martes, 1 de octubre de 2013

Elysium



Al joven cineasta sudafricano Neill Blomkamp le salen bien las alegorías sociopolíticas. Su inventiva opera prima Sector 9 (2009) era una emocionante película de acción y ciencia ficción rabiosamente militante y anti-Apartheid. Y ahora, en su segundo largometraje y primero hollywoodense, Blomkamp repite la historia.
Elysium (Ídem, EU, 2013) funciona como película veraniega convencional –futurismo distópico, acción bien ejecutada, explosiones varias, hartos robots y un carismático villano (casi) indestructible- pero, también, como una furiosa alegoría que denuncia, a saber, las abismales diferencias económicas entre pobres y ricos, la criminal política anti-inmigrante en Norteamérica, y la ausencia de servicios de salud dignos en el Estados Unidos de hoy. Se trata de un transparente discurso militante del más clásico liberalismo social -¡fronteras abiertas, salud para todos, mejor distribución de la riqueza!- como no habíamos visto en mucho tiempo en una producción hollywoodense de este tipo.
Estamos en Los Ángeles, en el año 2154. La ciudad –el mundo entero, de hecho- se ha convertido en un enorme basurero, sobrepoblado y contaminado –estas escenas fueron filmadas, por cierto, en el muy mexicano Bordo de Xochiaca-, por lo que los muy ricos –gente como Romero Deschamps y compañía- viven en el espacio exterior, a 20 minutos de la Tierra, en una exclusiva colonia llamada, precisamente, Elysium.
En la hispano-parlante Los Ángeles vive Max (Matt Damon), un ladrón de automóviles regenerado que trabaja cual vil esclavo de cualquier Metrópolis (1927) fritzlangiana. Después de sufrir una contaminación mortal que lo condena a vivir no más de cinco días, Max decide irse de ilegal a Elysium, en donde cada ricachón tiene una cápsula de salud que acaba con todos las enfermedades en unos segundos. Para llegar hasta allá, Max recibe ayuda del rebelde, hacker y “coyote” Spider (la estrella brasileña Wagner Moura), con la condición de que Max colabore en el secuestro de un empresario muy importante y que luego sirva de portador cerebral de cierta información que podría acabar con el dominio plutócrata en Elysium.
La película nunca intenta negar la cruz de su parroquia hollywoodense: con todo y que el planteamiento es fuerte e ingenioso, y la resolución muy emocionante y emotiva, el desarrollo central de la historia resulta demasiado convencional, con las explosiones, persecuciones y peleas de rigor. Por su parte, Jodie Foster, en el papel de una “halcona” Secretaria de Guerra, es poco menos que una aburrida caricatura de todo lo que el Hollywood liberal y bien-pensante aborrece. Mucho más interesante –y divertido- resulta Sharlto Copley en el papel del implacable sicario afrikaaner Kruger, quien se roba cada escena en la que aparece. El resto del reparto apenas si se da a notar: Diego Luna en el triste papel del amigo sacrificable y Alice Braga como el infaltable interés amoroso del crístico héroe.
Elysium, insisto, no deja de ser una película de acción veraniega-futurista más pero, con su desafiante –aunque, en el final, contradictorio- discurso humanista-igualitario, sí logra plantear, por lo menos, alguna que otra idea auténticamente subversiva: el derecho sin distingos a la salud pública. Y si cree que esto no es suficientemente revolucionario, vea el grillerío que hay en este momento en Estados Unidos por el impugnado presupuesto y el muy odiado –por la ultraderecha gringa- Obamacare. Para bien y para mal, Hollywood ha funcionado siempre así: como espejo fiel/deformante de las preocupaciones más serias de la sociedad estadounidense. Así sucede con toda industria cinematográfica que se respete. 

10 comentarios:

Christian dijo...

La vi ayer.

Pues me pasó eso de que iba con tan bajas expectativas por los malos comentarios de casi todo mundo, que cuando la vi, me sorprendió gratamente.

Creo que Blomkamp logra acomodar y armar un muy buen relato de acción vertiginosa, absorbente en todo momento y además se da el lujo de lanzar un discurso punzante y agudo contra varias de las problematicas que aquejan actualmente a los Estados Unidos, como son los asuntos migratorios, la salud para todos y las diferencias cada vez mas marcadas entre ricos y pobres.

Además, para ser mas o menos congruentes con todo este discurso, la cinta cuenta con un reparto multiregional, como son los gringos de rigor (Damon y Foster), algunos mexicanos, algunos brasileños y el sudafricano fetiche de Blomkamp.

Comentario al margen: toda la película tratandome de acordar quien era el amigo pollero que manda gente al espacio, hasta que al final vi su nombre en los creditos y fue asi de: "ah claro! ¡es el de Tropa de Elite!"

