Envíos gratis a México

lunes, 13 de agosto de 2012

Venus Negra




¿Cuál es el límite al que debe llegar una actriz para interpretar a su personaje tal como se lo dice el director? Recuerdo que esto pensaba en Morelia 2011, mientras veía a la muy profesional Arcelia Ramírez realizar abyección tras abyección en Las Razones del Corazón (2011), la más reciente cinta de Ripstein. Pero, bueno, en ese momento no había visto La Venus Negra (Francia-Bélgica, 2010) ni había sufrido con las humillaciones que le infligen a su personaje central y, por ende, a su actriz, la valerosa debutante Yahima Torres.
El cuarto largometraje del cineasta tunecino Abdellatif Kechiche cuenta en repetitivos y extenuantes 162 minutos la verdadera historia de una joven mujer sudafricana, Saartjie Baartman (la cubana Torres), “la Venus Hottentot”, una pobre mujer convertida en vil espectáculo circense a inicios del siglo XIX, tanto en la moralina y civilizada Londres como en la desatada y libertina París.
Sobre un guión basado en hechos reales escrito por el propio cineasta en colaboración con Ghalia Lacroix, Kechiche nos castiga con la crónica directa y brutal de los abusos sufridos por la Venus negra del título, quien era mostrada enjaulada y encadenada frente al populacho inglés o la aristocracia francesa que, por el mismo boleto, tenían la oportunidad de tocarle su descomunal trasero o los enormes labios de su vagina, que eran parte de su “atractivo”.
¿Cuál es el objetivo de Kechiche? Supongo que mostrar los vicios del colonialismo, el racismo y el racionalismo de los civilizados europeos –sean los decadentes aristócratas, los palurdos obreros o los inhumanos científicos-, pero ¿no termina refocilándose en eso mismo que denuncia? Creo que sí.
Después de todo, los momentos más cinematográficos de este filme son aquéllos en los que Kechiche nos ubica a nosotros como una suerte de cómplices pasivos de los sufrimientos de Saartjie. Así, la cámara inestable de Lubomir Bakchev, siempre en encuadres cerrados, sucios y sudorosos, nos convierte en testigos mudos y morbosos de la degradación más profunda de todos los involucrados, empezando por los “civilizados” europeos, es cierto, pero continuando con la propia mujer brutalizada, ahogada en el alcohol que toma en cantidades industriales.
Al final, el espectador termina vapuleado por la experiencia, habiendo aprendido que sí, la mujer sufrió mucho; que sí, esos explotadores no tenían progenitora; que sí, el colonialismo es malo. Qué novedad. Pero con qué fruición malsana subraya estos lugares comunes Kechiche. Yo terminé de ver esta película sintiéndome sucio.

PostScriptum: "La Venus Hottentot" nació en Sudáfrica en 1790 y murió en París en 1815, aparentemente de pulmonía, complicada por una enfermedad venérea mal tratada. Los restos de esta mujer –su esqueleto, su cerebro, sus genitales- fueron exhibidos en el Museo del Hombre en París hasta 1974. En 1999 el gobierno sudafricano pidió lo que quedaba de su cuerpo para enterrarlo en el lugar en el que nació. Esto sucedió hasta el 2002. En la secuencia de créditos finales se pueden ver escenas reales de esta ceremonia. Hasta después de muerta, "La Venus Hottentot" sirvió de espectáculo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sentí exactamente lo mismo cuando la vi, ya hace algún tiempo.

El patio trasero dijo...

Sin duda ha sido una de las películas que más incomodidad me han causado recientemente. Las secuencias se extienden gratuitamente para llevar a la obscenidad la intención del director (sea cual fuere, incluso si la intención es la misma obscenidad). Las actuaciones y la ambientación me parecieron pésimas, el guion predecible y deficiente, las tomas descuidadas y la historia plagada de clichés antropológicos del buen salvaje. Personalmente no la recomiendo por nada.

Alejandro Gracida

Anónimo dijo...

Ya me imagino, si nomás leer esta crítica me dejó una sensación similar, ver la película ha de estar "pior".

Adalberto

Anónimo dijo...

Pues sera que me gusta sufrir pero nunca he visto menos que obras maestras de Kechiche. Y esta pelicula en particular es su mas incomoda con escenas que se extienden por mas de 10 minutos y que asfixian y ese es el objetivo del cineasta. Si lo hacen Gaspar Noe, von Triers y otros en ficciones porque no en una historia veridica. Despues de todo los huesos de esta mujer que reflejaban la division evolutiva entre blancos y negros se seguian exhibiendo en paris hace solo 20 años. Si Darwin volviera a nacer.
Leo

Diezmartinez dijo...

Alejandro: Sí, yo tampoco la recomendaría.

Leo: Por lo que veo, vimos la misma película. Lo único que es distinto es las reacciones a la misma que cada uno de nosotros tenemos. Y eso está bien.