martes, 1 de abril de 2014

Capitán América: el Soldado del Invierno



Con tantas cintas súper-heroicas de la Marvel producidas (tres Iron Man, dos Thor, un Avengers y dos Capitán América) en los últimos años, creo que podemos asegurar una tendencia más que clara. Si bien los primeros episodios de cada saga -Iron Man: el Hombre de Hierro (Favreau, 2008), Thor (Brannagh, 2011) y Capitán América: el Primer Vengador (Johnston, 2011)- se sostienen como buenos espectáculos de cine veraniego y pueden presumir no pocos hallazgos (el rescate como estrella de cine de Robert Downey Jr. y el muy logrado tono de screwball comedy entre él y Gwyneth Paltrow en Iron Man; su regocijante humor autoirrisorio y la apostura de Tom Hiddleston como Loki en Thor; el desfile de espléndidos actores secundarios y ese fabuloso pastiche visual del cine musical de los 40 en Capitán América), sus secuelas han sido terribles. Agotada la novedad de presentar el origen del personaje, las continuaciones no sirven más que de meros excipientes-pretextos para otras secuelas más (de Los Avengers y de las propias sagas individuales) que se sucederán hasta el fin de los tiempos.
El caso de Capitán América: el Soldado del Invierno (Captain America: the Winter Soldier, EU, 2014) es típico de esta tendencia ya anotada. Los hallazgos de la primera película se agotaron por completo en la secuela. Por ejemplo, visualmente hablando, la cinta no tiene un solo elemento que la distinga: acaso el único momento a notar de su puesta en imágenes es el ataque que sufre Nick Fury (Samuel L. Jackson) en las calles de Washington y párele usted de contar. En cuanto al manejo del reparto, si en el episodio inicial de Capitán América teníamos a Tommy Lee Jones, Stanley Tucci o Hugo Weaving descontando admirablemente su salario, en la secuela está un blandísimo Robert Redford instalado en la pura hueva, explotando su pasado como icono del cine liberal gringo de los años 60/70 y asegurándonos, por su sola presencia, que él es el verdadero villano de la cinta y no el intercambiable Soldado del Invierno de Sebastian Stan, una variante de Bane cuya identidad "secreta" se descubre de manera inmediata y sin necesidad de haber leído un solo cómic.
La historia, hay que aceptar, tiene su filo, por más que sea incapaz de llevar muy lejos la tenue provocación de su premisa. Sucede que Hydra -la siniestra organización peor que el Partido Nazi que fue derrotada por el Capitán América en el primer filme- sigue vivita, coleando y actuando en territorio americano. Es parte no solo de SHIELD, sino que ha extendido sus tentáculos por toda la élite política y económica estadounidense. Por lo tanto, esta vez, en la mejor tradición del cine liberal gringo -el original de los 30/40 o su variante paranoica de los 60/70-, el Capitán América no solo tendrá que enfrentarse a los malosos de siempre, sino también tendrá como tarea herculeana limpiar a las pervertidas instituciones del gobierno que mienten, ocultan y toman decisiones que no les corresponden. Es decir, el Capitán América como el ciudadano común y corriente que necesita comprometerse y movilizarse -bueno, Steve Rogers no es tan común ni tan corriente, pero esa es la idea.
El anterior es un discurso político más que pertinente, sin duda, pero todo este planteamiento liberal se va al caño en el desenlace, cuando una muy salerosa Black Widow (Scarlett Johansson) le dice a cierta comisión del Congreso americano que, pues sí, con la pena, pero SHIELD sí ha hecho mucho mal, que estuvo penetrada por Hydra, que sus compañeros de SHIELD y ella misma la han regado pero que, ni modo, el gobierno y el pueblo los necesita, así que se van a aguantar y que a ella nadie le pone una mano encima. Y, claro, tratándose de Scarlett Johansson, ni quien se anime.
A propósito de Johansson: se trata de la primera película de la serie Marvel en la que una mujer ocupa un lugar preponderante pero Miss Johansson, con todo y el innegable talento que tiene, no puede brillar demasiado cuando no tiene gran cosa qué hacer y, peor aún, cuando tiene frente a ella a un Chris Evans que, muy en su papel de impoluto y aburrido héroe americano de otra época, no es capaz de verla un solo momento con interés romántico/sensual/sexual. ¿Qué, Steve Rogers está cieguito? ¿O será que nomás tiene ojos para su amigocho del alma, el Soldado del Invierno?

14 comentarios:

William Saints dijo...

