Envíos gratis a México

lunes, 30 de abril de 2012

The Avengers: Los Vengadores




Después de casi un lustro de estar rizando el rizo, con las sucesivas presentaciones en sociedad de los emblemáticos súper-héroes marvelianos -Iron Man: el Hombre de Hierro (Favreau, 2008) y secuela (Favreau, 2010),  Hulk: el Hombre Increíble (Leterrier, 2008), Thor (Branagh, 2011) y Capitán América: el Primer Vengador (Johnston, 2011)-, he aquí finalmente The Avengers: los Vengadores (The Avengers, EU, 2012), la esperada reunión en la que, a los súper y anti-héroes ya mencionados, se les ha agregado el letal arquero Hawkeye y la sexy asesina Black Widow, ya vistos en alguna de las películas anteriores.
                Esta media docena de “vengadores” son reunidos por Nick Fury (Samuel L. Jackson), cabeza de la misteriosa SHIELD, pues el maléfico y ególatra Loki (Tom Hiddleston ganándose la papa), el hermano adoptado/resentido de Thor (Chris Hemsworth), ha llegado de Asgard para apoderarse de un chunche muy importante llamado Tesseract que, por lo que entiendo, es el portal para entrar a otra dimensión y, de pasada, una fuente inagotable de energía.
                Loki viene a la Tierra a sojuzgar a toda la humanidad con la ayuda de un ejército de “chitauris” que, fuera de ser bastante feos, no resultarán gran amenaza al final de cuentas, pues terminarán siendo pan comido para los vengadores después que éstos se ponen de acuerdo y dejan de estar cabuleándose uno al otro (“Mi escudo es más grande que el tuyo”, “Yo me enojo y no hay quien me aguante”, “Yo soy más listo que todos ustedes juntos”, “Mi papá gana más dinero que el tuyo”).
                Debo confesar que no me di cuenta de la duración de la película sino hasta que salí del cine: casi dos horas y media durante las cuales no me aburrí demasiado gracias a un generoso vaso mediano de palomitas con chile jalapeño y las modestas pero consistentes virtudes de la cinta. A saber: las ingeniosas one-liners que suelta de principio a fin Tony Stark/Iron Man (Robert Downey Jr.); la seria interpretación de Mark Ruffalo como el tímido Dr. Bruce Banner, temeroso de convertirse en “el otro tipo”;  la oportunidad de lucimiento –en más de un sentido- que le dan a la siempre bienvenida Scarlett Johansson; y un muy coherente tono de comedia relajienta que el director Joss Whedon logra sostener, incluso en la archiconvencional resolución en la que todos los súper-héroes están colocados alrededor de uno de ellos, inconsciente, acaso muerto, hasta que Hulk rompe el encanto con chico gritote que despierta a todos (“Díganme que ninguno de ustedes me besó”).
                Ya lo he dicho en otras ocasiones: las películas basadas en cómics –y los cómics en sí- nunca han sido una prioridad para mí. Por lo mismo, mi conocimiento al respecto es muy limitado. Sin embargo y más allá de filias, fobias y fanboyismos, no veo en The Avengers: los Vengadores a esa obra maestra del cine-de-súper-héroes-de-cómics que algunos han apuntado todo este fin de semana. Si de cine se trata, creo que cualquiera de los siguientes filmes es muy superior a The Avengers: el primer Superman de Donner, los dos Batman de Tim Burton, los Hombres Arañas de Raimi, el primer filme de X-Men, el segundo Batman de Nolan y dos películas que, curiosamente, no están basadas en ningún comic: Darkman: el Rostro de la Venganza (Raimi, 1990) y, por supuesto, El Protegido (2000), la mejor película de Shyamalan.

domingo, 29 de abril de 2012

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXXIX

 

