martes, 25 de septiembre de 2012

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXLIX


El Precio de la Codicia (Margin Call, EU, 2011), de J. C. Chandor. Para los que afirman que las actuaciones no son importantes en el cine, vean lo que hace un reparto de esta categoría (Kevin Spacey, Paul Bettany, Jeremy Irons, Demi Moore, Stanley Tucci, Simon Baker) con un guión bien escrito y una realización que no pasa de discreta y funcional de parte del debutante J. C. Chandor. La historia, escrita por el propio cineasta, sobre el derrumbe de Lehman Brothers en 2008, es genuinamente absorbente. Mi crítica, in extenso, mañana mismo en el blog.

 Adiós Mundo Cruel (México, 2010), de Jack Zagha Kababie. Una modesta pero efectiva comedia tintanesca que se beneficia de un buen reparto y un insólito respeto por sus personajes y los espectadores. En un cine nacional tan acostumbrado al chiste racista/clasista, el humor generoso y relajiento de Adiós Mundo Cruel no es un mérito menor. Mi crítica, en el Primera Fila de Reforma del viernes pasado.


Los Últimos Cristeros (México-Holanda, 2011), de Matía Meyer. Cuando vi la película en Morelia 2011 expresé mi hartazgo por oooooootra entrega más del slow-cinema tan en boga. Sin embargo, me prometí a mí mismo que tenía que vover a ver esta cinta de Meyer al momento de su estreno comercial, pues la puesta en imágenes era, con todo y mis objeciones, irreprochable. Así que este fin de semana volví a revisarla para ver si cambiaba de opinión o la reafirmaba. 
Digamos que la maticé. Por un lado, sigo lamentando que un episodio tan importante en la historia de México -y tan poco visto en el cine nacional- haya merecido un tratamiento de esta naturaleza, en el que prácticamente todo el contexto histórico es dado por sentado. Así, hay una entrevista en off a un anciano cristero al inicio del filme, hay la lectura de un ofrecimiento de amnistía en algún momento, hay un par de corridos ("Soldado Raso" y "El martes me fusilan") que ayudan a explicar lo que estamos presenciando, y nada más. Lo que vemos de principio a fin es a un quinteto de cristeros desarrapados y olvidados -la fecha es 1935 y la Guerra Cristera había terminado, oficialmente, en 1929- que si no los matan las balas de los invisibles "pelones", bien podrían morirse de tiricia. 
La puesta en imágenes es, eso sí, impecable. La cámara de Gerardo Barroso Alcalá se da vuelo siguiendo en bien ejecutados travellings el movimiento de los "soldados de Dios" en la sierra (¿de Jalisco?: supongo) o se queda fija mientras los cristeros se alejan de ella caminando o huyendo. Algunas imágenes valen por sí mismas -los descansos alrededor del fuego o de un arroyo, cierto lastimoso corrido fatalista que entonan con harto sentimiento-, pero no son suficientes, desde mi perspectiva, para trascender lo que resulta un interesante pero fallido filme histórico que se niega una y otra vez a contar una historia. 

1 comentario:

Christian dijo...

Yo vi la de Llamada de Margen o como su zonzo titulo lo indica en español: El Precio de la Codicia.

Ya que la vas a reseñar in extenso, mañana, pues ahi la comentamos a detalle, solo quiero decir que me pareció asombrosa la absurda precision y nitidez con que Chandor retrata la situación ¿Pues que trabajó en un banco o qué?

Solo les platico: yo trabajo en uno, cuando inicié, estaba en el area de riesgos, mi jefe era mujer y que hicieron luego de la crisis? La corrieron!! tal como ocurre por acá

Y si, todas esas situaciones que se ven ahi sobre que las personas con los puestos mas altos no tienen ni p&#%ta idea de lo que ocurre en las carteras de inversión que estan manejando, lamentablemente es cierto. Es triste. Triste y absurdamente Monty Pythonesco...

Bueno ya no hago corajes. Tambien vi Moonrise Kingdom de Wes Anderson y me gustó muchísimo (la platicamos cuando salga) y Almanac of Fall de Bela Tarr. Debo decir que no fui fan. Me sacó de quicio la historia de la pobre señora que todo mundo abusa de ella y no puede/quiere hacer nada...

Saludos