domingo, 19 de mayo de 2013

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXXXIV


Línea de Emergencia (The Call, EU, 2013), de Brad Anderson. El otrora interesante cineasta independiente Brad Anderson entrega aquí un thriller femenino que, a pesar de su inteligente premisa, termina fracasando por una última media hora desastrosa. Mi crítica, en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado.

Palabras Mágicas (para romper un encantamiento) (México-Guatemala, 2012), de Mercedes Moncada. De las mejores películas mexicanas del año. Ya escribí largo y tendido de ella hace varios meses por acá.

Halley (México, 2012), de Sebastián Hoffman. La opera prima de Hoffmann fue lo mejor, en cuanto a cine de ficción mexicano se refiere, de todo lo que vi en Morelia 2012. Con una clara influencia del  primer David Cronenberg, he aquí a Beto (espléndido Alberto Trujillo), el apocado vigilante de un gimnasio quien, literalmente, se está pudriendo. Beto sufre de una enfermedad ficticia -o condición, más bien- por la cual le aparecen llagas terribles por todas partes, se le caen las uñas, le aparecen larvas de mosca en la piel, sangra cuando se lava los dientes, etc. No es un muerto viviente pero eso parece: de hecho, en una de las mejores escenas del filme, Beto termina siendo confundido con un cadáver.  
Halley no es una película de horror, por cierto, aunque a veces sea difícil mantener la vista en la pantalla. Hoffmann se muestra como un cineasta hecho y derecho, seguro en sus recursos y con un equipo de producción impecable (foto de Matías Penachino, dirección de arte de Gabriela Garcíandia y espléndido maquillaje). Buscándole chichis a las culebras -digo, para usar de manera elegante el idioma de Cervantes- tendría que decir que el final abierto -que me remitió al desenlace de Frankenstein o el Moderno Prometeo, la novela- no me convenció en lo absoluto.De todas formas, de lo mejor del cine mexicano estrenado comercialmente en lo que va del año.

12 comentarios:

Christian dijo...

¡yo no vi nada!

Christian dijo...

no vi nada pero no se preocupen, al rato corrijo el rumbo, veré Halley a la hora de la comida, me queda perfecto.

Alguna ventaja tenía que tener trabajar a dos cuadras del Cinepolis Diana...

Ernesto Diezmartinez dijo...

Christian: ¿Hora de la comida y Halley? Hay algo que no computa en esa oración.

Christian dijo...

¿si está muy asquerosa?

me lleva, yo hasta pensaba pedir una crepa...

adayin dijo...

De plano? Asi para provocar nauseas? Digo, he podido ver cosas como Brain Dead y hasta Cannibal Ferox degustando algo. Pero por ejemplo cuando vi The Aristocrats, no comí nada y lo agradecí porque a los 10 minutos se me revolvio todo el estomago. Vaya si hay formas de contar un chiste.

Y ni siquiera fue la versión de la vaca o del caballo, fue la de George Carlin... ewwwwww, me acorde

zombidromo dijo...

saludos ernesto, llevaba tiempo sin pasar por aca, pudiste ver ¿ABC of death? ¿que te parecio?

Joel Meza dijo...

Ahora TENGO que ver The Aristocrats...

Christian dijo...

ya vi Halley.

wow!

a mi el final me remitió a To The Edge of Heaven, aunque aquel era optimista y poético, este es como el negativo de ese.

Pd: me dijeron tanto que estaba asquerosísima que mi mente la dimensionó mucho peor de lo que en realidad estuvo. Tal vez fue psicología inversa je

Christian dijo...

Se me olvidó comentar que el manejo de la cámara en Halley es simple y llanamente espectacular. El manejo de los espejos en el departamento de la 'Chivis' me voló la cabeza. Y ese cambio completo de registro cuando van a cierto antro de cumbias también es muy bueno logrando transmitir esa atmosfera sórdida y decadente en la cual esta sumergido tanto el protagonista como la acompañante...

Esta película ya se fue directito a mis magníficas del 2013, seguro que sí.

Christian dijo...

ah claro, y la escena en la morgue es simpatiquísima. El médico forense, me mató.

Esta es una película sobre la soledad, no sobre la enfermedad...

Christian dijo...

Buscándole chichis a las culebras yo diría que la cosa mas inverosímil del planeta es que ese pobre hombre que se cae a pedazos, no podría ser vigilante ni de una casa de muñecas! menos aún de un gimnasio.

Pero bueno, siento la sombra de Hitch detrás de mi, negando con la cabeza y diciendo "cht cht cht, muy mal muchachito, muy mal, es usted un amigo de lo verosímil"

:D

Ernesto Diezmartinez dijo...

Adayin: Ah, Los Aristócratas. Gran documental. Yo me guacareo en Shoha, en una descripción que hace un nazi de la recepción de las víctimas a punto de ser exterminados. Cada vez que lo veo me da náuseas.

Christian: Sí, esa escena es la mejor de todas, la de la morgue.