domingo, 16 de febrero de 2014

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLXXIV



Cásese Quien Pueda (México, 2014), de Marco Polo Constandse. Como pienso escribir de esta cinta largo y tendido el martes próximo aquí mismo en el blog, no diré nada y los dejaré con la duda: ¿masterpiece o master-piss? El martes, sin falta, la crítica in extenso.

Las Brujas de Zugarramurdi (España-Francia, 2013), de Alex de la Iglesia. El director de El Día de la Bestia (1995) lo volvió a hacer de nuevo: como ha sucedido desde La Comunidad (2000), de la Iglesia logra plantear una premisa atractiva, ejecuta un primer acto formidable y, después, se dedica a autosabotear sus logros a lo largo de la película, de tal forma que, llegado el momento, uno agradece que todo, por fin, se termine. Dicho de otra manera, Las Brujas de Zugarramurdi -que acaba de arrasar en el Goya 2014 en las categorías técnicas- es otro fracaso más de de la Iglesia pero, también como de costumbre, es un fracaso compulsivamente visible. Vamos, ojalá viéramos más fracasos de este tipo en el comercial mexicano. 

La Vida de Adèle (La Vie d'Adèle. Chapitres 1 et 2, Francia-Bélgica-España, 2013), de Abdellatif Kechiche. Finalmente, la ganadora de la Palma de Oro en Cannes 2013 llega a México en su estreno comercial. Es probable que, más allá de las extendidas escenas sexuales y el inútil debate que en torno a ellas se creó, el filme se recuerde, en especial, por el debut de la jovencita Adèle Exarchopoulos. Mi crítica en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado.

5 comentarios:

Joel Meza dijo...

¿Y RoboCuico?

Joel Meza dijo...

¿Y los Batos Menumentos?

Agustín T. Galván dijo...

por ahí dicen que hicieron un remake de robocop. la llamaron igual pero metieron personajes del metal gear solid. no es cierto, es mentira. leo este repaso de los estrenos y la verdad es que confirmo la gran mentira global: el remake de robocop no existe. yuppi.

Christian dijo...


hey yo si fui a ver la de Roccocóp y sus Hermanos

ah no, perdón, Robocrap.

No es un total desastre, pero dista mucho de ser una buena película.

Gary Oldman todo el tiempo está en neutral (cobrando su cheque), Michael Keaton también nadando de muertito y el actor principal es una plasta.

Creo que el que se salva es Samuel L. Jackson.

Y bueno, de la original y como compara con esta mejor ni hablemos, es un ejercicio completamente fútil.

ay como recuerdo esa escena del tipo que cae en un tinaco de acido y luego sale todo derretido y un coche a 100km/h lo destaza vivo, a cuadro.

Que bonitos tiempos aquellos Don Simón...

Ernesto Diezmartinez dijo...

Joel: La trataron tan mal los críticos gringos que pasé sin ver. Además, es PG-13. Ni violencia hay.