lunes, 10 de diciembre de 2012

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCX



Moonrise Kindgom: un Reino Bajo la Luna (Moonrise Kingdom, EU, 2012), de Wes Anderson. El más reciente largometraje de Anderson el bueno -porque este año hubo otros dos Anderson: el no tan bueno (PTA) y el muy malo (P.W.S.A)- puede que sea más de lo mismo, pero con una bienvenida ternura que le era ajena y con nuevos elementos en el extendido reparto adulto, especialmente un conmovedor Bruce Willis. Mi critica en el Primera Fila de Reforma del viernes pasado. 

Años Después (México, 2011), de Laura Gárdos Velo. La vi el año pasado en Guadalajara 2011 y, de hecho, estuvo en la lista de lo peor que vi el 2011. Escribí unas líneas en el día cuatro de Guadalajara 2011.

Americano (Ídem, Francia, 2011), de Mathieu Demy. Muy fallida opera prima del hijo de Jacques Demy y Agnès Varda. La vi en el Riviera Maya 2012 en el día cinco.

La Posesión de Sally (When the Lights Went Out, GB, 2012), de Pat Holden. Supuestamente basada en hechos reales -"el más violento Poltergeist sucedido en la Gran Bretaña"-, esta cinta nos muestra la llegada de una familia nuclear clasemediera -papá, mamá, hija adolescente- a su nueva casa en el Yorkshire de mediados de los años 70's. Antes de que usted pueda deletrear Amytiville, la diecisieteañera del título, Sally (Tasha Connor), descubrirá que ella y sus papás no están solos en esa casa. Al principio, los bruscos padres (magníficos Steven Waddington y Kate Ashfield) no le creen, pero cuando el fantasma de marras empieza a tirar cosas por toda la casa, manosea a la mamá en la cama y corretea al papá en el cobertizo, todo mundo queda convencido de que sí, hay un fantasma, y no tan amigable como el de Canterbury... o a lo mejor sí. De cualquier forma, la familia no puede darse el lujo de abandonar la casa: no tienen a dónde irse y están cortos de dinero.
Aunque no del todo satisfactoria, esta bien producida y mejor actuada película de espantos alterna la capciosa descripción social, la tirante crónica de las tensiones internas de una familia cualquiera y una convencional cinta de fantasmas, con todo y exorcismo climático incluido. No se trata, ni con mucho, de lo mejor que puede ofrecer la fórmula "poltergeist" -la cinta hómonima de Tobe Hooper de 1982 sigue siendo muy superior-, pero sí aguanta el palomazo del fin de semana.

2 comentarios:

Agustín T. Galván dijo...

"el no tan bueno (PTA)" ¡Santos Nolan, caraconejo, agarraos!

Diezmartinez dijo...

Agustín: Nah... Nadie cayó en la provocación. No dijera algo malo de Nolan, porque ya me habrían hackeado.