Un fin de semana curioso. Alrededor de uno de los taquillazos más previsibles del año, un par de cintas latinoamericanas y una elegía dancística en 3D. El taquillazo es, por supuesto, The Avengers: Los Vengadores (The Avengers, EU, 2012), la esperada reunión super-heroica de Iron Man, Capitán Américan, Thor, Hulk, Hawkeye y la sexy Black Widow en contra del maloso y ególatra Loki, hermano de crianza de Thor. Como escribiré de esta cinta en un par de días más, sólo agregaré que me ayudaron a pasar las palomitas medianas las ingeniosas one-liners de Iron Man, los gruñidos de Hulk y los planos nalgamericanos -Josué Corro dixit- de Scarlett Johannson. Lo demás es lo de menos.
En contraste, Cuchillo de Palo/108 (2010) es un interesante y hasta conmovedor documental que vi en Guadalajara 2010 y del cual ya escribí en este mismo blog hace un año. En cuanto a Turistas (Chile, 2009), de Alice Scherson, se trata de una cinta minimalista-femenina en la que una mujer es abandonada por su marido en plenas vacaciones después de que ella le confiesa haber abortado un hijo suyo. Yo vi esta película hace un año pero, cosa rara, no escribí más que un par de líneas en las que apunto que es un ejercicio muy menor. Debe serlo, en efecto, porque no me causó gran impresión: recuerdo poco de ella.
Pina 3D (Ídem, 2011), de Wim Wenders, debería ser la cinta de la semana. Como en La Invención de Hugo Cabret (Scorsese, 2011) y La Cueva de los Sueños Olvidados (Herzog, 2010), he aquí un cineasta de verdad que quiere explotar artísticamente el jueguito de marras. Sólo con este tipo de autores vale la pena pagar el extra al que obliga la tercera dimensión. 

jueves, 26 de abril de 2012

El Vengador Anónimo




Cuando tuve que reseñar, hace varios, Valiente (2007), de Neil Jordan, apunté que no se trataba más que de una revisión, en femenino, del seminal thriller de “vigilantismo” El Vengador Anónimo (Death Wish, EU, 1974). Esta afirmación no descansaba en mi (nada) infalible memoria, sino en el hecho de que, enterado de la trama general de Valiente, me di a la tarea de volver a ver la famosa película setentera dirigida por el modesto artesano Michael Winner. 
Recuerdo que la encontré en un DVD modestísimo (pantalla completa, sonido estéreo) que no tiene más extras que el trailer original de la primera secuela, dirigida por el propio Winner en 1982. Después de revisar El Vengador Anónimo no sólo me quedaron claras las similitudes dramáticas e ideológicas que tiene esta cinta con la citada Valiente, sino algo más: el hecho que el filme de 1974 es muy superior a la versión dirigida por Jordan.
Debo aclarar: la superioridad a la que me refiero no reside en el aspecto visual –Jordan es mucho mejor cineasta que Winner- sino, más bien, a la sinceridad de su discurso. Uno podrá estar en contra de lo que plantea El Vengador Anónimo –en lo personal, yo lo estoy-, pero no puedo negar la claridad de lo que propone y la crudeza con la que construye sus alegatos. La cinta de hace casi 40 años no busca coartadas de ninguna especie: está a favor del bíblico “ojo por ojo”, de la posesión y uso de las armas de fuego, y propone que no hay mejor delincuente que el delincuente muerto.
Estamos en el Nueva York de aquel ya lejano presente, el anterior al “cero tolerancia” de Giuliani. Según la película de Winner, la Gran Manzana de esa época estaba atestada de violadores, ladrones, criminales, asaltantes. Es un retrato tan extremo y paranoico de la urbe que los que reseñaron el filme en su momento –como el ineludible Roger Ebert- mencionaron que el filme parecía estar ubicado en un apocalíptico futuro cercano, cuando la ley y el orden habían desaparecido por completo.
En todo caso, en este susodicho ambiente hiper-realista, el liberal arquitecto encarnado por Charles Bronson –que en su juventud fue un pacifista que llegó a ser objetor de conciencia en la guerra de Corea- sufre la muerte de su mujer (Hope Lange, famosa por su protagónico en la teleserie El Fantasma y la Señora Muir/1968-70) y la violación de su hija, atacadas por un trío de animalescos asaltantes (uno de ellos, un jovencísimo Jeff Goldblum, por cierto). Después de la tragedia, Bronson viajará por razones de trabajo al “salvaje oeste” –bueno, en realidad a Phoenix- en donde el traumatizado arquitecto hará migas con un vaquero/constructor que le hará un singular regalo: un viejo revólver calibre .32. De regreso a la gran ciudad, Bronson se transformará en “el vengador anónimo” del afortunado título en español: un “conciente” ciudadano que tomará las calles de la Gran Manzana como si fueran callejuelas del lejano oeste.
La cinta no se detiene en sutilezas en su repelente discurso revanchista y ultraconservador: aboga por la libertad que tiene el ciudadano para portar armas y defender su patrimonio y a sí mismo. La concepción que defiende El Vengador Anónimo no es la de la ley, sino la de la justicia “pronta y expedita” que se logra a balazo limpio, sin abogados ni jueces de por medio.
El filme es atractivo exactamente por eso: por la directa brutalidad de su trama que tiene una adecuada contraparte en la cruda dirección funcional de Michael Winner que, cuando quiere señalar algo dramáticamente trascendente, no se le ocurre más que un corte directo al rostro pétreo de Charles Bronson en el papel que lo convertiría, junto con el Clint Eastwood de Harry el Sucio (Siegel, 1971), en el icono del cine violento de los 70. Años después, Eastwood lograría sacudirse este sambenito. Bronson, jamás.

