domingo, 25 de mayo de 2014

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXXXVIII




Berberian Sound Studio: La Inquisición del Sonido (Berberian Sound Studio, GB, 2013), de Peter Strickland. El segundo largometraje de Strickland (la inédita en México Katalin Varga/2009) es una interesante meditación sobre el cine y la locura que, en el caso del ingenerio de sonido que protagoniza la cinta, están íntimamente ligados. Mi crítica en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado.

X-Men, Días de un Futuro Pasado (X-Men: Days of Future Past, EU, 2014), de Bryan Singer. El verano hollywoodense hace bajar la guardia en serio a cinéfilos y críticos por igual. Estamos ante una palomera secuela que se beneficia de sus buenos actores, de una narración fluida pero repetitiva y de un par de secuencias ingeniosas. No hay nada más que eso. El buen cine hay que buscarlo en otra parte.

¿Qué Sueñan las Cabras? (México, 2011), de Jorge Prior. El sexto largometraje de Jorge Prior, tercero documental, fue filmado en varios pueblos de la mixteca oaxaqueña y en la sierra de Puebla. A través de él veremos la vida, la muerte, la fiesta, el trabajo, la cultura, que varias comunidades indígenas y mestizas han construido alrededor de la cabra. 
La cinta está dividida en seis "trozos" (o sea, hatos de cabra) que cubren todo el territorio y todas las actividades -en el monte con los pastores y arrieros, en el "hijadero" con los criadores, rumbo a la matanza de cabras, en pleno sacrificio con los matanceros, en la fiesta del día de muertos y, para cerrar el ciclo, con las cabras apareándose-, con cada segmento marcado por los versos muy bien dichos del "versador" Alfonso Jiménez y el leit-motiv visual de la fiesta en la que se celebra el rito del sacrificio de todos estos animalitos que, dice un arriero, "ah, cómo son sentidos".
El acercamiento a esta forma de vida casi anacrónica -la mayoría de la gente que trabajaba en esto ya se fue para otras partes, el enorme rancho que antes sacrificaba miles de cabras ahora lo hace con unos cuantos cientos- nos recuerda el notable documental ovejero Sweetgrass (Barbash y Castaing-Taylor, 2009), aunque en un tono más lúdico y empático, menos antropológico. 

Fogo (Ídem, Canadá-México, 2012), de Yulene Olaizola. Hace rato que vi el tercer largometraje de Olaizola. Escribí de él por acá.

14 comentarios:

Joel Meza dijo...

Y acá, un rancho con casi 60 salas de cine, la de Singer fue el único estreno. Tristes días con un futuro tronado por el pasado.

Lo bueno: en netflix gringo (gracias a hola unblocker) está Berberian Sound Studio. A darle ´orita mesmo.

Ernesto Diezmartinez dijo...

Joel: Sí, empieza el verano y no hay mucho qué ver en la cartelera. Pero en otras partes, hay todo que ver.

Agustín Galván dijo...

¡Vean Blue Ruin de Saulnier! Cosotas esa película...

Gabriela Hernández dijo...

Berberian Sound Studio me recordó mucho a las películas de Lynch, más a Inland empire y Mulholland drive.

Joel Meza dijo...

Achis, achis: una secuencia ingeniosa (en Singer Ataca de Nuevo) es la de la ardilla de Vecinos Invasores. ¿Y la otra?

Joel Meza dijo...

Mmmm. Netflix no tiene Blue Ruin, pero me sugirió Las Pistas de Blue...

Christian dijo...


Me ganaste el comentario Joel. Esa secuencia de la que todo mundo está hablando ya la habíamos visto hace años en Vecinos Invasores y es idéntica. Bueno, el concepto pues, así que ¿cuál ingenio?

Como dice Diezmartinez: "no me gusta regañar lectores pero, ¿qué no han visto Vecinos Invasores?

jejeje

Ernesto Diezmartinez dijo...

Agustín: Sí, la tengo anotada.

Gabriela: Sí, hay algo de ello.

Joel: Bueno, quítale lo ingeniosa si quieres: la espectacularidad de la secuencia del estadio movido por Magneto.

Christian: Caaaaaaaaaalmate, Sarris, que yo te leí entusiasmado por Los Hombres Bien Equis en el tuiter.

Agustín Galván dijo...

