Envíos gratis a México

martes, 6 de agosto de 2013

Pídala Cantando/LVII



Un lector me preguntó si tenía algo escrito sobre Despertando a la Vida, de Richard Linklater, a propósito del reciente estreno de Antes de la Medianoche. Sí, por supuesto, la vi en su momento y escribí de ella, hace más de una década, lo siguiente:


“...A las sombras, los sueños y las formas
que destejen y tejen esta vida”
Borges, por supuesto.

           
            La estructura de Despertando a la Vida (Waking Life, EU, 2001), se asemeja a la de las muñecas rusas: un muchacho sueña y se despierta, para luego darse cuenta que no se ha despertado aún y que sigue soñando. De nuevo se despierta: parece todo normal, pero no es así. Por supuesto, sigue dormido. Vuelve a caminar en su sueño y vuelve a despertarse... ¿o de plano sigue dormido?
            ¿Y, a todo esto, que pasa en cada sueño o, mejor dicho, en ese larguísimo sueño que es todo el filme? Mucho y nada: en la primera parte, el protagonista sin nombre (Wiley Wiggins) parece estar entrevistando a una serie de profesores de filosofía que le hablan de existencialismo, postmodernidad, teoría del caos, evolución neo-humana (what-ever-that-means) y física cuántica, mientras sueltan nombres harto sospechosos como Sartre, Kierkegaard, Nietzsche, Aristóteles y otros cuates de esa calaña. Después, el mismo muchacho pasa de escena a escena en donde es testigo de pláticas entre amigos, anécdotas más o menos curiosas, meditaciones sobre Bazin y la teoría del cine, más una (no tan) sorpresiva aparición del mismísimo Steven Soderbergh haciendo un jocoso comentario que sirve como una suerte de epitafio de la propia película que estamos viendo: Soderbergh cuenta que cuando Louis Malle le dijo a Billy Wilder que estaba haciendo un filme de dos millones de dólares que trataba de un sueño que estaba en otro sueño, Wilder sólo le respondió: “Hijo, acabas de perder dos millones de dólares”.
            ¿Cómo sostener una película que dura 100 minutos y que no trata de nada, convencionalmente hablando? Fácil respuesta: imposible sostenerla. O, mejor dicho, casi imposible. Porque si Despertando a la Vida resulta un notable filme que no hay que dejar de ver a pesar de una “pequeña” falla –no tiene claro qué es lo que quiere decir-, se debe a su interesante propuesta  visual.
Y es que el filme del cual he estado escribiendo es una película animada realizada por Linklater mediante la técnica de animación conocida como rotoscopio. Es decir, la cinta fue hecha con actores de carne y hueso, para después ser “re-hecha” con animación, tomando como base las imágenes fílmicas. Ahora bien: el rotoscopio no es nada nuevo –la versión animada de El Señor de los Anillos (1978) fue hecha así, por ejemplo—pero sí lo es el uso de un software que le permite a Linklater y a su animador Bob Sabiston jugar con las imágenes, de tal manera que, más allá de la narrativa-de-muñeca-rusa, el filme nos instala en un universo onírico en donde todo lo que vemos corresponde a una realidad creada y sustentada en el libérrimo mundo de los sueños. Los objetos se mueven caprichosamente, los rostros de las personas se transforman como si los estuviéramos viendo a través de espejos deformantes, los personajes cambian de color o sus ojos se salen de sus órbitas o parecen bocetos de Picasso que caminan con vida propia... Es, pues, la calidad de la propuesta animada y la desfachatada experimentación del propio filme de Linklater lo que hace que la cinta valga mucho la pena.


3 comentarios:

Ricardo de la isla dijo...

Excelente reseña, de las mejores que te he leido.

Pedro dijo...

¡Gracias! Hasta donde tengo entendido, no es un sólo animador, sino varios, por eso me parece muy entretenido/interesante el cambio de estilo entre secuencias/escenas, además de que le añade mayor riqueza visualmente.

Me gusta mucho y me identifico mucho con este comentario de Roger Ebert:
"I have seen Waking Life three times now. I want to see it again -- not to master it, or even to remember it better, -- but simply to experience all of these ideas, all of this passion, the very act of trying to figure things out."

Que tiene además mucho que ver con el cine de Linklater, lleno de gente hablando y hablando, como Jesse y Celine, que tienen, por cierto, un genial cameo en esta cinta.

Ernesto Diezmartinez dijo...

Ricardo: Gracias.

Pedro: Cierto, el cameo de ellos es platicando en la cama, si mal no recuerdo.