martes, 21 de mayo de 2013

Cuéntamela otra vez/XXVII




Ante la aparición de oooootra versión de Anna Karenina (Ídem, GB, 2012) me di a la tarea de revisar los dos más famosos antecedentes cinematográficos de la novela de León Tolstoi: la Anna Karenina (Ídem, 1935), de Clarence Brown, con Greta Garbo; y la Anna Karenina (ídem, GB, 1948), de Julien Duvivier, con Vivien Leigh.
            La primera película, la de 1935, la había visto hace bastante tiempo y apenas si la recordaba. Se toma muchas libertades con las 700 páginas de la novela de Tolstoi –de hecho, prácticamente toda la historia de Kitty y Levin desaparece de la cinta-, pero Greta Garbo es una perfecta Karenina y Basil Rathbone un flemático y preciso Karenin. Fredrich March, por su parte, es un adecuadamente blando Conde Vronsky.
            El director Clarence Brown, un veterano de Hollywood a estas alturas –Anna Karenina fue su película número 31-, fue uno de los cineastas preferidos de la Garbo, a quien él dirigiría en siete ocasiones. Es fácil adivinar por qué Brown y Garbo se llevaban tan bien: él sabía aprovechar el magnetismo y el misterio de la actriz sueca, sin descuidar en ningún momento la puesta en imágenes, como en esa formidable escena en la que la Karenina de la Garbo sale de la casa, tomada a través de un categórico dolly-back.
El problema con adaptar el texto de Tolstoi es que, a menos que se decida hacer una teleserie más o menos exhaustiva, la historia siempre está centrada en el amor prohibido de Karenina por Vronsky, mientras que la pareja espejo formada por Kitty y Levin (alter ego del propio Tolstoi, no olvidemos), es echada a un lado.



En la versión británica de 1948 producida por Alexander Korda, Kitty y Levin tienen más tiempo en pantalla –aunque tampoco es suficiente- y el director Julien Duvivier, un estilista más elegante que Brown, se da vuelo presentando a sus personajes en escenarios abiertos o cerrados pero igual de descomunales. Las casas enormes, los grandes palacios o el inabarcable campo abierto empequeñecen a los personajes, perdidos en sus egoísmos y tonterías. De nuevo, como en la versión de 1935, el Conde Vronsky –por quien Karenina deja todo: marido, casa, hijo, nombre, honor, lugar en la sociedad- es interpretado blandamente por un tal Kieron Moore. El adverbio “blandamente” es necesario: Anna Karenina busca su propia destrucción por el amor de una desabrida cara bonita que ni siquiera está enamorada realmente de ella.
Sir Ralph Richardson, como Basil Rathbone antes, logra un excelente Karenin, con todo y el tronar de dedos que tanto molesta  a su esposa, una muy afectada Vivien Leigh, a la que nunca pude tomar como una genuina Anna Karenina. Supongo que es mi problema, pero siempre estuve viendo a la futura Blanche Dubois –con un poco de la pasada Scarlett O’Hara- y nunca a Karenina. 
Eso sí, Duvivier y sus adaptadores se dieron a la tarea de iniciar y terminar la película con citas textuales del libro, incluyendo su famoso íncipit (“Todas las familias felices se parecen unas a otras…”), como para presumir la fidelidad a León Tolstoi, a sus personajes y a sus cuitas, una fidelidad más bien teórica porque la complejidad de la relación Levin-Kitty, insisto, se hace un lado para privilegiar, nuevamente, el triángulo amoroso Karenina/Karenin/Vronsky que, a veces, resulta lo menos interesante de todo ese inagotable y fascinante universo literario creado por Tolstoi. 


