia muy absorbente y estamos como dijo Diezmartinez, ante uno de los mejores filmes de este año. Si le apliqué su diecesote en imdb.

Luego vi Sin Rastro Alguno y otro thriller! Por alguna causa esta peliculita no trae tanto hype como A Separation pero la verdad también es muy buena. Hasta premisa absurda Hitchcockiana tiene, ¿quién en su sano juicio le cuenta un secreto ultra delicado al primer bato que se encuentra en la calle? Pero bueno, ahi empieza todo y la verdad se desenvuelve muy bien.

Saludos

pd: El final de A Separation es sensacional! Bien anticlimático como esos que le gustan a Diezmartinez

:)

Joel Meza dijo...

¿Y nadie se sacrificó con Cristiada?
Quiero leer una reseña confiable pa' decidir.
Yo me metí a ver Shame. Muy triste. Y sí: me adelanté al personaje de Fassbender y se me llenaron los ojos de lágrimas con la interpretación de Carey Mulligan de New York New York en clave de blues.
Por cierto, yo creí que ya se había comentado esta aquí pero no la encontré. ¿Culpa de los festivales?

Agustín T. Galván dijo...

Cristiada no existe, Joel. Es parte de un compló. Verás, cuando compras un boleto y entras a la sala, que te sale el Lorax pero con Andy García insertado por medio de photoshot y en 2D.

Y sobre Shame, a mi amigo Christian le encantó tanto que planea sacar un libro en donde ensaya cada segundo de encuadre en 100 palabras como mínimo.

A mí francamente me dio lo mismo, como la de Hunger. Me quedo con Fassbender y la güerita, y ya.

Christian dijo...

Ahorita ando ocupandon pero si gustan al rato les comparto por qué no me gustó Shame.
Saludos

Christian dijo...

No me gustó Shame porque se me hizo mucho estilo, mucha envoltura, mucha cinematografia pero en realidad nunca pude interesarme demasiado en la situación del personaje de Fassbender y, McQueen no hace mucho por mejorar mejorar esto. Está mas interesado en su cine bonito y elíptico que otra cosa, es decir, a lo largo de la cinta solo vas viendo algunos pasajes de la historia de Fassbender pero nunca terminas de atar todos los cabos y el final es completamente frustrante porque se siente mas aleccionador (tufo a moralina) que otra cosa. O sea, si soy adicto al sexo me van a pasar cosas malas? Eso no fue lo que enseño la vida, miren a Michael Douglas! Se la vivio bomba y ahora esta casado con la Catherine! Ok ok, le dio cancer de garganta pero eso fue por fumar no por andar de locochon jeje

En fin, lo que si reconozco es que Shame tiene algunos momentos notables como esa primera secuencia de flirteo entre Fassbender y la chica en el metro. Esa escena junto con la musica logran un efecto intenso y fuerte. Luego tenemos un bonito plano secuencia en las calles de Manhattan tambien muy bueno y como olvidar a la Mulligan, err... No, no en pelotas, sino cuando canta New York New York en la versión mas down tempo de la historia.

Pero fuera de estos bonitos argumentos visuales Shame no me convenció para nada. Me cayó bastante gorda de hecho...

Me recordó a Drive y ustedes bien saben mi historia con Drive :P

Saludos!

Diezmartinez dijo...

Christian: Sí, cierto. Algo hay de ello en ese filme de Hitch.

Agustín: Muy entretenida. Y sí te asusta un par de veces. O un poco más.

Christian again: Una Separación es de lo mejor del año. Ahí va construyéndose mi top-10, pian-pianito.

Joel: La vi hace poco. Mulligan está impresionante. Fassbender también. Y la cinta está impecablemente realizada. Pero no, no me convenció del todo. Creo que esta cinta entra en la categoría, dijera Andrew Sarris: "Películas que a todo mundo le gustó, menos a mí". Estaré mal, supongo. Ah, y Cristiada... Le saqué la vuelta, la verdad. Lo que escuché de algunos colegas que la habían visto era ominoso. Safo.

Agustín: Shame sí me entusiasmó, para que veas.

Christian: David Thomson escribió un texto sobre Shame muy interesante. Algunos de sus argumentos son similares a los tuyos.

Joel Meza dijo...

Pues como aca el rancho sigue siendo rancho, obviamente ninguna de esas peliculas llego' ni llegara', asi que, como dije, me meti a ver Shame.
Luego de preguntar aqui, vi tu rese#a durante la semana en noroeste.com y pude ver que no te gusto' (por lo tanto, mis jefes inmediatamente fueron a comprar su boleto).
A mi si me gusto', el asunto contemplativo/episodico me dio la oportunidad de pensar en los personajes aunque de historia, pues si, no tiene mucho sino hacia el final y pues si, uno podria imaginarse que debe haber una conclusion a esa historia, pero en realidad lo que hay en pantalla no da para eso, mas bien es lo que uno le pone y eso es lo que me gusta de peliculas asi, cuando me interesa lo suficiente como para ponerle mas historia yo por mi cuenta. Y tiene tres de las escenas mas intersantes/buenas que he visto en el a#o: los dos encuentros con la morrita del metro y definitivamente, en mi numero 1 hasta ahorita, la tristisima New York New York por Carey Mulligan. Por lo que dicen tu y Christian, supongo que no soy nada original en esta apreciacion. Pero yo chille' mas.

Que bueno que Steve McQueen ya se dejo' de cosas y dejo' los carros de carreras y dejo' de estar muerto.

Agustín T. Galván dijo...

Creo que ahí debería decir Hunger... ¿no? El asunto con ambas (dos), al menos en mi caso, es precisamente lo que he leído (y hasta he escuchado) que muchos alaban: McQueen en efecto, es un artista, no un cineasta. Y ahí está el problema.

Sus películas (en efecto, aunque a mí me dio lo mismo le reconozco que tiene más sentido Hunger que esta Shame), es que casi podrían tomarse como "essays" sobre martirios corporales, con trasfondo político, económico y social. Pero de ahí a que sean películas con todas las de la ley, no lo creo. Acabamos pronto: no hay historia, hay personajes y planteamientos... Una filosofía bien definida (la lección de la que habla Christian)... Y ya...

Y para eso, mejor veo a Godard... Al que ya le conozco y hasta puedo pasarle sus desplantes, la verdad.

Diezmartinez dijo...

Joel: Que no hagas esos chistes. Luego se enojan por acá.

Agustín: Claro, Hunger, no Shame. Y sí, McQueen viene del videoarte y se nota por el formalismo de sus dos peliculas que, creo, funciona mejor y tiene más sentido en Hunger.