martes, 29 de mayo de 2012

El cliché que yo ya vi/CIII



Joe Meza propone: 

George Foreman no califica: En las películas, los cuarentones fracasados tienen una última oportunidad de redimirse y lograr el éxito, siempre y cuando:

a) les aparezca de la nada el hijo único que habían abandonado y ni recordaban que tenían;
b) se vea obligado a pasar varias semanas con su hijo recuperado;
c) se odien mutuamente (al principio).

Lo anterior garantiza que terminarán siendo los hombres más exitosos e inseparables de la historia. Particularmente efectiva la fórmula si el susodicho se dedica a alguna actividad física, como las vencidas (Stallone en Over the Top) o al boxeo, como se puede ver más recientemente con Hugh Jackman en Gigantes de Acero. Ni modo, George Foreman con sus cinco hijos (y tocayos) perdió su oportunidad (eso explica las parrillitas eléctricas...).

2 comentarios:

Christian dijo...

También en El Luchador pasa algo similar no?

Solo que ahi como el que dirige no es otro que el fatalista de Aronofski, las cosas no salen tan bien...

Diezmartinez dijo...

Christian: Cierto. Algo por el estilo.