viernes, 3 de enero de 2014

El evangelio del 2013... según yo/XVI



Una lista de lo mejor del año es, para mí, una invitación (a discutir por las cintas que aparecen en ella o por las que no), una guía (para revisar aquellos filmes que se desconocen) y, finalmente, una carta de presentación: este es el cine que más me interesa; el otro, no tanto. O como diría Flaubert: "esta lista de películas soy yo". (Ante esta frase, en mi rancho dirían: "no seas tan mamón").

Ok, ok. Va, pues, mi top-12 en orden de preferencia, con las críticas incluidas, si es que fueron publicadas en este blog:

1. Le Dernier des Injustes, de Claude Lanzmann. Un apéndice de Shoah (Lanzmann, 1985), acaso el más importante documental en la historia del cine, que termina teniendo vida propia: el rescate de las conversaciones que tuvo Lanzmann con cierto rabino sobreviviente del Holocausto, le sirven al realizador francés para reflexionar sobre los límites que se pueden cruzar para hacer el bien sin dejar, acaso, de hacer el mal. 

2. Buscando a Sugar Man, de Malik Bendjelloul. Un emotivo documental construido tramposamente como una cinta de búsqueda, investigación y descubrimiento. "Tramposamente"... ¿No fue hecho Nanook el Esquimal (Flaherty, 1922) así?

3. Gravedad, de Alfonso Cuarón. La película hollywoodense del año y acaso de muchos años, pues la consolidación de los más avanzados efectos técnicos y visuales al servicio de esta emocionante historia convencional de sobrevivencia puede servir de ejemplo y acicate para otras maravillas por venir.

4. Lincoln, de Steven Spielberg. Esta apasionante crónica de cómo ese animal político llamado Abraham Lincoln logró la aprobación de la 13er. enmienda es, también, otra personalísima película spielbergiana sobre un padre (¿de la nación?) y su hijo.

5. Jazmín Azul, de Woody Allen. ¿La mejor película de Allen del nuevo siglo? Probablemente. De lo que sí estoy seguro es que presume una de las mejores actuaciones en toda su filmografía: la de ese monstruo (el personaje, la actriz) que es Cate Blanchett. 

6. Lore, de Cate Shorland. Una jovencita alemana, criada en una familia nazi, tiene que sobrevivir con sus hermanitos a la derrota del nacionalsocialismo. Un viaje por el interior de Alemania que termina en el auto-reconocimento de la propia protagonista.

7. Una Noche en el Fin del Mundo, de Edgar Wright. No hubo una comedia que me divirtiera y me sorprendiera más en el año. 

8. Antes de la Medianoche, de Richard Linklater. En esta tercera parte, Jesse y Celine están casados pero... ¿siguen enamorados? Yo diría que sí: nadie se pelea de la manera que ellos lo hacen si no hay algo -o mucho- de amor de por medio.

9. Lazos Perversos, de Chan-wook Park. Por supuesto, la huella de Hitchcock -especialmente de La Sombra de una Duda (1943)- cubre el debut hollywoodense de Park, pero el coreano es mucho más que un mero copista. Su magistral puesta en imágenes termina trascendiendo el simple pastiche.

10. De Tal Padre Tal Hijo, de Hirokazu Kore-eda. Este melodrama sobre padres e hijos parece muy convencional y sin chiste hasta que, de repente, golpea con todo lo que tiene. ¿Cómo se convierte uno en padre? A través de la mirada del hijo.

11. Toata Lumea din Familia Noastra, de Radu Jude. Un tipo divorciado va a recoger a su hija para pasar un fin de semana con ella. Su exmujer le dice que la niña no puede salir porque está enferma. Esta irritante comedia de costumbres rumana termina en el desbocado terreno del absurdo.

12. En la Casa, de Fracois Ozon. Un profesor de literatura de una prepa se convierte en el mentor de un alumno que parece tener un talento natural para escribir. Y, por ende, para transformar todo lo que toca.

Dos películas que si las hubiera visto en el año de su estreno, habrían aparecido en la lista de lo mejor de ese año: Down Terrace (2009) y Kill List (2011), ambas de Ben Wheatley, el descubrimiento del año (para mí, por supuesto).

Una decena de clásicos y/o obras maestras y/o mayores que volví a ver este año y que resistieron con creces la revisada: El Joven Lincoln, Ese Obscuro Objeto del Deseo, El Mago de Oz, Será Justicia, La Sombra de una Duda, Antes del Amanecer, Furia, Trenes Rigurosamente Vigilados, Carrie: Extraño Presentimiento y La Dolce Vita.

