lunes, 26 de noviembre de 2012

54 Muestra Internacional de Cine/VII





Con su más reciente película, Gebo y la Sombra (Gebo et l’ombre, Francia-Portugal, 2012), el centenario cineasta portugués Manoel de Oliveira consolida su posición como el venerable dinosaurio fílmico que es. No sólo por su edad –casi 104 primaveras- ni por los muchos años de trabajo a cuestas -81, para ser exactos-, sino por un tipo de puesta en imágenes que nos remite a los años 10 y 20 del siglo pasado, cuando se empezó a desarrollar el estilo que David Bordwell ha calificado como “la estética tableau”...

Mi crítica completa, en la sección cultural de Reforma del día de hoy. 

4 comentarios:

Christian dijo...

¿Esa estética tableau, es como la de Raul Ruiz?

J Luis Rivera dijo...

Sólo he visto dos cintas de Oliveira ("O Convento" y "El Extraño caso de Angélica"), y aunque la segunda no me gustó como pensé que lo haría, ambas me dejaron un buen sabor de boca. Mi duda sería, de entre tan larga carrera, ¿Qué se recomendaría ver? ¿Tienes alguna favorita?

frit zio dijo...

Un golpe sólido a muchas vanidades, más allá de la permanencia. Lucidez y puesta en imagen o en retablo o en (casi) inmovilidad pero con la sapiencia del que cuenta y de sus cómplices, esos casi fantasmas de jorobado (el nombre original de la pieza teatral: en portugués, joroba) que son los fantasmas de un tal manoel devenidos cómplices y ajadas constancias de miradas (Lonsdale, Moreau, Cardinale) más allá de los efectos y las ostentaciones del cine en el siglo XXI...
Y un cronométricamente exultante borde musical, que culmina con los últimos (o casi) compases de la luminosa y estridente sinfonía 15 de Shostakovich): todo para enmarcar una puesta en aparadores de un texto que, alguien lo ha dicho, prefigura al Godot de Beckett...
No se trata nada más de vivir ciento cuatro años (que se dicen rápido) sino lo que significa transitarlos y seguirnos dando pinceladas, trazos, de lo humano.

Diezmartinez dijo...

Christian: Similar, en efecto. Aunque en el caso del portugués, más radical.

J Luis: Creo que Viaje al Principio del Mundo y Regreso a Casa.