En cuanto a la Anna Karenina de Joe Wright, sé que es muy aventurado afirmar que esta versión es la mejor de toda la historia –hay 20 adaptaciones entre películas, telefilmes y series televisivas- pero, por lo menos, sí es más interesante que las dos ya mencionadas –y no se diga que la Anna Karenina (1997), de Bernard Rose, con Sophie Marceu, la cual he olvidado por completo.
            Wright y su equipo tomaron una decisión audaz: sin renunciar a ciertos elementos del “cine de papá” histórico/literario –suntuosos escenarios, vestuarios elegantes, ambientación perfecta-, la puesta en imágenes del cineasta inglés y su cinefotógrafo Seamus McGarvey se inclina por un “continuum coreográfico-escénico” (Ayala Blanco dixit) que ubica la historia de Tolstoi en un tono de (casi) desatada tragedia musical en la que nomás falta que todo el reparto se suelte con algún gorgorito ad-hoc.
Así pues, lo que vemos en esta nueva Anna Karenina es que todos los personajes (Anna, Karenin, Vronsky, Kitty, Levin, Oblonsky, Dolly et al) se mueven no en la Rusia de Tolstoi perfectamente reconstruida en estudios y/o locaciones naturales, sino en un mero escenario teatral del siglo XIX, rescatando así, de un simple plumazo, el impulso lírico, desbordado, de las comedias musicales hollywoodenses de los años 30/40/50, en las que un pequeño teatro o un reducido cabaret se transformaban en espacios enormes, vastos, imposibles, capturados por una cámara cinematográfica siempre móvil.
Por supuesto, es lógico que estas audacias estilísticas posmodernas molesten a más de uno, pues se puede alegar que todos estos fuegos artificiales en la forma distraen del fondo de la novela de Tolstoi.  No lo creo: de hecho, el guión, escrito por el dramaturgo Tom Stoppard triunfa en un territorio en el que fracasaron las adaptaciones de 1935 y 1948. Esto es, en balancear de una forma mucho más funcional el triángulo trágico amoroso de Anna/Vronsky/Karenin con la feliz historia de amor entre el idealista propietario Levin y su adorada jovencita aristócrata Kitty. Incluso, Stoppard se da tiempo para mostrarnos la vida y la muerte de Nikoai, el hermano radical de Levin, un personaje fundamental para entender el ánimo revolucionario que se estaba anidando en la decadente Rusia zarista de fines del siglo XIX.
Estoy convencido que el triunfo o fracaso de las distintas versiones que he visto de Anna Karenina inicia en la elección del reparto. En este sentido, Wright estuvo inspirado: Keira Knightley es incapaz de la sensualidad misteriosa de la Garbo, pero su Karenina es más interesante que la de Leigh. Está más francamente erotizada, por supuesto, pero también es mucho menos agradable: más cruel con su marido cornudo, más exigente con su barbilindo e inútil amante, más histérica en su creciente soledad.
Jude Law es un Karenin menos contundente que Basil Rathbone o sir Ralph Richardson, pero más fiel al espíritu del personaje de Tolstoi. Law entrega un personaje más frágil, más víctima que victimario, mucho menos seguro de sí mismo que sus contrapartes de los años 30/40. En cuanto a Vronsky, no hay mucho qué objetar: es interpretado por Aaron Taylor-Johnson (el baboso gringuito mariguano de Salvajes/Stone/2012) y la blandura del actor corresponde a la vacuidad de su personaje. Que Anna eche todo a la borda por la pasión que le provoca la cara bonita y vacía de Vronsky sigue siendo la gran tragedia (¿el gran misterio?) de la novela de Tolstoi.
Quien mejor explota su personaje es, sin duda, Matthew Macfadyen, como el simpático y mujeriego Oblonsky, hermano mayor de Anna. Las interminables aventuras extramaritales de Oblonsky son la injusta imagen especular de la tragedia de Karenina: mientras su hermano es perdonado una y otra vez por sus pecadillos, ella no correrá con la misma suerte. Quien le manda ser mujer y “no seguir las reglas”. 

10 comentarios:

Christian dijo...

Esta película fue de mis favoritas del año pasado.

Todavía recuerdo que fue mi primera función del Morelia Film Fest y la cinta me tuvo en el hola.

Con esos sets teatrales donde los actores entra y salen y de pronto se vuelven escenarios naturales, como esos pastizales donde cosechan verduras los trabajadores de Levin o la estación de tren que por momentos parece real y de pronto se vuelve el "backstage" de un teatro.

