jueves, 26 de septiembre de 2013

El cliché que yo ya vi/CXVII



El lector habitual Saúl Baas Bolio propone el siguiente cliché:

El regaderazo que quita todo el pecado del mundo: No falta la clásica escena de remordimiento/arrepentimiento en la regadera, cuando un personaje ha hecho algo malo. Es decir, después de que mata a alguien, se roba una lana, engaña a su pareja, etcétera, el o la protagonista llega a su casa, se mete a la regadera y lava todas sus culpas. Me acordé de este cliché hace poco, después de ver Revolutionary Road (Mendes, 2008), cuando DiCaprio, después de hacer el amor con su secretaria, llega a su casa directamente a la regadera, con el fin de lavar toda su culpa.

4 comentarios:

Christian dijo...

Me voy a ver muy marrano pero ¿no será también que se quieren deshacer de aromas ajenos para que no los cache el cónyuge?

:P

Joel Meza dijo...

Christian, espero que tu señora no lea este blog...
---
Mi ejemplo favorito es en Despedida de Soltero (con Tom Hanks), cuando se da el proverbial regaderazo el compa que nunca había ligado a nadie, después de enterarse de que la chamacona con quien acaba de revolcarse... orina de pie.

xtro dijo...

o de Ave ventura cuando descubre que Sean YOung es un tipo, jajaja no habia suficiente agua para limpiarse, haciendo parodia a Crying game, pero Stephen Rea en aquella se le olvido lavarse un poquito...

Joel Meza dijo...

O Eva Green jugando a las camisetas mojadas después de ayudarle al 007 a despacharse a los africanos en Casino Royale.