El Vengador Anónimo se exhibe hoy en un programa doble de Charles Bronson, en el Museo Carrillo Gil, a partir de las 14 horas. La película que acompaña a este filme es otro clásico de los 70: El Peleador Callejero (Hill, 1975). 

miércoles, 25 de abril de 2012

DVD Verse: A la Orilla del Río



Exhibida en la 51 Muestra Internacional de Cine a fines de 2009, A la Orilla del Río (London River, Francia-GB-Argelia, 2009), quinto largometraje de Rachid Bouchareb, nunca conoció exhibición comercial en México, aunque ya apareció, hace unas semanas, en DVD nacional. Es una pena que Bouchareb sea (casi) un desconocido en el país porque esta película y su anterior, la más ambiciosa y lograda Días de Gloria (2006) -que sólo se presentó en algún FICCO y en Africala 2009- merecen la atención del cinéfilo más exigente.
La granjera viuda Elisabeth Somers (Brenda Blethyn) vive en Guernsey -una isla británica que está en el Canal de la Mancha, muy cerca de Francia-, en donde se entera de los atentados territoristas del 7 de julio de 2005 en Londres. Después de ver las noticias por la televisión, la mujer llama por teléfono a su hija, una estudiante que está viviendo en la ciudad del Big Ben. La muchacha no responde ese día. Ni al día siguiente. Ni al otro. Desesperada, Elisabeth toma el ferry, llega a tierra inglesa y arriva, finalmente, al barrio multicultural londinense "inundado de musulmanes" en donde vive su hija. Por ahí, se cruza en su camino y en su propia búsqueda, un delgadísimo hombre proveniente de Malí, Ousmane (Sotigui Kouyaté, ganador del Oso de Plata en Berlín 2009 por esta actuación), que está procurando a su hijo, Alí, de quien no sabe nada desde que el muchacho era un niño de seis años.
La historia, escrita por el propio Bouchareb, es todo lo políticamente correcta y previsible que usted se puede imaginar: el grave hombre solitario que abandonó a mujer e hijo para irse a trabajar a Francia y la terrenal granjera viuda que en realidad conoce poco a su hija, son dos extraños que se irán conociendo en la medida que están obligados a compartir su búsqueda, su esperanza, su dolor. Kouyaté -un veterano actor teatral cuyo último trabajo en cine fue este, pues falleció a inicios de 2010- dota de enorme dignidad a su viejo inmigrante de pocas palabras, pero es Blethyn quien resulta desgarradora por lo verosímil de su personaje: su Elisabeth es una mujer sencilla, elemental, que puede ser odiosamente prejuiciosa sin dejar de ser ingenua ("Pero, ¿quién quiere aprender árabe") y que, en el fondo, sabemos que es una muy buena persona. 
Blethyn es una actriz inteligente y generosa: no cae en ningún histrionismo excesivo y construye un magnífico rapport melodramático al lado del gravísimo Monsieur Kouyaté. Son ellos dos los que elevan a grandes alturas este buen melodrama que merece tener más público.

