domingo, 17 de agosto de 2014

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCL



Purgatorio: Viaje al Corazón de la Frontera (México-EU, 2012) de Rodrigo Reyes. Finalmente, más de un año después de haberse exhibido en Guadalajara 2013, ha llegado a la Cineteca Nacional -y próximamente en el interior del país, gracias a una cadena de salas culturales- el segundo largometraje de Rodrigo Reyes, cuya opera primaMemorias del Futuro (2012), terminó en mi lista de lo peor que vi en el 2012. 
En todo caso, debo asegurarle que Purgatorio... es, abismalmente, mucho mejor que Memorias del Futuro, aunque comparte con aquel filme exhibido en el FICUNAM 2012 el mismo problema. A saber, una voz narrativa en off molesta e invasiva que interrumpe el flujo de imágenes con reflexiones pseudo-bíblicas (al inicio del filme) o con frases salidas de una galleta china o del twitter de Yoko Ono ("Hace falta valor para irse de casa, pero más valor para quedarse en el hogar"). 
Reyes explora la frontera gringo-mexicana y encuentra situaciones y personajes memorables (un par de tipos que quieres cruzar la frontera, un "cazador" de "ilegales" del lado americano, un abnegado voluntario religioso que da agua y comida, los encargados de capturar perros callejeros para sacrificarlos, et al) pero también, por desgracia, sabotea su propio filme con esas interrupciones en las que suelta unos choros ininteligibles dizque poéticos pero que estorban el fluir de testimonios e imágenes. De todas maneras, más allá de estas objeciones, Purgatorio representa un salto cuántico hacia adelante en la incipiente carrera fílmica de Rodrigo Reyes.
 
El Acto de Matar (The Act of Killing, Dinamarca-Noruega-GB, 2012), de Joshua Oppenheimer y otros. Listada en el lugar 19 en la reciente encuesta de Sight and Sound sobre los Mejores Documentales de la Historia, este filme está centrado en la personalidad de un grupo de genocidas que asesinaron a un millón de "comunistas" -en realidad, opositores al régimen- en la Indonesia de los años 60. Escribí una extensa crítica en la revista Icónica de la Cineteca Nacional hace un buen tiempo. Por ahí debe estar en la red... supongo. 
 
El Gigante Egoísta (The Selfish Giant, GB, 2013), de Clio Barnard. El segundo largometraje de la artista visual convertida en cineasta Clio Barnard es un libérrima adaptación del cuento homónimo de Oscar Wilde. Mi crítica, en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado.

Más Negro que la Noche (México-España, 2014), de Henry Bedwell. El colmo: Bedwell y compañía fueron incapaces de mejorar la que, de por sí, fue la cinta de horror más floja de Taboada. Acabo de escribir de ella por acá.

8 comentarios:

Joel Meza dijo...

Yo fui a ver Los Desechables 3. Tuve exactamente lo que esperaba y un poco más: Banderas fue una muy buena adición al reparto de "histriones".

Christian dijo...

Banderas está bien simpático y Mel Gibson también aporta bastante a la película, se ve muy bien (muy entero pues) y trabaja bien. Ojalá regrese un poco más al Hollywood mainstream, es un buen actor.

Travsam dijo...

Yo vi la de Cuando Harry Potter conocio a Ginny... errr... Solo Amigos?. Hasta eso Radcliffe si ha sabido despegarse del mago britanico, aunque llena de cliches, como el bote de helado y la siempre presente escena del aeropuerto... pero tiene detalles chidos que hacen que la cinta si sea recomendable como las actuaciones de Radcliffe y Zoe Kazan, las animaciones que aderezan la cinta y para las chicas la escena de la playa....

Christian dijo...

Por acá, además de nuestra dosis altamente calórica con los Indestructibles, también vimos City Lights y The Circus en pantallota. Maravilla de Sevilla.

Y en la comodidad de la casa, esa que algunos han dado en llamar la cinta sin la cual no existiría The Matrix, es decir, Akira. Muy buena!

Ernesto Diezmartinez dijo...

Christian: Gibson es una estrella. Es la diferencia.

Travsam: ¿Animaciones? Órale: todavía citando a Annie Hall. Pero, bueno, para eso son los clásicos.

Travsam dijo...

Explicar lo de las animaciones seria soltar uno que otro spoiler, cuando la vean me entenderan..

Joel Meza dijo...

Es cierto, olvidé mencionar a Gibson. El y Banderas son lo único bueno de la película.

Christian dijo...


Gracias al comentario de Travsam me entró la curiosidad y fui a ver esa de Daniel Radcliffe con la tataranieta de Elia Kazan.

Me sorprendió gratamente. Ellos dos tienen un rapport estupendo, los diálogos son bastante ingeniosos, tiene al menos dos o tres gags para soltar la carcajada y en general el ritmo es muy bueno.

Muy visible. Da gusto ver al maguito haciendo cosas así.

Básicamente es -como bien dijo Travsam- Harry y Sally pero llevando la premisa de aquella, al extremo. (Lo de que hombres y mujeres nunca pueden ser realmente amigos.)