miércoles, 24 de octubre de 2012

El cliché que yo ya vi/CVII






El montaje de la juerga:

Este cliché dice así: nada mejor para retratar una pedota que una secuencia de montaje. Puede ser cierto. Por pura antigüedad el recurso merecería una estatua en Reforma: ya en So this is Paris de 1926 hay un fiestón de aquellos apresurado por un montaje febril. Por supuesto que en la gran película del alcohol (Días sin huella, 1945) hay uno, con el pobre Don Birnam en la eriza en busca de una casa de empeños. Un año después encontramos el recurso en los delirios del buen borracho Martin Blair en Él ángel negro. Para los ochenta ya era materia prima para la parodia. Los Simpson, que a la hora de recocer lugares comunes no tenían par, propusieron dos montajes así en los noventa: el del viaje de azúcar de Bart y Millhouse y el de la “borrachera más grande de la historia” (“the bender to end all benders”) de Krusty en The last temptation of Krust (T9E15). Darren Aronofsky, ese repetidor de clichés, lo hizo con toda naturalidad en Réquiem por un sueño... como tres veces. Breaking bad es conocida, también, por su propensión a la montage sequence. Por supuesto que tienen una de fiesta enloquecida chez Jesse Pinkman al ritmo de Unga Bunga Bunga. (El capítulo es Thirty-Eight Snub de la T4, 2011.) Y, bueno, en Community, volteadores de clichés, está esta, excelente, que refiere no sólo a la interminable lista de montajes de borracheras sino a la escena del baile en The Breakfast Club, ochentenazo favorito del gran Abed. También es de 2011:



Ya para acabar les diré esto: ningún montaje alcohólico o de cualquier otra droga, ni en serio ni con ironía ni como parodia ni como saludo o guiño, ha logrado alcanzar el delirio de este, que está en Moontide de 1942. Aguas:


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bueno que toca el tema de Breaking Bad, tengo tiempo pensando que debería dedicarle unas líneas a la serie, aunque no sé qué tan de cerca la ha seguido. Si la ha visto, como lector asiduo le pido que cuando tenga tiempo escriba algo sobre la serie, más ahora que su final está "cerca".

frit zio dijo...

El montaje de la juerga, mira nada más...

Liga a The Lost Weekend es una invitación al delirio

Montar en los excesos y en la embriaguez de los sentidos por culpa de una sugerencia amiga, no tiene precio

Saludos
Muchos
Ubicuos
De cruda

Diezmartinez dijo...

Anónimo: No conozco la serie. Apenas estoy entrando a Louie. Luego le sigo a Breaking Bad. Alonso Ruvalcaba, el autor de esta entrada, me ha señalado la valía de esta serie. (Y tampoco he visto Homeland, por cierto).

Saludos, estimado fritzio.

adayin dijo...

Uff Breaking Bad!!! Por favor pronto dedica unas lineas a ella. Y hablando de ella y el montaje de juerga, también sucede algún que otro montaje no de alcohol sino de drogas. Que muchas veces son muy parecidos.

Por ejemplo, en Looper, muy al inicio, cuando él se coloca con las gotas en los ojos y casi atropella a un niño (no es spoiler, lo juro) bien podría ser interpretado con juerga de chelas y no de drogas

Y de Los Simpson, jajajaja, el recuerdo más presente es ese de Homero despertando con los ojos inyectadisimos de sangre, crudisimo, con barba como de tres dias, que los niños le preguntan que fue lo que paso la noche previa y el empieza a recordar en un montaje de cine mudo, imaginando la cantina de Moe como un bar respetable y elegante... Y luego hay un super que dice "escena perdida" y es sustituida por Homero bailando con serafines... jajajajaja...

Ya, perdon, me acorde

adayin dijo...

Aca el link

http://www.youtube.com/watch?v=kWTVYEggatE

jajaja, ya pues

Joel Meza dijo...

Ah, la peda en Ted, con todo y Flash Gordon en persona, excelente ejemplo todavía en cartelera.

Diezmartinez dijo...

Adyain: Breaking Bad anotada en la lista de pendietes.

Joel: Faltó: ¡Caradeconejo!