sábado, 15 de febrero de 2014

La Gran Aventura Lego

"-¿'On 'tá el chillón ese de Bane?"


La revista británica Sight and Sound tiene una sección llamada "Anatomy of a Movie", que señala los vasos comunicantes cinefílicos de algún estreno de la temporada. Así, por ejemplo, según Sight and SoundUna Noche en el Fin del Mundo (Wright, 2013), tiene 23% de Muertos Vivientes (Siegel, 1956), 17% de El Pueblo de los Malditos (Rilla, 1960), 12% de Sobreviven (Carpenter, 1988) y así hasta sumar 100%.  
Siguiendo este mismo juego, propongo que La Gran Aventura Lego (The Lego Movie, EU, 2013), es algo así como 40% Matrix (Hermanos Wachowski, 1999), 20% de Toy Story 2 (Lasseter et al, 1999), 10% de Metrópolis (Lang, 1927), 10% de The Avengers: Los Vengadores (Whedon, 2012), 10% de La Guerra de las Galaxias (Lucas, 1977) y 10% de… los comerciales de Lili Ledy. Y, bueno, si exceptuamos The Avengers, todo lo demás, me temo, es mejor que La Gran Aventura Lego.  
La Gran Aventura Lego no es más que una entretenida parodia animada de cualquier película de acción hollywoodense en la que un tipo común y corriente resulta ser el elegido para destruir el imperio del mal. La animación, creada por la casa australiana de efectos especiales Animal Logic, nos presenta  la textura visual de una película stop-motion aunque todo, en realidad, es digitalizado.
De alguna manera, la forma es fondo: estamos ante una película engañosamente cuidadosa en su propuesta animada cuadro-por-cuadro, lego-por-lego, aunque ha sido realizada digitalmente. De la misma forma, aunque el discurso de la película está a favor de rebelarse, romper las reglas y luchar contra el conformismo de la sociedad de consumo en la que todos vivimos, la realidad es que difícilmente se puede tomar demasiado en serio este dizque mensaje subversivo cuando proviene de una cinta que, para efectos prácticos, ha sido producida por LEGO Company con la idea de que los chamacos salgan del cine y corran a comprar su cajota de esas madres.
La película tiene un inicio formidable, con el lego-obrero común y corriente Emmet ir a trabajar mientras canta la horriblemente pejagosa tonadita “Todo es increíble”. Emmet y todos sus lego-conciudadanos viven en una colorida sociedad consumista manipulada por el siniestro Señor Negocios, quien mantiene idiotizada a toda la población con sitcoms imbéciles, restaurantes de comida rápida y franquicias de café que te venden la taza a 40 dólares. Fuera de este falso mundo idílico, hay un grupo de rebeldes que luchan por cambiar las cosas y viven en espera de encontrar al mítico “elegido” que dirigirá la anhelada rebelión. Por supuesto, Emett será ese “elegido”.
La Gran Aventura Lego tiene sus mejores momentos en la serie de chistes referenciales a costa de los filmes de acción y especialmente de súper-héroes (el rolling-gag sobre el insoportable Linterna Verde es hilarante, el Batman solemne y depresivo está muy cotorro), pero como suele suceder con este tipo de humor, por un chiste que funciona hay otro que no.  
Finalmente, la aparición de dos humanos, padre e hijo, y la relación de ellos con los propios legos con los que juegan, nos remiten, por supuesto, a la trilogía de Toy Story sin que guionistas ni realizadores alcancen nunca el nivel emotivo de la saga de Woody, Buzz y otros juguetes que los acompañan. Pero, bueno, hay de juguetes a juguetes. Y hay de películas a películas. 

6 comentarios:

Campamocha Asesina dijo...

Esta es la master pís y el clásico instantáneo de superheroes que quisieron ser man of steel o TDKR ( y si se compara con estas, en verdad lo es). Es divertida, con una animación muy cuidada y personajes secundarios que más de uno recordaremos por mucho tiempo.

Creo que la historia y el mensaje de originalidad de la película solo nos refuerzan la certeza de que es un comercialote. Uno muy bien ejecutado y que al escribir estas lineas me recuerda ir al buscador de amazon a la derecha de este blog a teclear Lego batman.

Joel Meza dijo...

¡TOOODO ES INCREIBLEEE!
¡TOOODO ES INCREIBLEEE!
Mi hija y yo cantando toda la semana...

Aarón Avilés dijo...

A mi me gustaría agregar que esta serie tiene un % importante de Robot Chicken (Green, 2005) con el estilo de animación wannabe-stopmotion y el humor absurdo. Lástima que no se invirtió suficiente presupuesto en el jet invisible de la mujer maravilla.

Ernesto Diezmartinez dijo...

Campamocha: No te detengas y compra muchos leguitos. ¡Todo es increíble!

Aarón: Ni en un mejor guión pero, bueno, está cotorra. Palomeramente hablando.

Antonio Orozco dijo...

Sos el amo de la critica (al menos para est película)

Me gustó pero no la volvería a ver en cine (a menos que me la pagaran y no tuviera algo mejor que hacer, aunque nunca habrá nada mejor que el estar tirado en un sillón cómodo lleno de esponjas ni tan suaves ni tan duras)

Desde el inició interpreté el mensaje Matrix-ezco con tintes motivacionales del tipo Walter Mitty que la verdad dudo que la gran mayoría de los infantes logre discernir. Lo de mezclar distintos personajes me pareció hasta cierto punto un tanto nefasto al nivel de las mas recientes peliculas parodias juveniles (si la receta funciona siguela usando) y la manera en que quieren hacer el cierre añadiendo la emotividad de la reconciliación padre e hijo en una relación dañada no alcanza a hacer llorar ni aun cocodrilo.

Lo único que me queda de la película es la canción que en realidad es tan pegajosa como chicle debajo de banca de iglesia.

Yadira Cervantes dijo...

Una historia llena de creatividad que te hará pasar un momento entretenido con la familia. Lo que me llamó la atención de ésta fue la participación del actor Will Arnett , razón por la cuál igual me interesó verla. Me agradó, no es mala como muchos dicen.