lunes, 23 de abril de 2012

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXXVIII




Flor en Otomí (México, 2011), de Luisa Riley. Puedo estar equivocado, pero creo que este es el primer largometraje documental de la veterana documentalista televisiva Luisa Riley, que cuenta en su haber con varias biopics producidas por el canal 22 sobre Gironella, Gurrola, Paico Ignacio Taibo I y demás. 
Flor en Otomí es un sólido recuento de la vida y la muerte de Deni Prieto Stock, una jovencita de apenas 19 años de edad que un día, a fines de 1973, se había despedido de sus padres -él, intelectual de izquierdas, hijo de (nada menos) Jorge Prieto Laurens; ella, judía y de familia inmigrante y atea- para irse a la guerrilla, en concreto, a una casa de seguridad que el Frente de Liberación Nacional (FLN) tenía en Nepantla. Un 14 de febrero de 1974 las fuerzas de seguridad entraron a la "Casa Grande" del FLN echando bala y mataron a cuatro militantes. A Deni, de nueve balazos. 
Riley reconstruye no tanto los hechos específicos sino la personalidad de la pequeñita pero voluntariosa Deni a través de los testimonios de su hermana Ayari, de una compañera sobreviviente del FLN y de los muchos amigos/pretendientes/compañeros que tuvo Deni -que significa flor, en otomí-, esa inolvidable muchacha de manos pequeñas y anteojos enormes. Por supuesto, se trata no sólo de recordar a Deni sino a toda una época, a toda una generación.

Una Separación (Jodaeiye Nader az Simin, Irán, 2011), de Asghar Farhadi. Si Hitchcock hubiera dirigido un melodrama moral/familiar habría hecho algo como esto: una película realizada con gran dominio técnico, llena de suspenso y con incesantes vuelta de tuerca. Uno de los mejores filmes del año. Mi crítica, en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado. 

¿Sabes Quién Viene? (Carnage, Francia-Alemania-Polonia-España, 2011), de Roman Polanski. A pesar de las limitaciones de la premisa y el escenario -un departamento con dos parejas matrimoniales discutiendo de principio a fin-, Polanski y su reparto dan cátedra de cómo hacer cine. No es una obra mayor de Polanski, pero es mejor que casi todo lo que vemos cada fin de semana en la cartelera comercial. Mi crítica, esta misma semana. 

El Fantasma de Madeline O'Malley (The Inkeepers, EU, 2011), de Ti West. Esta es una película curiosa. Inicia como una suerte de nueva versión de Detrás del Mostrador (Smith, 1994) y, luego, poco a poco, se va transformando en una efectiva película de fantasmas. 
Claire (Sara Paxton) y Luke (Pat Healy) trabajan como recepcionistas/camareros/botones/corre-ve-y-dile en el "Yankee Pedlar Inn", un hotelucho de Conneticut que está a punto de cerrar en ese mismo fin de semana. De hecho, el hotel está completamente vacío a no ser por unos cuantos huéspedes: una joven madre con su hijito, una actriz convertida en psíquica (Kelly McGillis, reaparecida e irreconocible) y un anciano que ha llegado de último minuto. Ah, y el fantasma del título, que Luke busca grabar para sacarle algo de dinero al website de fantasmas que ha construido. En cuanto a la inquieta Claire, ella quiere ver al fantasma porque... porque... en realidad, porque no tiene nada mejor que hacer. La comedia va cediendo terreno hacia una baratona pero eficaz relectura de El Resplandor (Kubrick, 1980), con todo y el hotel  vacío, dominado por sus fantasmas enmuinados. Un buen palomazo para los amantes del género.  


