lunes, 30 de septiembre de 2013

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLIII




Seis años después y seguimos aquí. Y como no hay mejor manera de festejar el fin de un sexenio -aunque sea el de un blog- que trabajando, va mi revisión de la cartelera de este fin de semana:


Depositarios (México, 2009), de Rodrigo Ordóñez. Estamos en México, en el año dos-mil-veintitantos, en una suerte de futuro alternativo. Sucede que en los años setenta del siglo XX, aquí mismo en México, se dio el nacimiento de la tecnología de los "depositarios" del título. Así pues, en este mundo alternativo de marras, las parejas que pueden darse el lujo de pagarlo, tienen un embarazo doble: la mujer pare a su hijo y, al mismo tiempo, a un gemelo "depositario" al que se le transmitirán todos los problemas mentales y psicológicos del "original", mientras éste se la pasa feliz de la vida, cual diputado en día de quincena. Por supuesto, también el "depositario" servirá de refaccionaria biológica si el "original" necesita un órgano interno, un ojo, un cachete o nomás quiere cambiarse las uñas. 
Como podrá ver, la premisa es derivativa a más no poder (a ver, especialistas en literatura y cine de ciencia ficción, ¿qué libros y/o películas les recuerda esta historia?). Sin duda la cinta del debutante Ordólez alterna momentos penosos con escenas muy bien logradas y el resultado final en la balanza tiende a ser negativo, pero cuando vi esta película, en Guadalajara 2010, nunca pensé en abandonar la sala ni por un momento. Por lo menos eso es lo que leo en mis notas, escritas hace tres años. 

Miradas Múltiples (La Máquina Loca) (Francia-México, 2012), de Emilio Maillé. Se trata de un formidable documental sobre Gabriel Figueroa que sobrepasa, por mucho, la mera apología del legendario cinefotógrafo del "Indio" Fernández, Buñuel, Huston, Ford y compañía. Estamos ante una serie de entrevistas/reflexiones de una veintena de los más grandes directores de fotografía del momento, que hablan de Figueroa y de su estilo, pero también de la cinefotografía en general, de lo que era hacer cine antes y hacer cine ahora, de la democratización (¿o vulgarización?) del cine, y de otros temas similares, todo ello enmarcado en fragmentos claves de varias películas fotografiadas por Figueroa. Una película para cinéfilos. Mi crítica, en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado. 

Elysium (Ídem, EU, 2013), de Neill Blomkamp. Después de la extraordinaria Sector 9 (2009), el sudafricano Blomkamp ha aterrizado en Hollywood con esta súper-producción distópica muy en deuda con el cine de ciencia-ficción americano liberal/izquierdoso de los años 70. Espero volver a ella en los próximos días. 

6 comentarios:

Joel Meza dijo...

¡Felicidades!
Ví Elysium. A´i la comentaremos en su entrada.

Agustín T. Galván dijo...

¡Desmadre otros seis, siete, ocho, nueve... años!

De regalo, la versión extendida del Jovith.

=)

Christian dijo...

¿ya seis años?!!!!

¡no le hagas Ernesto!

---

Felicitaciones y abrazo por el gran trabajo :)

Mario dijo...

y Rush? tanto desprecio le tiene a Ron Howard?
Saludos

Christian dijo...

hey si cierto! también vimos Rush el pasado fin de semana.

Esta entretenida. Creo que le faltó algo -no sabría definir qué- para ser verdaderamente buena, pero aún así me parece un buen esfuerzo por parte de Howard. Junto con la de Frost/Nixon y aquella de los vaqueros contra indios donde salía Tommy Lee Jones, me parecen cintas bastante logradas por parte de este vilipendiado director.

En esta de Rush lo que vale mucho la pena es el trabajo de Daniel Bruhl, hijo de su madre, que bien actúa.

---

llámenme hereje, vende patrias, descerebrado pero para películas de carreras de cochechitos, a mi sigue gustando un chorro esa de Días de Trueno.

:D

Ernesto Diezmartinez dijo...

Mario: No he podido ver Rush todavía. Y no, no desprecio a Ron Howard.