Que bien lo hace eh! fue mi personaje favorito.

Bueno, volviendo a mi comentario:

y finalmente, también para mostrar lo que cada vez es mas evidente, aunque a los gringos no les guste: parte de los dialogos son hablados en español. Y eso si pasa. Ultimamente me han mandado de trabajo varias veces al imperio y cada vez es mas fácil encontrar a alguien que hable español. Incluso en las tiendas, si detectan que hablas en español ya te traen a algun latino, dominicano o puerto riqueño para que te atienda. (mexicanos no, porque esos ya sabemos que estan en otros lados, en la construccion o de plano en la agricultura, god bless'em)

En fin, me pareció un gran producto integral que merecía un mejor recibimiento, pero bueno así es esto del abarrote, como dicen por ahí...

Saludos a todos.

Pd: se nota que ese Neil Blomkamp si juega rete-harto el famosísimo y ultra exitoso videojuego llamado Halo, cada cambio de escenario en la película es como un cambio de nivel en el videojuego de marras.

jo

Christian dijo...

Por cierto, ¡¿qué transa con ese Sharlto Copley eh?!

no se le entiende un carajo!! cada que habla, parece pelea de la dupla Nolan-Snyder...

Christian dijo...

no se pasen de lanza, ese Neill Blomkamp es un escuincle, no me frieguen!

Travsam dijo...

Yo en lo particular me agrado mucho el discurso politico, a Blomkamp no lo puedes ver con ojos de cinefilo comercial sino como activista o politico, por cierto el actor fetiche de Blomkamp pues buena actuacion y resaltando su acento sudafricano a cada rato.

Creo que DiezMartinez es el unico critico que ha compartido mi opinion de afirmar que Elysium si vale la pena.

Por cierto para Christian, se le habia propuesto a Blomkamp dirigir la adaptacion al cine de Halo, pero no se consiguio concretar el proyecto, pero las ideas quedaron en la cinta. Incluso dos o tres de sus armas se inspiran en las armas extraterrestres del juego.

Joel Meza dijo...

Ah, sí, como decía: pienso igual pero no. La premisa me parece igual de provocadora y subversiva. Las imágenes, lo mejor en lo que va de la cartelera comercial en 2013. Pero la fórmula del héroe único vs. la villana única echa a perder el asunto, reduciendo la propuesta a una simple caricatura que se cae en los primeros análisis.
¿A poco en todo el mundo nomás hay un pollero, que de aso es el único otro genio en el mundo que puede descrifrar los programas que controlan Elysium (el otro genio es el dueño de Armadyne, que de paso es el gerente de la fábrica de robots...).
Y esa villana... nomás le faltó a Jodie Foster frotarse las manos y reírse "MUA-JA-JA-JA..."
(Disculpen la reciclada de mi reseña, pero no había podido venir a comentar.)
Salud.

Jacobo Murillo dijo...

Cristian, el acento de Sharlto Copley es por que su lengua materna es el Afrikaner y no ha pulido su acento, lo cual ayuda bastante al personaje Kruger, el cual se lleva la pelicula !

Ernesto Diezmartinez dijo...

Joel: Sí, lo peor de la película es Jodie Foster. Es terrible.

Aarón Avilés dijo...

Definitivamente el papel de Jodie Foster prometía muchísimo más al inicio, para que al final ni siquiera fuera importante.

La escena del secuestro de William Fichtner, estuvo excelente.
*spoilers*
Disfruto mucho el cine de ciencia ficción que está haciendo Blomkamp, pero no me hizo muy feliz que al final todo se redujera a dar "ctrl + elysium" en una computadora para salvar a los pobres de habla hispana.

PlusMicra SouthSide dijo...

Travsam: se voló algo de Halo??? Se voló al mismísimo Halo! Pero se la perdono porque es Neil Blomkamp, y by the way, hizo cortos para Halo ODST, y le salieron rete chingones. Creo que este jovenazo va a hacer una masterpiece... si se aleja de Hollywood.

Yo soy su fiel seguidor, y me encantó lo que vi, pero si siento, como dice Don Diez, que de repente perdía chiste, pero se la perdono porque exactamente tiene un discurso social-político interesante. Debería de hacer equipo con Roberto Orci y sacarían unas pinchis películas rete buenas!

Andrea Carrillo dijo...

Al igual que tu critica, considero que una de las problemáticas más preocupantes que plantea Elysium es el sistema de salud tan limitado, lamentablemente esta esta una situación que ya se vive lo que no hace reflexionara que tan lejos estamos de esta supuesta ficción.