domingo, 22 de abril de 2012

BAFICI 2012: Impresiones estrelladas



Aclaro: no estuve en Buenos Aires pero igual pude dar cuenta de algunas películas programadas en el BAFICI 2012 que ya vi en algunos de los festivales que he asistido en los últimos meses o que pude ver, sea gracias a los screeners apilados en mi estudio, sea gracias a esa maravilla que es Festival Scope.  Como en otras ocasiones, las calificaciones positivas van de uno a cuatro asteriscos; las negativas, de una a dos cruces.


El Topo/El Espía que Sabía Demasiado (Tinker Tailor Soldier Spy, GB-EU, 2011), de Tomas Alfredson. Foco: Tomas Alfredson: ****

Criatura de la Noche: Vampiro/Déjame Entrar (Lat den rätte komma in, Suecia, 2008), de Tomas Alfredson. Foco: Tomas Alfredson: *** 1/2

El Día que Él Llega (Book chon bang hyang, Corea del Sur, 2011), de Sang-soo Hong. Trayectorias: ***

Esta No Es una Película (2011), de Jafar Panahi y Mojtaba Mirtahmasb. Trayectorias: ***

Tomboy (Francia, 2011), de Celine Sciamma. Competencia internacional: ** 1/2

La Demora (México-Uruguay, 2012), de Rodrigo Plá. Panorama: ** 1/2.

Un Mundo Secreto (México, 2012), de Gabriel Mariño. Adolescencias: ** 1/2

Papirosen (Argentina, 2011), de Gastón Solnicki. Competencia argentina: ** 1/2


Ha-Shoter (Israel, 2011), de Nadav Lapid. Competencia internacional: **

De Jueves a Domingo (Chile-Holanda, 2011), de Dominga Sotomayor. Cine del Futuro: **

Snowtown (Australia, 2011), de Justin Kurzel. Competencia internacional: **

Bonsái (Chile-Argentina-Portugal-Francia, 2011), de Cristián Jiménez. Competencia internacional: **

Salsipuedes (Argentina, 2012), de Mariano Luque. Competencia argentina: **

La Maladie Blanche (Francia, 2011), de Christelle Lheureux. Cine del Futuro: **

Exportaciones Extrañas: una Historia de Navidad (Rare Exports, Finlandia-Noruega-Francia-Suecia, 2010), de Jalmari Helander. Nocturna: **

Sentados frente al Fuego (Chile-Alemania, 2011), de Alejandro Fernández Almendras. Panorama: * 1/2

Escuela Normal (Argentina, 2012), de Celina Murga. Función especial: * 1/2 

Bestiario (Bestiaire, Canadá-Francia, 2012), de Denis Côté. Cine del Futuro: * 1/2

Hollywood Talkies (España, 2011), de Óscar Pérez y Mia Ribot. Cine + Cine: *

El Salvavidas (Chile, 2011), de Maite Alberdi. Panorama: *

El Cuaderno de Barro (España-Suiza, 2011), de Isaki Lacuesta. Trayectorias: *

Los Últimos Cristeros (México-Holanda, 2011), de Matías Meyer. Cine del Futuro: +

L'Âge Atomique (Francia, 2012), de Héléna Klotz. Adolescencias: +

Hu-Enigma (Hu, Brasil, 2012), de Pedro Urano y Joana Traub Csekö. Odiseas del Espacio: Cine y Arquitectura: +

Palácios de Pena (Portugal, 2011), de Gabriel Abrantes y Daniel Schmidt. Adolescencias: +