Y, finalmente, una treintena de filmes notables que, seguramente, han aparecido en los top-10 de otros colegas y que se quedaron, por lo menos en mi lista, en la orilla. Sin un orden específico:

Campo 14: Zona de Control Total, La Noche Más Oscura, Blancanieves, Miradas Múltiples, La Bicicleta Verde, Joven y Alocada, Rosa, Ana Karenina, Los Guardianes, The Act of Killing, Monsters University, Excursionistas, El Conjuro, The Battery, Horas de Museo, Tian zhu Ding, Diego Star, Mea Maxima Culpa, La Vida de Adèle, La Grande Bellezza, Inside Llewyn David: Balada de un Hombre Común, Cuestión de Tiempo, Los Perversos, Ida, Gloria, Los Insólitos Peces Gato, Club Sándwich, Mátalos Suavemente y Pelo Malo.

17 comentarios:

Pedro dijo...

Como siempre, tu lista es mi favorita de todas las que publicas. Gracias y que el blog siga por muchos años más.

Anacoretta M dijo...

En tu libro Vértigo incluyes un película rumana y aquí otra, me parece super genial estoy empezando a conocer el cine de ese país y es muy bueno, deberías hacer un artículo sobre ese cine, lo amaría. ¡Feliz Año Nuevo!

marichuy dijo...

Para alguien tan adepta al melodrama como yo, fue sorprendente que “Like Father, Like Son” no me encantara. Cierto que el chiquillo que hace de Keita es, acaso, el niño más encantador del cine de 2013 (como la niñita de “La Caza” lo fue en 2012). Mucha ternura desprende ese niño, pero al final creo que me faltó algo (supongo que a mí y no al film) para fascinarme con la historia. Algo similar me pasó con “Los increíbles peces gato”, que tampoco me emocionó tanto, cosa que sí logró “Club Sándwich”. Ojalá que pronto la realidad de este país deje de ser caldo de cultivo de films violentos, sórdidos y tristes (pero, creo, necesarios) como “Heli”, “Miss Bala”, “La jaula de oro”, etc., para que más cineastas se interesen en hacer comedias inteligentes, ligeras y libres de azotes como esta disfrutable película de Fernando Eimbcke (y de todo tipo de películas, claro).
De padres e hijos, la película rumana “La postura del hijo” sí logró calarme. Qué cosa de madrecita y de relación madre-hijo.

Saludos y Salud! Y que vivan las diferencias en gustos cinematográficos. :)

Buen 2014

Christian dijo...

Ese momento de Like Father Like Son, cuando el padre se da cuenta por qué es padre es, como dices Ernesto, un golpe seco y contundente. Hasta yo que aún no soy padre me conmoví demasiado. Que bueno que cuando se acaban las películas, las luces se tardan en prender todavía como 5 minutos porque si no, todo mundo en Morelia se hubiera dado cuenta que estaba chillando como Magdalena.

Chale...

Joel Meza dijo...

Ahora entiendo menos: ¿Monsters University sí, Frozen no?
¿Habrá reseña de Frozen?

Christian dijo...

Hey! Usted también coló a sus notables About Time! La cursilada del año, super bien :)

En esa, el final también es un momento de padre/hijo super contundente y conmovedor.

Abraham dijo...

Epa epa, ¿cómo esta eso que la tramposidad del Sugar Man es igual a la tramposidad de Nanook?. De veras con usted.

Coincido con dos, me gustan 6 (incluyendo esa de el hombre azucarado)y esas de Lore y De tal padre y tal hijo las encontré bastante indiferentes. Supongo que tengo problemas con el prólogo y el epílogo de Lincoln, la tramposidad de el hombre de azúcar, lo lejana que anda Blue Jasmin de su cinta mamá(En algún universo alterno alguna versión de usted regañaría a todos diciéndoles que vean la de Elia Kazan, pa que vean como se filman y actúan estas cosas. Digo, el hecho de que a usted que no le guste Silver Linings Plabook pero si ésta hasta me confunde un poco) y la repetición de Edgar Wright también me causó cierta reticencia. Aunque bueno, todas me gustan pese a mis pobemas con ellas.

Gravedad aún no sé si entre en el mío, Stoker es genial como se constuye sobre la nada cual prestigitador y esa de Cuestión de Tiempo debería ir a la lista de churros. Pero bueno, en esa segunda división suya hay algunas que si de plano las padecí y otras que amé.

