sábado, 9 de febrero de 2013

Ambulante 2013/III



La Última Vez que Vi Macao (A Última Vez que Vi Macau, Francia-Portugal-Macao, 2012), el más reciente largometraje del (prácticamente) desconocido en México Joao Pedro Rodrigues -codirigiendo aquí con su colaborador habitual Joao Rui Guerra da Mata- no es exactamente una película documental, sino un sugerente híbrido entre documental y laficción: un elíptico neo-noir con toda la acción fuera de cuadro y que, al mismo tiempo, funciona como una suerte de melancólico travelogue por los escenarios físicos y mentales de una niñez recuperada en la exótica y añorada Macao.
Ganadora en Locarno 2012 de una Mención Especial, la cinta de de los dos Joao está llena de referencias cinefílicas más o menos evidentes: al noir hollywoodense clásico -voz en off narrativa de Guerra da Mata como el confundido protagonista-, al star-system más glorioso -la interpretación fonomímica de "You Kill Me" de parte de la elusiva Candy (la auténtica transexual Cindy Crash) como homenaje directo a la Jane Russell de Macao (von Sternberg y Ray, 1952)-, y al reflexivo tono ensayístico del gran Chris Marker, pues la enrevesada historia de misterios, encuentros y desencuentros, le sirve a los propios cineastas para explorar el pasado colonial portugués, un poco al estilo -aunque menos vital y emotivo- del también cineasta lusitano Miguel Gomes (Tabú, 2012).
Al final de cuentas, el ensayo visual sobre el paisaje urbano de "Las Vegas de Oriente" termina imponiéndose sobre otros impulsos narrativos. Vemos más escenarios vacíos -habitados por gatos, perros o aves- que personas/personajes, quienes apenas si aparecen fragmentadamente, cuando la acción ya ha sucedido o está sucediendo fuera de nuestra vista. Sólo así, acaso, puede recuperarse la memoria. En retazos, a través de sensaciones, en el mundo de los (en)sueños.

1 comentario:

Christian dijo...

Son Los Joao???? As in "vamos a la playa oh oh oh oh ooooh"