domingo, 26 de agosto de 2012

Juan de los Muertos



"Yo los veo igual que siempre", dice uno de los personajes de Juan de los Muertos (Cuba-España, 2011), al señalar la calle y ver que la gente camina torpemente, sin rumbo fijo, arrastrando las piernas. ¿Zombies en La Habana?: nah, son los mismos cubanos de siempre en las mismas actividades de siempre. Qué zombies ni que nada. Por supuesto, este apunte satírico proviene del inicio de El Desesperar de los Muertos (Wright, 2004), a su vez una referencia a la celebérrima escena del centro comercial en el clásico Dawn of the Dead (Romero, 1978).
El segundo largometraje de Alejandro Brugués (Efectos Personales/2006) no tiene el menor recato en hacer este tipo de citas y/o saqueos del cine de muertos vivientes proveniente de Hollywood y de otros lares, pero sería una injusticia afirmar que estamos ante un mero recalentado zombiesco. El Brugués argumentista -autor del guión original- le sirve bien al Brugués cineasta: aunque la realización de Juan de los Muertos es competente, la producción más que aceptable y el reparto cumplidor, lo más logrado de esta cinta de zombies habaneros es la descripción satírica de los vicios y virtudes de la sociedad cubana de nuestros días y esos ingeniosos diálogos hablados en un sabroso español cubano.
El hecho de que de improviso La Habana sea invadida por muertos vivientes que solo quieren comerse a sus congéneres, no es tan extraño para nuestros protagonistas, el Juan del título (Alexis Díaz de Villegas), su vaquetón amigo botijas Lázaro (Jorge Molina), el saleroso travesti La China (Jazz Vilá) y el fortachón bueno-para-nada El Primo (Eliecer Ramírez). Después de todo, ellos están bien acostumbrados a este tipo de broncas y a otras peores. Como lo dice el propio Juan al inicio y al final: él ha sobrevivido a todo, a la guerra de Argelia, al Mariel y al Periodo Especial, así que unos cuantos muertos vivientes por las calles de La Habana no lo asustan. Así que después de la sorpresa inicial, Juan y sus "compañeros" deciden hacer lo que todo cubano haría en tiempos de crisis: sacar provecho de la situación. Así, mientras en la televisión oficial -bueno, no hay de otra- el locutor en turno insiste que los zombies son un "grupúsculo de disidentes pagado por el gobierno de Estados Unidos", Juan, emprendedor que es, inicia un negocio que él mismo anuncia displicentemente cada vez que contesta el teléfono de la azotea: "Juan de los Muertos, matamos a sus seres queridos".
La Habana y sus habitantes, vistos a través de esta sátira de Brugués, son capaces de las mayores abyecciones (dejan morir a un anciano en sillas de ruedas para salvar unas cuantas botellas de ron) y sobreviven en un desvergonzado conformismo (no huyen a Miami "porque allá tendría que trabajar") pero, al mismo tiempo, no están exentos de cierta dignidad postrera (la decisión que toma Juan en el desenlace) que va más allá de la defensa de un sistema al que aborrecen de manera abierta (el largo chiste que cuenta el hijo de Lázaro, interpretado por Andros Perugorría; la temerosa pregunta que hace el mismo Lázaro sobre los zombies: "¿Y si se quedan 50 años más?"), pero que ellos mismos, implícitamente, han dejado hacer/ser, porque, como lo dice la guapa Camila (Andrea Duro), con respecto a Juan, su cínico padre: "Él es como este país, al que le pasan muchas cosas, pero no cambia".
Juan de los Muertos se deja ver como un aceptable homenaje/parodia al universo fílmico de los zombies, pero resulta obligado revisar como una inteligente y capciosa sátira de la Cuba en tiempos de Castro II, el joven príncipe que sucedió a Castro I quien, por cierto, en la secuencia de créditos finales, aparece con el pecho destrozado, arengando a los cientos o miles de muertos vivientes que van tras el valeroso y solitario Juan. No cabe duda que los auténticos líderes no mueren nunca: nomás se convierten en zombies.

10 comentarios:

Christian dijo...

El domingo estábamos entre esta o el Dictador y ganó el dictador.

Creo que hubiera estado mejor esta

pero no pasa de la próxima semana que me la echo, ah como no...

Joel Meza dijo...

Al rancho no creo que vaya a llegar, asi que me echare el dictador...

Diezmartinez dijo...

Christian: Ligeramente mejor. Tampoco es una obra maestra. Pero, vaya, es más meritorio hacer una sátira castrista/socialista en Cuba que hacer una sátira sobre un dictador ficticio en USA.

Joel: Seguramente sí llegará, pero quién sabe cuándo. Y si no, en DVD.

adayin dijo...

