domingo, 6 de octubre de 2013

Mea Maxima Culpa: Silencio en la Casa de Dios





Ganador de tres Emmys 2013 –Mejor Documental, además de Mejor Guión y Mejor Edición en la categoría de No Ficción-, Mea Maxima Culpa: Silencio en la Casa de Dios (Mea Maxima Culpa: Silence of the House of God, EU-Irlanda, 2012), décimo-segundo largometraje documental de Alex Gibney, se ha estrenado de forma limitada este fin de semana en la Ciudad de México. 
Gibney sigue una estructura narrativa idéntica a la de su oscareado filme documental Taxi al Lado Oscuro (2007): así como el caso individual de una tortura a un ciudadano británico sucedida en la prisión afgana de Bagram revelaba que la violación a los derechos humanos y las torturas físicas y psicológicas no solo eran conocidas en las altas esferas de la Administración Bush sino que, de hecho, fueron alentadas y aplaudidas desde la Casa Blanca y el Pentágono, en Mea Maxima Culpa, los abusos sexuales cometidos por un sacerdote estadounidense en la Escuela para Sordos St. John de Milwaukee, destapan una cloaca de complicidad criminal y silencio mafioso en el que estuvieron involucrados, hasta el fondo, todas las autoridades eclesiásticas posibles: obispos, arzobispos, la Curia romana, el propio Papa.
Así pues, el caso del sacerdote Lawrence Murphy –acusado de haber abusado más de 200 niños sordos-, es el detonante para que Gibney nos muestre no solo las abrumadoras evidencias de ese caso en particular –es decir, documentos, fotos, películas caseras, además de los testimonios de cuatro adultos que fueron abusados en su infancia y adolescencia, los abogados de ellos, varios periodistas y corresponsales, especialistas de todo tipo, incluyendo al Arzobispo retirado Weakland, que fue quien acusó infructuosamente a Murphy en el Vaticano- , sino las similitudes que el escándalo Murphy ha tenido con otros que han sucedido en otras partes del mundo.
De esta manera, conocemos el caso del “cura cantante” Tony Walsh, un atractivo sacerdote irlandés imitador de Elvis, que fue acusado por el abuso de más de 200 niños y sentenciado, en 2010, a 123 años de cárcel. Y, por supuesto, para vergüenza de los defensores religiosos y laicos que nunca han salido a disculparse, el caso bien conocido en México de Marcial Maciel, “el diablo disfrazado de ángel”, protegido desde el Vaticano, señala Gibney en el documental, por el Cardenal Angelo Sodano –Secretario de Estado durante el Pontificado de Karol Wojtyla- y por el propio Juan Pablo II, de tal forma que el mismo día de la muerte del Papa polaco, su sucesor, el exInquisidor Joseph Ratzinger, inició la investigación que llevaría al retiro de Marcial Maciel… sin castigo alguno.
En la medida que la cinta avanza, la indignación crece más y más. Por supuesto, repugna el crimen en sí, más aún cuando nos damos cuentas el cálculo que hay detrás de él, pues los abusadores seleccionan conscientemente a sus víctimas para que ellas no puedan decir nada (por ejemplo, los niños sordos abusados por Murphy no podían comunicarse con sus padres porque estos no habían aprendido el lenguaje de señas). Sin embargo, lo más triste es que cuando de todas formas alguien levanta la voz, una omertà mafiosa se impone, pues el Vaticano –eso afirma el documental de Gibney- prefiere lavar la ropa sucia en casa. Es decir, mueve a un sacerdote pedófilo de aquí para allá, lo invita al arrepentimiento, lo manda a algún monasterio paracleto, pero nunca lo entrega a las autoridades.
El único “pero” a este encabronante filme es la obvia dramatización que Gibney realizó sobre los abusos cometidos en St. John –creo que los testimonios eran más que suficientes-, aunque este desliz se balancea con la sabia elección de los que les prestan la voz a los cuatro valientes denunciantes sordomudos: los actores Jamey Sheridan, Ethan Hawke, John Slattery y Chris Cooper. Sus voces ahora son escuchadas.
 