Clip (Klip, Serbia, 2012), de Maja Milos. Competencia internacional: ++





BAFICI 2012/VII y última



El BAFICI 2012 ha terminado hoy, aunque desde ayer sábado se dieron a conocer a los ganadores. No puedo hacer juicios desde tan lejos y sin haber visto la mayoría de las cintas en competencia, pero tuve suerte porque gracias a Festival Scope pude revisar tanto la ganadora argentina Papirosen (Solnicki, 2011) -de la cual escribí en esta entrada- como la triunfadora en la sección internacional, la cinta israelí Ha-Shoter (título en inglés: Policeman). 
He seguido desde México lo que escribieron los colegas argentinos de su Festival Internacional de Cine Independiente y aunque parece que hay una suerte de consenso en que los premios no estuvieron tan mal repartidos, sí hay claras diferencias en cuanto a la ganadora de la competencia internacional, Ha-Shoter (Israel, 2011), dirigida por Nadav Lapid: mientras algunos críticos afirman que se trata de una gran película, otros alegan que fue una vergüenza que ganara el premio principal. Para ser francos, no estaba entre mis prioridades ver este filme, pero como fue la cinta ganadora y como está disponible para su revisión en Festival Scope, ver la opera prima del señor Lapid resultaba obligado.
Y, ¿por fin?  ¿Es tan buena/mala como dicen? Interesante, yo diría. Ubicada en el Tel Aviv contemporáneo, la cinta, escrita por el propio cineasta debutante, está dividida drásticamente en dos segmentos que, hacia el final, se unirán de manera inevitablemente trágica. En la primera parte, seguimos al joven agente contra-terrorista Yaron (Yiftach Klein), felizmente casado y esperando su primera hija. El tipo no puede estar más satisfecho de lo que es y de lo que hace: sus cuatro compañeros en la policía son igual de machos que él, suelen reunirse todos con sus familias e hijitos a comer y a jugar, y tiene claro que el enemigo de Israel -"el país más bello del mundo"- son los terroristas que, por supuesto, no pueden ser más que árabes. El sentido de grupo es tal que cuando Yaron y sus cuatro camaradas son acusados de abusos en contra de una familia palestina, todos acuerdan que uno de ellos, que muy probablemente esté muriendo de cáncer en el cerebro, cargue con toda la culpa.
Sin embargo, los terroristas no necesariamente son árabes. Ni siquiera en Israel. Hacia la mitad de la cinta vemos a un grupo de punks que destruyen el auto de una muchacha que luego sabremos que se llama Shira (Yaara Pelzig), que tiene 22 años, que viene de una familia de dinero y que es parte de un cuarteto de jóvenes radicales de izquierda que están planeando un atentado contra los más ricos de Israel, para dar a conocer que su país es el más inequitativo del mundo occidental. En esta segunda parte del filme, nos olvidamos de Yaron y sus camaradas para seguir, ahora, a estos cuatro ridículos activistas que, cliché obliga, no provienen de las clases populares: Shira vive en el lujoso departamento de su padres, el líder Nathanael (Michael Aloni) es hijo de un juez, otro sabe tocar virtuosamente el violín y otro más es el hijo de un viejo líder izquierdista que sabe, mejor que nadie, que la aventura de estos cuatro mini-chés está condenada al fracaso y a la inmolación
No será hasta el final cuando las dos historias, la de Yaron y la de Shira, se crucen. Prácticamente al mismo tiempo que las miradas que se lanzan sus personajes. Sólo les resta compartir el desconcierto mutuo, porque no ha habido tiempo -¿ni voluntad?- para algo más. 

jueves, 19 de abril de 2012

Cannes 2012


La lista de nombres es impresionante, como debe de ser. Mexico está en competencia con el bien conocido Carlos Reygadas y, en la sección Una Cierta Mirada, aparece Michel Franco -la fallidísima Daniel y Ana (2009)- con su nuevo filme, Después de Lucía (2012).  A ver cuándo podemos ver los nuevos Audiard, Cronenberg, Garrone, Haneke, Hong, Kiarostami, Loach, Mungiu, Burns, Resnais, Argento... et al.