Pues a mi, personalmente, me pareció infumable. A la mitad de la película estaba convencido que estaba viendo una cinta original de SyFy (imagina más) con pésimos efectos, pésimas actuaciones, pésima historia.. Pero cuando menos en SyFy lo hacen a proposito.

y ya dejemos el presupuesto y lo espantoso que se ve la escena del helicoptero chocando (he visto mejores efectos en youtube de gente que los hace en sus laptops) vaya, que serie de gags y chistecitos mas estupidos. Ese del fulano esposado al zombie que se ponen a bailar, fue asi de chale, y porque veo esto? porque pague por un dvd pal con un gasto de envio carisimo?

Ni siquiera su "es culpa del neoliberalismo americano" es chistoso después de tan mal gastado que esta. La empresa que ponen o la relación con la hija zzzzzzz...

No, serio, puedo yo estar profundamente equivocado (lo cual es muy probable) pero esta si va directito para lo peor que en visto en muchos años... Tienen mejores puntadas y brillantez algunos chistes del chavo del 8 que esto (y eso es decir mucho)

jajajajaja perdon, ya me desahoge

Christian dijo...

Tan mala está Adayin?

zaz!

Christian dijo...

Ya la vi.

Pues si, los "valores de produccion" no son los mas destacados o sorprendentes, se notan las costuras a leguas. Pero la idea es muy simpatica, hacer un comentario o satira social enmedio de la Habana a traves de los zonbies que son, desde hace decadas, el medio perfecto para eso.

En lo personal no se me hizo de lo peor que he visto -vamos, me he echado The lucky One, El Dictador, Transformers 1, 2 y 3, SAVAGES de Mr Stone, etc- y esta pero ni de chiste juega en esas ligas. Digo, no serán muy vistosos los efectos pero la idea si.

Por cierto, si algun dia hago, escribo o tengo algo que ver con una pelicula, voy a asegurarme de incluir un gag de un par de tipos tratando de entenderse en idiomas diferentes. Es desternillante, ya lo hizo Ritchie en Snatch, luego Tarantino en los Bastardos y acá lo repiten de forma bastante graciosa jaja

Abraham dijo...

Curiosa la diferencia de apreciaciones, usted menciona que la producción es más que aceptable y el team Adayin-Christian básicamente mencionan que está bastante chafa. A mi me pareció que al principio está bastante chafa y luego está más que aceptable cuando infestan las calles de zombies, digamos que dispareja.El gag donde bailan salsa me pareció de lo mejor, después de todo estamos en Cuba.

Estoy de acuerdo en que lo mejor es esa crítica política-social combinada con el orgullo de ser cubano que también muestra el director. Aunque no me entusiasmó demasiado, está lejos de ser tan mala como Rec 3 y eso que esa si tenía altos "valores de producción".

De la lista de Christian The lucky one es totalmente insípida, pero Savages podría defenderla (aunque mi mamá dice que hasta Suave Patria por lo menos debe estar mejor que la de Stone). Pero bueno, eso de lo peor del año siempre será imposible estar de acuerdo con todas, cuestión de apreciación. Pero me pregunto porque rayos se aventó la trilogía de Transformers este año, aunque yo sea defensor de Transformers 2.

Con que Christian no filme de nuevo Cartas a Elena todo esta bien, pero mientras se decide a escribir su guión habría que proponerle que escribiera sobre ese gag de un par de tipos tratando de entenderse en idiomas diferentes para su sección del cliché que yo ya vi.

Y aprovechamos también para mandarle el reclamo porque yo me asomé al blog para ver su sección que esta semana se tituló "No sé lo que viste el fin de semana pasado".

Christian dijo...

jajajajaja

Estoy en el trafico pero al rato hago un comentario.

Saludos Abraham

Christian dijo...

No vi la trilogía transformer este año Abraham, las vi cada una en su respectivo año, esa mini lista de lo peorcito que he visto me salió asi a bote pronto, sin un orden cronológico alguno.

Y continuando un poco con la pelicula, a mi me pasó que hubo algunos dialogos que no entendí, demasiado "espeso" el acento cubano. Supongo que a los gringos les ha de pasar algo similar con Trainspoting...

Saludos

Pd: me uno al reclamo, este blog sin la sección 'Se Lo Que Viste el Fin Pasado' no es lo mismo, ojalá regrese algún día!

:P

Diezmartinez dijo...

Abraham: Creo que, en efecto, la producción es dispareja y, de hecho, lo mejor es la utilización de escenarios habaneros legendarios y llenarlos de zombies. No creo que debamos esperar grandes efectos en un filme de zombies cubanos. Y sí, vamos, no es de lo mejor del año ni mucho menos. Ni siquiera la mejor película de zombies que he visto -revise una filipina mucho mejor ahora que estuve de jurado en Macabro.

PS. La sección de la semana volverá... este fin de semana, espero. (Tampoco ha habido en la cartelera comercial grandes cosas, habrá que aceptar).