O como esa alucinante -para mí- secuencia de la carrera de caballos que a mas de uno le ha caido en el higado, mientras que a mi me fascinó. O esa encantadora y conmovedora escena cuando Levin y Kitty se declaran su amor frustrado con el juego de dados moviendo sus manos al unísono y que Wright remata jocosamente con uno de los personajes sonándose la nariz copiosamente como diciendole al público: "si, está bien que lloren, suénense la nariz" jo

Y bueno, uno de los mejores momentos que vi en cine el año pasado: la compleja y absolutamente vuela-cabezas secuencia de baile entre la Knightley y el Taylor Johnson, donde la cámara va girando alrededor de ellos y a medida que ellos avanzan las demás parejas que bailan, se van congelando y una vez que Keira, Aaron y la cámara pasan de largo, vuelven a tomar vida, como diciendo: "aqui los protagonistas son la cámara y ellos dos, ustedes quitense" fuuuuts!!!

Vi tres veces esta película en el cine y la tengo en bluray. Una maravilla.

:)

Christian dijo...

"murderer.. murderer...!"

Sí, la Knightley hace una gran y radiante Karenina.

Christian dijo...

hey! pero Taylor Johnson no es gringo, es mas inglés que el té y los acantilados albinos de Dover!

Lo de baboso y mariguano tal vez si jeje


marichuy dijo...

La nueva versión de Anna Karenina me gustó mucho: qué puesta en escena más elegante y arriesgada. Aunque yo sí le vi un pero. Uno nomás... pero grande: el badulaque actor que da vida a Vronsky. Cierto que el personaje de Tolstói no es muy brillante, no obstante, me parece que este actorcillo británico no dio ni para eso: es demasiado insípido, mucha cara bonita pero cero talento actoral. En cambio Jude Law, creo, está muy bien como el cornudo y gris Karenin.

Saludos

Ernesto Diezmartinez dijo...

Christian: En la película era un gringuito baboso y mariguano. En la película. En la vida real no dudo que sea una finísima persona y físico nuclear.

Marichuy: Ese es mi punto. En las tres versiones comparadas, sólo en una brilla Vronsky (en la primera), aunque sigue teniendo más fuerza Karenin. Creo que es una buena elección, como apunto: Anna echa a perder toda su vida por un tipo insípido y barbilindo que ni siquiera está realmente enamorado de ella.

Christian dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJA!

eso lo tengo que enmarcar

XD

Pedro dijo...

Creo que apenas una teleserie podría hacerle justicia, ya no sólo al texto de Tolstoi, o a la historia de Lennin y Kitty,sino, si, a la propia historia de Anna y Vronsky/Karenin.

Habiendo leído el libro, al ver la película no podía evitar sentir que estaba viendo en realidad un resumen brevísimo, creo que fue (y es, en cualquier caso) arriesgado intentar llevar al cine una obra así.

Aunque sí, al principio agradecí que se le diera un poco de tiempo a Levin y Kitty, después me di cuenta de que hubiera preferido que esta historia fuera ignorada. Si no recuerdo mal, en el libro ambas historias tienen el mismo peso. Aquí, ambas me parecieron recortadísimas, pero la de Levin, mucho, mucho más.

Pero bueno, fuera de eso me pareció una adaptación/interpretación interesante. La música, cinematografía, Jude Law, impresionantemente fiel al Karenin de la novela y Keira Knightley, que supo expresar en la segunda mitad de la película, el deterioro emocional y mental de Anna.

Ernesto Diezmartinez dijo...

Pedro: Y hay algo más que las dos historias. La otra del Conde Oblosnky, el hermano de Karenina, con sus reflexiones cínicas. Y el hermano de Levin, con su vida radical. La novela es inabarcable. Pero creo que esta película logró, dentro de lo posible, rescatar los temas centrales del libro a través de una puesta en imágenes muy imaginativa.

Joel Meza dijo...

La acabo de ver y concuerdo en todo. Hasta en la acertada elección del bonito e irreal Vronsky.
La propuesta escénica/visual de Wright y Stoppard me parece lo mejor que he visto en 2013.
Y estoy gratamente impresionado por Keira Knightley. Hasta esta película la he seguido viendo como la chamaca flaca de Bend it like Beckham. No más.

Joel Meza dijo...

P.S. No recordaba que es de Joe Wright, por lo que, al aparecer su crédito en pantalla, ni modo: el bato se reivindicó ante mí después de esa cosa tan bonita pero tan mala de Attonement.