COMPETENCIA OFICIAL


Jacques AUDIARD
DE ROUILLE ET D'OS




Leos CARAX
HOLY MOTORS




David CRONENBERG
COSMOPOLIS




Lee DANIELS
THE PAPERBOY




Andrew DOMINIK
KILLING THEM SOFTLY




Matteo GARRONE
REALITY 




Michael HANEKE
AMOUR
(LOVE)




John HILLCOAT
LAWLESS




HONG Sangsoo
DA-REUN NA-RA-E-SUH
(IN ANOTHER COUNTRY)




IM Sang-soo
DO-NUI MAT
(THE TASTE OF MONEY)




Abbas KIAROSTAMI 
LIKE SOMEONE IN LOVE




Ken LOACH
THE ANGELS' SHARE




Sergei LOZNITSA
TUMANE
(IN THE FOG)




Cristian MUNGIU
BEYOND THE HILLS




Yousry NASRALLAH
BAAD EL MAWKEAA
(AFTER THE BATTLE)




Jeff NICHOLS
MUD




Alain RESNAIS
VOUS N'AVEZ ENCORE RIEN VU




Carlos REYGADAS
POST TENEBRAS LUX




Walter SALLES
ON THE ROAD
(SUR LA ROUTE)

                                                   
                                                    

Ulrich SEIDL
PARADIES : Liebe
(PARADISE : Love)
 




Thomas VINTERBERG
JAGTEN
(THE HUNT)








***



UN CERTAIN REGARD
 
Ashim AHLUWALIA                   
MISS LOVELY                             

                                                        


Juan Andrés ARANGO
LA PLAYA                                    




Nabil AYOUCH
LES CHEVAUX DE DIEU
(GOD'S HORSES)




Catherine CORSINI
TROIS MONDE




Brandon CRONENBERG    
ANTIVIRAL                                 




Benicio DEL TORO,
Pablo TRAPERO,
Julio MEDEM,
Elia SULEIMAN,
Juan Carlos TABIO,
Gaspard NOÉ et
Laurent CANTET
7 DIAS EN LA HABANA




Benoit DELÉPINE,
Gustave KERVERN
LE GRAND SOIR




Xavier DOLAN
LAURENCE ANYWAYS




Michel FRANCO
DESPUÉS DE LUCIA




Joachim LAFOSSE
AIMER À PERDRE LA RAISON




Darezhan OMIRBAYEV
STUDENT




Moussa TOURE
LA PIROGUE
(THE PIROGUE)




Pablo TRAPERO
ELEFANTE BLANCO
(WHITE ELEPHANT)




Sylvie VERHEYDE
CONFESSION OF A CHILD OF THE CENTURY




Koji WAKAMATSU
11.25 THE DAY HE CHOSE HIS OWN FATE




YOU Le
MYSTERY




Benh ZEITLIN
BEASTS OF THE SOUTHERN WILD    






FUERA DE COMPETENCIA

Bernardo BERTOLUCCI
IO E TE
(ME AND YOU)

                                                        


Eric DARNELLE, Tom MCGRATH
MADAGASCAR 3, EUROPE'S MOST WANTED




Philip KAUFMAN
HEMINGWAY & GELLHORN







Midnight Screenings





Dario ARGENTO
DARIO ARGENTO'S DRACULA




Takashi MIIKE
 AI TO MAKOTO







65th Birthday


                                
                                                 

Gilles Jacob and Samuel Faure
UNE JOURNÉE PARTICULIÈRE




FUNCIONES ESPECIALES
 
Fatih AKIN
DER MÜLL IM GARTEN EDEN
(POLLUTING PARADISE)

                                                      
  

Laurent BOUZEREAU
ROMAN POLANSKI : A FILM MEMOIR




Ken BURNS,
Sarah BURNS,
David MCMAHON
THE CENTRAL PARK FIVE




Sébastien LIFSHITZ
LES INVISIBLES




Claudine NOUGARET,
Raymond DEPARDON
JOURNAL DE FRANCE




Nelson
PEREIRA DOS SANTOS
A MUSICA SEGUNDO TOM JOBIM




Gonzalo TOBAL
VILLEGAS                                   




Apichatpong
WEERASETHAKUL
MEKONG HOTEL