lunes, 14 de abril de 2014

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXXXII



No hay mucho qué reportar en la cartelera comercial de este fin de semana, a no ser el thriller erótico gay El Extraño del Lago (L'inconnu du lac, Francia, 2013), nombrada la mejor película del 2013 por Cahiers du Cinema. En lo personal, no creo que merezca ese título, ni de lejos -para thrillers hitchockianos gays recientes prefiero Tom en el Granero (Dolan, 2013), la verdad-, pero ¿quién soy yo para llevarle la contraria a los editores de la legendaria revista francesa? Usted veála y luego me dice. Mi crítica, por cierto, está en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado.

4 comentarios:

Christian dijo...


¡Hola a todos!

Yo estoy muy contento en reportar que luego de una insoportable fila de 40 minutos en la cineteca, pude conseguir boletos para el Gran Hotel Budapest.

Y no, no soy Wes Anderson-directioner o Wes Anderson-lieber o Wes Ander-zombie, de hecho, hasta antes de la del Darjeeling Limited ni conocía muy bien al señor.

Pero bueno, luego del tren del té Darjeeling y Moonrise Kingdom me empezó a gustar mucho su cine y como esta del Hotel Budapest traía muchos comentarios positivos, pues tenía muchas ganas de verla.

¿Qué se puede decir? Es un peliculón. No he visto la de la Vida Acuatica ni Bottle Rocket, pero creo que esta es su obra más redonda y más ambiciosa.

Para empezar tenemos la forma, que como ya sabemos, en el cine de Anderson eso es casi el 90%. Solo que en esta ocasión, dicha forma no solo se remite a esos perfecta y maniatacamente cuidados encuadres tan característicos del director, sino además, a una narrativa en tres o cuatro planos intertemporables mediante "puestas en abismo" (siempre había querido decir eso) ¡y no solo eso! además cada espacio temporal va acompañado de su respectivo formato de cine de la epoca, es así que, si estamos viendo una parte que se supone sucede en 1932, el formato será académico de 4:3. Algo como lo que intentaron hacer los de Computer Chess, solo que acá si les sale.

Y luego de todo este encantador, ingenioso y adorable envoltorio, tenemos la historia, que evidentemente no voy a contar aquí, solo baste decir que estamos ante algo con claras referencias o trazas al cine de Renoir y Lubitsch. No tanto en la forma, pero si en algunos de los temas que la cinta toca, como son las guerras europeas de principios de siglo, las enfermedades que asolaban dichas regiones, las clases sociales que reinaban en esos entonces y como estas se fueron acabando con el pasar del tiempo y precisamente, de las guerras, tal y como sucede en La Gran Ilusión y Las Reglas del Juego.

También baste decir que Ralph Fiennes brinda un magnífico trabajo como una especie (y guardadas las distancias si se gusta) de Maurice Chevalier a colores, es decir, mujeriego, cínico, descarado, encantador y ante todo un caballero. No'mas le faltaba cantar caray! ah no esperen, no canta pero recita poemas y versos, algo es algo, je

Bueno me despido, saludos.

PD: perdón, perdón, se me olvidaba algo muy importante, ojo al montaje en cierta escena que transcurre en un museo, parece una copia al carbón de aquel mítico montaje, también en un museo, en la no tan lograda, pero interesante, 'Torn Curtain' de Hitchcock.

Ya, era todo :)

Christian dijo...

*intertemporales* no "intertemporables"

chale conmigo caray...

Joel Meza dijo...

Yo ví Río 2. Estoy muy contento de reportar que, a pesar de las bajas expectativas con las que iba por la primera:
1. Después de un inicio igual de ñoño que la primera, Río 2 se levanta gracias los malos: una cacatúa que se supone que salía en la primera pero que yo había olvidado por completo, y una rana morada venenosa que ama incondicional e imposiblemente a la cacatúa. Ambos tienen sendos números musicales muy bien logrados. En particular el de la ranita, muy fregón.
2. El resto de los musicales, exceptuando el del flojo inicio, son muy buenos. Sobresale la Batucada de la Familia.

Joel Meza dijo...

Ah, también estoy contento de reportar que la distribuidora para México corrigió el rumbo y, a diferencia de lo que hicieron con la primera, no echaron a perder la película con un doblaje tropicalizado al DF. Esta vez no hubo no-manchismos ni amenazas de partida de mandarinas.