Ay Christian, aquí ya me conocen. No he visto ni Toy Story ¿Qué tengo que hacer viendo algo llamado Vecinos Invasores? Es como si me pidieras ver esta de los X-Meh! o la del Spider Man deux. Con trabajos acabé viendo la del Capitán América en su momento, y nada más porque la primera me gustó. Pero pedirle a los directores de Community otra cosa que no sea una tarantinada cansina, pos no.

A fin de cuentas ya dije: yo leí y leo cómics y con eso me quedo. Que sigan haciendo películas basadas en cómics todo el tiempo que quieran y con los directores que quieran y con el presupuesto que quieran. Yo ya paso de ellas.

Christian dijo...


Ernesto: ponerme junto a Sarris en la misma frase acaso sea lo mejor que me has dicho alguna vez :')

y bueno, si, no lo niego, salí entusiasmado con la película. Es entretenida, tiene buen ritmo, retoma un concepto medio Matrix para poder empalmar a los dos casts de la saga (a los anteriores y a los nuevos) y luego ese final tan en deuda con Inception, donde hasta los acordes se parecen a la composisión de Hans Zimmer llamada 'Time' (no'más faltó que Wolverin sacara su pirinola para comprobar que no estaba soñando), hicieron que saliera contento.

Pero como buen cinéfilo con ojo crítico si alcancé a notar que esa secuencia de la que todo mundo está hablando, es una copia al carbón de una que involucra a una ardilla hiperkinetica ultracafeinizada con un Red Bull, un exterminador de plagas, una señora psicótica y unos rayos laser asesinos, en Vecinos Invasores, esa simpática película de Dreamworks que nadie peló, hace unos años.

Recuerdo que las reacciones en el cine eran igualitas, la gente cuando se daba cuenta que el personaje en cuestión, es más rápido que la luz, se empieza a carcarjear. Acá en los Hombres Equis sucedió igual.

Si quieren ver dicha secuencia sin necesidad de echarse toda la película, pueden ponerle en youtube: "over the hedge hammy caffeine" y seguro la encuentran.

Agustín: deberías echarle un ojito. No es ninguna obra maestra pero tiene un desparpajo y un cotorreo realmente alucinante. El rapport (¿existe eso en películas animadas?) entre la ardilla hiperactiva, la tortuga enojona y el mapache ladrón es una gozada.

Joel Meza dijo...

Christian, ¿los Wachowski inventaron los empalmes temporales?
Yo lo único que sé es:
Wolverine=Marty McFly.

Ernesto, eso sí: la levantada del estadio es muy espectacular. Nada práctico para cercar a Nixon y achichincles, pero muy espectacular.

Duende, yo hace años dejé de leer cuentos pero mientras veía Singer Ataca de Nuevo, podía imaginarme el cuento de origen. No me emocionó pero me entretuvo mientras duró. Lo aburrido de todo es que en realidad no hay un enemigo a vencer: los mentados Hombres X pelean porque los dejen ser. Sigo esperando la película que nos reivindique a los ingenieros el derecho de serlo.

Agustín Galván dijo...

Joel: el cómic ese en el que dicen que está basada la película no es tan bueno como dicen. Fue una mera carta de despedida entre un guionista (Claremont) y un guionista-dibujante (Byrne) luego de una fructífera relación-números de ventas. En efecto, vendió horrores, pero solo cumplía un capricho de ambos: matar a todos los hombres X (aunque luego sucediera que no sucedió eso).

Ignoro la razón por la que desde que inició la saga de los X-Men esa historia ha sido tan reverenciada en las versiones cinematográficas.

Cierto que, al menos en los cómics, esa idea de que los viajes en tiempo "corrigen todo" viene parcialmente de ahí (en las nuevas tiradas tenemos al equipo actual de Hombres X, medio convertidos en un grupo paramilitar vigilante, tiene que enfrentarse a sus viejas glorias, la primera generación por obra y gracia de una Bestia moribunda), pero ¿En serio no hay otras historias de las cuales saquear? Ya, al diablo con Hollywood y sus "lecturas" de cómics.

Y recuerda, en todo caso, "Slaughterhouse Number Five".

Christian: Lo deletreo... N-I--M-A-D-R-E-S--V-E-O--E-S-O-. :)

Christian dijo...

Que gacho Agustín, uno ahí viendo a Fulci por usted y usted ni un sacrificio chiquito por ver a los Vecinos Invasores :P

Agustín Galván dijo...

Qué va de Fulci a una película llamada ‘Vecinos Invasores’ ¿Sacan ojos con astillas o algo así?