domingo, 30 de septiembre de 2012

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCL



En realidad, supe muy poco. La cartelera comercial de este fin de semana es -what-a-shock!- muy pobre y lo único decente que se puede revisar es Una Familia Muy Normal (Mine Vaganti, Italia, 2010), el octavo largometraje del cineasta ítalo-turco (casi) desconocido en México Ferzan Özpetek -a quien, por cierto, la Cineteca Nacional ya le dedicó una retrospectiva el año pasado. 
Una Familia Muy Normal es, a diferencia del resto del filmografía de Özpetek, una regocijante, divertida y generosa comedia de enredos familiares, centrada en un muchacho, Tomasso (el ubicuo Riccardo Scarmarcio), que regresa a la casa familiar en la pequeña ciudad de Lecce, después de haber estudiado economía en Roma. 
Se supone que retorna al edén paterno para hacerse cargo del negocio familiar -una exitosa fábrica de pasta- al lado de su hermano mayor Antonio (Alessandro Preziosi), pero en realidad Tomasso viene a Lecce a hacer varias confesiones a toda la familia: no estudio economía en Roma sino literatura, no quiere hacerse cargo del negocio de pasta sino escribir una novela y, pa' rizar el rizo, además es gay. Curiosamente, la homosexualidad enclosetada de Tomasso es sólo uno de los muchos secretos que ocultan todos los miembros de esta "familia muy normal". Mi crítica, en el Primera Fila del viernes pasado de Reforma.