No he visto la rumana ni la de Lanzmann. A ver si las veo esta semana aunque deje de dormir pus si no a que horas. Debería haber patrocinios para ver películas de 4 horas.

¡¡¡¡Hay mujeres comentando en su blog!!!!! Eureka

Abraham dijo...

Joel: Pos si, Monsters University si y Frozen pues nomás no. Pero apoyo la moción de una reseña de Don Diezmartínez, cantada.

Marichuy: Sobre "Like Fathe Like Son", chócalas.

Christian: Eres un chillón, pero me caes bien.

Don Diezmartínez: Feliz Año. Me gusta su bló.

Ernesto Diezmartinez dijo...

Pedro, Ana: Gracias. Feliz año.

Marichuy: Pos salú...

Joel: La hice en Noroeste, pero en chiquito. Te la resumo (sin albur, no vayas a creer): canciones nada pegajosas, un villano pedorro y un hombre de nieve nada chistosón. Ni siquiera en el aspecto visual me gustó mucho. Eso sí, el corto de Mickey Mouse (La Rosa Púrpura de Cairo a la Disney) es formidable.

Abraham:
1) Oh, bueno, las dos son tramposas. No digo que las dos sean igual de importantes.

2) Épale. ¡Córtala! ¡No compares esa porquería de SLP con Allen! El peor Allen (¿Celebrity?) filma mejor y dirige mejor que esa cochinada. De plano contigo.

3) Oh, pa' que veas que aquí siempre caen una que otra mujer. Entra más seguido.

4) Feliz Año, pues, con todo y esa herejía de SLP vs. Allen. (De plano contigo).

Joel Meza dijo...

Ah, ya leí la reseña que hiciste, de Frozen, en chiquito. Dame el beneficio de la duda: a mí sí se me pegó la canción de "¿Y si hacemos un muñeco?", me gustó que no hay villano (de hecho, el dizque villano que se autodescubre al final sí me pareció innecesario), sino que el asunto está en la relación entre las dos hermanas. Y es la primera vez que Disney trata seriamente el asunto de la libertad y el amor verdadero.
Y el diseño de producción me pareció muy apropiado a las tierras nórdicas, por donde me anduve paseando alguna vez cortesía de nuestra amiga Lucía, por cierto.
Ah, y el mono de nieve al principio no me hizo reír pero conforme creció su personaje, sí, me ganó.

Joel Meza dijo...

Ah, sí: ¡Feliz 2014!

Travsam dijo...

Me gustaria publicar mi lista, pero se que el nivel de las cintas que vi es demasiado comercial, no obstante si que tambien le eche un ojo a varias cintas fuera de lo que hollywood y televicine nos dan de comer y quede contento

Christian dijo...


Entonces por lo que entiendo el ranking va más o menos así Ernesto?:

-Clásico
-Obra maestra (que al paso de los años se puede volver clásico)
-Obra mayor
-Cinta notable
-Lo demás

¿sí?




Joel Meza dijo...

Metiendo mi cuchara, si mal no recuerdo los otros años ha habido la lista de la palomilla. Además de la esperada votación grupal para la película del año.

Ernesto Diezmartinez dijo...

Joel: Pues me quedaré solo contra el mundo, porque la película ha sido un trancazo en taquilla. No es que me haya aburrido. Se deja ver, pero nada más. Y, bueno, no tiene que tener un buen villano, lo acepto -Brave no tenía villano: todo estaba centrado en la relación madre/hija-, pero ni las canciones ni la relación entre hermanas me ganó. Ni halbar del peluquín.
En cuanto a la entrada grupal: la suspendí porque, la verdad, eso de Letterboxed -o como se escriba- ha hecho redundante el ejercicio. Y, bueno, @DanCampos se ha encargado de recopilar una veintena de top-10 de la "palomilla" que en algún momento publicará en su sitio. Para junio, tengo entendido. O julio. No pasa de agosto.
Lo de la votación del blog por la película del año, claro que va. La semana que entra, ya que voten por la cinta de diciembre.

Christian: Pueeeeees... Sí, puede ser.

Joel Meza dijo...

Ah, acabo de ver en netflix Before Midnight. Le había sacado la vuelta porque quería ver primero las dos anteriores, que nunca ví en su momento, pero como no las encontré fácilmente, me aventé y concuerdo contigo. De paso, la agrego como pilón a mi lista de lo mejor del 2013.

Ernesto Diezmartinez dijo...

Joel: Sí, una gran trilogía. Y quedan ganas para ver una cuarta parte, ya en el asilo (los personajes... y nosotros, en una de esas).