Sobre lo último, me acordé de lo que dijo Miyazaki sobre la manía de la cultura occidental -y bueno, de la ficción en general, pa'l caso- de que a huevo hay que emparentar a los protagonistas si son hombre o mujer, viéndonos incapaces de desarrollar una relación entre géneros que se base sólo en la amistad y la apreciación mutua.

Snakecharmer dijo...

Ouch! Le dio hasta con la cubeta, Don Ernesto.

Ernesto Diezmartinez dijo...

William: En este caso, la relación no se da entre Black Widow y el Capitán América, pero tampoco entre él y el Soldado del Invierno. Digo, porque para amistades/rivalidades viriles, el cine gringo tiene ejemplos para dar y regalar. En este caso, la relación es sentimentaloide, más de una historia de amor que de una amistad viril hawskiana. Curioso.

Joel Meza dijo...

Como los únicos cuentos de superhéroes que he leído son los de Superman, yo creiba que el mentado Soldado de Invierno era el personaje de Robert Redford, por lo ruco.

Christian dijo...

¿Por qué se llama "el soldado del invierno"? Solo pelea usndo hay nieve? Cuando viene santa claus? Si esta rodeado de arbolitos con foquitos? Si hay bacalao?

Dudas...

Agustín T. Galván dijo...

Ed Brubaker y Steve Epting crearon al tal "Soldado de Invierno" entre 2004-2005. Entonces se armaba un reboot en cómic del Capitán América tras el desparpajo de la década de los noventa, que lastró mucho a todos los personajes del universo Marvel (y hasta DC).

La idea era aprovechar parte de los rasgos de la Guerra Fría, entonces ya extinta, para reintroducir al personaje de James B. Barnes, o Bucky.

En la historia original, la milicia rusa encuentra congelado el cuerpo de Bucky y, como también tenía el suero del supersoldado que hizo a Rogers el Capitán América, se lo llevan a sus cuarteles y curan sus heridas (le falta un brazo, que le sustituyen por uno mecánico).

Supuestamente el tal Soldado de Invierno es responsable de muchos de los crímenes de la segunda mitad del siglo XX. Los rusos lo usaban como un asesino político perfecto. El nombre es porque era mantenido en estado criogénico entre misiones. Así inicia sus andanzas en los sesenta, cumplía una misión y era vuelto a congelar para cumplir otra misión meses o años después. Con eso se le gesta una leyenda de asesino fantasma.

Durante una etapa, mantuvo una relación con la Viuda Negra, entonces también asesina rusa.

Y listo, ahí está la respuesta Christian. No he visto la película, así que no sé si se respeta eso en ella. No lo creo. Lo único que se puede decir es que con el paso del tiempo, Bucky recupera la memoria y se convierte en el Capitán América tras la muerte de Steve Rogers luego de los eventos de "La Guerra Civil".

Christian dijo...


noigan noigan noigan

ayer vi una masterpice (esa sí) llamada 'Z' de Costa-Gavras

¿por qué nadie me había dicho que existía eso eh?

¿ya ven por qué luego no dan ganas de andar perdiendo el tiempo viendo mafufadas de comics y monitos?

:P

Joel Meza dijo...

Christian, hay una joya de Costa-Gavras que se llama Z, pa' que no andes viendo mafufadas.

Christian dijo...

Gracias Joel :D

Este fin también voy a ver 'Missing' a ver que tal...

Joel Meza dijo...

Duende, pos hasta donde recuerdo de la película, todo lo que dijiste está ahí, incluyendo la semi-recuperada de la memoria. No creo que vayan a matar a Steve Rogers para sustituirlo por Bucky en alguna de las secuelas. La neta, como dice el Neto (Diezmartínez), se nota que la emoción de cineastas y fans está en la expectativa de ver a Loki, por lo que se muestra en uno de los tres epílogos.

Agustín T. Galván dijo...

Mmm... Los fans, Joel, no creo que sólo quieran ver a Loki. Y eso lo saben los productores que lo van a recuperar hasta Thor 3 (en la nueva de Avengers no saldrá, ni en las que siguen).

Agustín T. Galván dijo...

¿Hasta ahora ves Z y Point Blank? Con razón te gustó Pacífic Rim... Jo.

Christian dijo...


Pues se hace lo que se puede Agustín. Paso a pasito, sin prisa pero sin pausa...

:)

Agustín T. Galván dijo...

Sabes, acabo de ver una obra de arte: se llama Scarface y la produjo ese que interpretó Leonardo DiCaprio en la peli del Scorsese. Está bien chida y juro que cuando apagué la tele, salí a la calle y vi a un ángel que me levantó el pulgar.