miércoles, 10 de octubre de 2012

Baseball






Octubre es el mes de los playoffs de Ligas Mayores y, por supuesto, de la Serie Mundia. Y el mes, qué casualidad, en el que veo menos cine.
Hace muchos años vi en televisión Baseball (1994), la teleserie documental deportiva dirigida por Ken Burns. Tenía los programas grabados en unos estorbosos VHS que hace tiempo terminaron en el bote de la basura. Con el paso de los años, me hice de la serie en DVD -y, el año pasado, compré la secuela en BD, obra de la cual aún no he escrito. Mea culpa.
En fin: este artículo lo publiqué hace una década en la revista beisbolera sinaloense Puro Beisbol. Con algunos cambios mínimos, nomás porque es octubre y porque sí, va el rescate: 
             

El baseball está lleno de paradojas. Es un juego que tiene un aire campirano, rural, bucólico, pero en realidad se desarrolló, en la segunda mitad del siglo XIX en las grandes ciudades industrializadas de los Estados Unidos: Nueva York, Chicago, Boston, Detroit, San Luis… Es un juego profundamente conservador cuyas reglas básicas han cambiado relativamente poco desde hace un siglo (las grandes novedades serían la creación del bateador designado y la aparición de los relevistas, sean “preparadores” y “cerradores”) y, sin embargo, fue el primer deporte profesional estadounidense que rompió la barrera del color al aceptar a Jackie Robinson con los Dodgers de Brooklyn en el lejano 1947.
            Es un juego que permite a un individuo brillar de manera independiente pero, sin un equipo sólido detrás o delante de esa superestrella, es muy probable que ésta nunca pueda ceñirse un anillo de Serie Mundial (Ty Cobb no pudo hacer ganar a los Tigres de Detroit, Ted Williams no rompió “la maldición” de los Medias Rojas de Boston). Es un juego que, como dicen algunos, cualquiera puede jugar: parece fácil lanzar una pelota, parece sencillo hacer un doble-play, parece muy simple pegarle a la pelota con un bat, pero ¿usted lo ha intentado? Y si lo ha intentado, ¿de verdad lo hace tan bien como esos que usted critica?
            Es un juego en donde se pierde o se gana (no existen los empates, por supuesto), pero nunca las derrotas ni los triunfos son para siempre: cualquier aficionado al baseball sabe que, por más eficiente que sea su equipo, perderá –por lo menos— uno de cada tercer juego y, en contraste, por más mediocre que sea su novena favorita, ésta ganará –por lo menos— uno de cada tres juegos jugados. Es un juego en donde ningún triunfo, ninguna corona, nada, de hecho, es seguro: ni siquiera estar tres juegos abajo en una serie de siete juegos significa la derrota. Los Charros de Jalisco, los Tomateros de Culiacán o los Medias Rojas de Boston lo han demostrado. Finalmente, es un juego en donde el más grande bateador de todos los tiempos (Ty Cobb con .367 de bateo de por vida) no conectó de hit en seis de cada diez ocasiones en la que se plantó frente a un pitcher. Dicho de otra manera: en el baseball nadie, ni el más grande de todos (sea Ruth, Cobb, Williams, DiMaggio, Bonds), es más grande que el juego.
            Palabras más, palabras menos, muchos de estos argumentos vienen al inicio de Baseball (Ídem, EU, 1994), sin duda la más grande serie televisiva deportiva realizada en los Estados Unidos. Dirigida por el gran documentalista Ken Burns (responsable de los magníficos filmes documentales The Civil War/1991 y, más recientemente, Jazz/2001), Baseball fue exhibida por la pantalla chica mexicana hace varios años, pero también está disponible en una extraordinaria colección de 9 DVDs, cada uno de más de dos horas de duración (es decir: más de 20 horas del rey de los deportes). Con imágenes fotográficas, fílmicas y televisivas (dependiendo de la época que se trate), Baseball nos entrega la crónica del juego americano por excelencia, con sus héroes (Ruth), sus villanos (Cobb), sus hombres admirables (Mathewson), sus hombres quebrados (Rose), las grandes hazañas (la atrapada de Mays) y los grandes fracasos (los Medias Rojas de Boston entre 1918 y 2004).
            Además de los nueves “innings” (capítulos, pues) de Baseball, la colección ofrece un DVD extra con documentales, trivias, entrevistas y una historia resumida del deporte rey. Un regalo perfecto para cualquier obseso del beis… como quien esto escribe.

8 comentarios:

adayin dijo...

Bendito Octubre, bendito deporte y por supuesto, benditos Yankees (malditos red sox, orioles y tigers actualmente) Completamente de acuerdo, ninguno es más grande que el juego. Se considera un gran avg. de bateo arriba de .275 y un ERA de 2.00 (menos de eso, el pitcher es cercano a un Dios)

Nunca he podido tener el privilegio de ver la serie. Tarjetazo Amazon y amonos a ver el juego al rato :)

Joel Meza dijo...

Y te faltó que el sábado empieza la LMP.
Ah, y el Dío es joto.

Diezmartinez dijo...

Adayin: Y la nueva edición trae el décimo inning, que es fabuloso. Cubre de los 90 hasta la actualidad.

Joel: Sicierto. Lo primero. Lo segundo, no me consta.

Anónimo dijo...

Ya lo vi que anda viendo al vampirito cara pálida en "Bel Ami" Don Diezmartinez!

Guillermo dijo...

Tan bien que iba este blog...

No es cierto, Earnest. Me late un buen el blog aunque te guste el beis.

Joel Meza dijo...

Y mira, ganaron los Aguilas...

Fernando dijo...

Hola Ernesto. Una pregunta ¿está subtitulada? Gracias

Diezmartinez dijo...

Fernando: La edición que está en la entrada, sí. Al español, de hecho. Puedes hacer click en la liga y te llevará a ese paquete. Yo tengo una edición anterior, que sólo tiene subtítulos en inglés.