miércoles, 20 de junio de 2012

DVD Verse: The Fields



Estrenada simultáneamente en Estados Unidos en algunas salas de cine y en DVD en el pasado mes de abril, The Fields (EU, 2011), segundo largometraje dirigido a cuatro manos por Tom Mattera y David Mazzoni (opera prima The 4th Dimension/2006, no vista por mí), es un modestro pero efectivo thriller rural que privilegia el desconcertado punto de vista de un niño de 8 años que es dejado por un tiempo al cuidado de sus dos charrascalosos abuelos paternos. 
Steven (Joshua Ormond) es depositado por su mamá, Bonnie (Tara Reid, en una especie de cameo extendido), en la casa de sus suegros (Cloris Leachman y Bev Appleton), quienes viven en una pequeña granja en algún lugar del interior de Pennsylvania. El papá de Steven, Barry (Faust Checho), tiene arranques violentos y ha llegado a amenzar a Bonnie con una escopeta.
Los padres de Steven, pues, viven en constante conflicto, pero la familia extendida del infante tampoco es muy estable que digamos: en algún momento del filme llegamos a saber que Barry sigue resentido con su padre pues fue dejado de niño con una tía y unos primos hillbillies que parecen haber salido de Masacre en Cadena (Hooper, 1974), mientras que Bonnie no confía en su propia madre ni, mucho menos, en su padrastro policía. Por algo será.
A este panorama opresivo y violento hay que agregarle que la época es octubre de 1973, la guerra de Vietnam continúa como ominoso telón de fondo, hay hippies sospechosos que rondan en el campo viajando en una Quadricombi, en la televisión no hay otra noticia que el caso de Charles Manson -o películas de horror que devora la abuelita malhablada-  y, para rizar el rizo, Steven ha visto (¿o se ha imaginado?) el cadáver de una muchacha escondido detrás de los enormes campos de maíz -los "fields" del título original- en los que la abuela le ha prohibido que juegue ("Si entras ahí, quién sabe si podamos encontrarte").
Mattera y Mazzoni logran, repito, un thriller rural muy efectivo gracias al hábil manejo de la cámara de parte del cinefotógrafo Daniel Watchulonis -ojo a las tomas extendidas perfectamente ejecutadas de más de tres minutos- y de un eficaz montaje -responsabilidad de los propios cineastas- con el que cual construyen un genuino suspenso fílmico al mostrar/escamotear las amenazas que sufren Steven y sus abuelos en esa remota y solitaria granja. 
Acaso esta muy lograda atmósfera de inminencia trágica provoca que el desenlace resulte, hasta cierto punto, anticlimático. Pero esto, sospecho, es más responsabilidad del guión escrito por Harrison Smith que del par de realizadores a los que, por cierto, habrá que seguirles la pista. Y ya veremos si esta película tiene estreno comercial -en salas o en DVD- en México. Vaya que lo merece.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Oye Ernesto, publicarás obituario del maestro Sarris? Me imagino que ha sido una influencia importante, Saludos!

Agustín T. Galván dijo...

Obviamente, en pantallas nacionales se han estrenado (y con bombo y platillo), películas que originalmente fueron destinadas al DVD. No veo la razón por la que no podamos aspirar a que esta llegue y encuentre su lugar.

Diezmartinez dijo...

Anónimo: Servido.

Agustín: Esperemos que así sea. Está decente.