martes, 18 de febrero de 2014

Cásese quien pueda




Hay dos noticias, una buena y la otra mala. La buena, es que el cine mexicano se ha apuntado otro trancazo taquillero con Cásese Quien Pueda (México, 2014). La mala –más bien, la peor- es que lo ha hecho con una película muy mediocre y lo que le sigue. 
Estamos ante una re-marriage comedy –es decir, la típica comedia romántica en la que una pareja se enamora al estar obligada a vivir juntos- pero por partida doble. Por un lado, la bobalicona Ana Paula (la guionista/productora Martha Higareda) está a punto de casarse con un tipejo que la engaña con una prima, así que por despecho se mete a una boda a la que no fue invitada, se emborracha y termina en una aldea maya en Quintana Roo (¿en serio?, ¿en camioneta?, ¿y llegó en una noche desde el DF?), en donde conoce a un médico argentino (Michel Brown) que le quitará hasta el modito de andar y el acento chiqueado. 
Por la otra parte, su hermana Daniela (Miri Higareda), fachosa e insegura, ha vivido enamorada de su mejor amigo Gustavo (Luis Gerardo Méndez) desde los siete años, pero nunca se ha animado a declararle sus sentimientos. Al pasar un fin de semana juntos para celebrar el cumpleaños del papá de él (Fernando Luján ganándose la papa), Gustavo y Daniela fingen que son novios para darle gusto al viejo pero, ¿qué cree usted que pasará si juegan ese jueguito? 
Abrevar de fórmulas probadas y exitosas no tiene nada de malo. Hacer una película convencional y sin riesgos tampoco es necesariamente reprensible. Después de todo, la mejor cinta comercial mexicana del año pasado, Nosotros los Nobles (Alazraki, 2013) fue poco más que un muy decente remake de cierto filme alimenticio buñueliano.  El problema, insisto, no es que Cásese Quien Pueda no ofrezca un solo elemento original, nuevo, distinto. La bronca es que todo se haga tan mal.  
La película se supone que es una comedia pero los diálogos son planísimos, el intento de construir rolling-gags no funciona –ese chiste repetido de la niña narcoléptica es consternante- y en lo personal, Martha Higareda puede ser todo lo atractiva que se quiera, pero no tiene las suficientes habilidades cómicas para sostener las demandadas de su personaje. Su gracia reside en hablar con voz chillona, hacer berrinches infantiles y no saber subirse a una hamaca. No espero que Martha Higareda sea la nueva Claudette Colbert pero, vaya, para saber lo que puede hacer una buena actriz mexicana con un personaje similar, no hay que voltear a ver al Hollywood clásico. Basta recordar a la niña rica malcriada y mal-comprometida Silvia Pinal (“Es dificilísimo”) de El Inocente (González, 1956).  
Pero, bueno, mejor dejémoslo de ese tamaño, porque Martha Higareda no es la Pinal, Brown no es Pedro Infante y, mucho menos, el debutante Marco Polo Constandse (segmento “El Robo” de Los Inadaptados/2011) posee la agilidad narrativa de Rogelio A. González, quien le diera al cine mexicano varias de sus mejores comedias rurales y urbanas en los años 50.  
Al parecer, Cásese Quien Pueda será otro éxito económico del cine comercial mexicano. Qué bueno que así sea. Es más: ojalá haya más taquillazos como este. Pero, también, ojalá que los productos sean de mejor calidad: mejor escritos, mejor actuados, mejor dirigidos. Vamos, con el nivel de Nosotros los Nobles me conformo. No es pedir mucho… ¿o sí?

10 comentarios:

Christian dijo...

Ernesto

¿Por qué cuestionas la aldea maya?

'Ora vas a salir con que te gusta el cine verosimil?

:P

Anónimo dijo...

Jajajajajaja del df a la península en una noche por carretera?

Anónimo dijo...

A LA MEJOR SE FUE A UNA BASE MILITAR CERCANA AL DF Y CONTRATÓ UN AVIÓN DE CARGA Y AHÍ SUBIÓ LA CAMIONETA Y VOLARON RUMBO A LA PENÍNSULA, LO QUE PASA QUE POR RAZONES DE PRESUPUESTO NO LO FILMARON, PERO DEBIERON HABERLO PLATICADO MINIMO.

SALUDOS ERNESTO DE TU PRIMO
ROSENDO ROMERO

Anónimo dijo...

Es una comedia COMEDIA esas películas no necesitan tener mucha historia para ser buenas si una COMEDIA te hace reír es un punto muy buen punto en mi caso lo logro.

Max Power dijo...

Jajaja es cierto lo de los rolling-gags, si no se repitieran tanto la película bien podría tener media hora menos.

Luego el doctor debió haber aprendido medicina gracias al librito verde de "Herbolaria de México" que venden en los camiones a $10 pues el menciona que se salio de su país a los 15 años y desde entonces ha estado vagando.

Anónimo dijo...

Nosotros los Nobles es una copia del gran calavera tiene la misma calidad que casese quien pueda si quieres cine de autor ve ala cineteca nacional

Ernesto Diezmartinez dijo...

Rosendo: Ah, pos sí. No se me había ocurrido. Un abrazo, primo.

Anónimo 2: Por lo que escribes, no has visto muchas comedias. Y eso sí es triste.

Miguel Ravelo dijo...

Abismal. Esto tiene de comedia lo mismo que una masacre de foquitas y pingüinos a manos de una corporación malvada.

¿Qué tal la mujer más tonta de todo México (por no decirle más feo), enseñándole a los pobladores de la aldea las propiedades de las plantas medicinales? Inconcebible.

En fin, una excelente, mesurada y puntual crítica para una película muy mediocre. Saludos, Ernesto.

Anónimo dijo...

Lo diré sin tanta retórica y resumidamente: ésta película es UNA MIERDA, punto.

Anónimo dijo...

La critica creo que es acertada, intente ver este intento de película y no soporte más que 30 minutos. Se habla de apoyar e impulsar el cine nacional, pero ¿Cómo apoyar malos productos? Que pena que en un país de pobres, nos enseñen familias como estás. Pena ajena y habrá que acercarse con Martha y decirle que si quiere escribir una buena historia debe tener elementos creíbles.