9 comentarios:

Christian dijo...

Al ratisho la veo. Les cuento después.

:)

Christian dijo...

Tengo nauseas...

Christian dijo...

Bueno ya. Con la cabeza un poco mas fria ahora si comento algo. La verdad es que ayer tenía ganas de vomitar luego de ver este encabronante documental.

Creo que la cinta como tal, no logra sostener el acezante y absorbente ritmo inicial durante todo el metraje. Creo que hacia 3/4s de la cinta, ésta se cae un poco.

Pero bueno, eso es meramente un comentario "técnico" si ustedes gustan. Lo que verdaderamente es impesionante de este documental es la cantidad de datos e información contundente con que se demuestra que la iglesia sabe de estas cosas desde hace décadas, siglos! y aún así no hace nada. Es nauseabundo.

Otra cosa que me hizo abrir los ojos y que nunca me había puesto a pensar, es eso que dicen de que los padres, curas o sacerdotes, verdaderamente se creen seres diferentes a los humanos. Es decir, la investidura de sacerdotes y su dizque conexión con los dioses (o whatever) y su capacidad de consagrar cosas, verdaderamente se les mete en la psique y estos tipos ¡se la creen!

Yo creo que por eso (y muchas otras cosas mas) realizan estos actos tan descaradamente y con tal impunidad.

Ese momento, cuando se da uno cuenta que estos tipos se creen cuasi-angeles, es de los mas reveladores en la cinta.

Y bueno, dan ganas de llorar como magdalena cuando los protagonistas sordos narran sus experiencias. Ese momento cuando increpan al padre Murphy no se me va olvidar jamás en la vida. Ni Bela Tarr en diez millones de años podría filmar algo tan desgarrador mediante la ficción.

:'(

pd: kuddos para Chris Cooper que presta su voz a uno de los sordos. Lo hace muy bien. Con mucha seriedad pero con mucha entonación. Gran trabajo.

Christian dijo...

ah! y se me olvidó otro momento importante, cuando uno de los investigadores dice contundentemente:

La iglesia es una institución generadora, aglutinadora, fomentadora, protectora y solapadora de abusadores infantiles.

Me recordó a Russell Crowe en The Insider diciendo: la industria del tabaco es una donde deliberadamente ponemos sustancias para generar mas adicción al cigarro.

Tómala...

Christian dijo...

La pregunta que no resuelve claramente este documental es, ¿por qué se dan tantos casos de pedofilia en la iglesia? es por el celibato y poco a poco estos HDSPM van desarrollando la perversión O nacen pedófilos y se meten ahi para tener acceso facil a niños con poca supervisión adulta? lo cual me parece menos probable ya que tengo entendido que ser cura es un mundanal de trabajo y estudio...

En fin, sigo perturbado :(

Ernesto Diezmartinez dijo...

Christian: La pregunta que haces al final es interesante. Yo diría la segunda respuesta aunque, sí, eso de graduarse de cura dicen que no está tan fácil. Igual, si quieres alimentar una perversión de ese tipo y tener protección... pues...

Anónimo dijo...

nuestro ancestro o sea nuestros padres eran muy católicos en ese tiempo siempre pensaron que mandar niños o niñas a orfanatos o colegios católicos era la mejor opción porque no podían cuidar sus hijos prácticamente ellos entregaban en bandeja de plata lo mas, lo mas hermoso que Dios nos dio que son nuestros hijos, que Dios tenga misericordia de todos ellos!!!

Anónimo dijo...

Me encanta este estreno de HBO, sin duda un documental fantástico que vale la pena y que expone una verdad muy cruel pero que debe ser visto.

Anónimo dijo...

Me dejó muy impacta este documental, tuve la oportunidad de verlo a través de hbo go online y me ha dejado sin palabras, toda la información y datos que muestran es impresionante, lo peor es que nadie haga nada.