lunes, 1 de septiembre de 2014

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLII



H2Omx (México, 2013), de José Cohen y Lorenzo Hagerman. Estamos ante una muy bien informada cinta documental que nos presenta el ¿irresolube? problema del agua en la ciudad de México. Sin voz narrativa alguna, pero sí con innumerables testimonios en off de diversos especialistas, investigadores, activistas y funcionarios, Cohen y Hagerman nos muestran el callejón sin salida que es llevarle agua a la zona metropolitana de la Ciudad de México, en donde viven 22 millones de personas. 
El problema, por cierto, es más o menos parejo: es cierto que los más ricos acaso no tienen que esperar la pipa del mes como sucede con cierta doñita que vive en Tlalpan, pero también vemos a un gerente de un restaurante de la Condesa que asegura tener broncas similares con el suministro del agua. Y lo peor, que atestiguamos al final: las aguas negras y contaminadas con metales pesados que salen del DF llegan a Hidalgo, en donde son usadas para el riego de las verduras que se comen los capitalinos. Algún agricultor lo dice con todas las letras: "de la ciudad nos mandan caca y nosotros les regresamos alimentos". Esos alimentos están contaminados con cantidades criminales de cromo, plomo, estaño, antimonio, cobalto, arsénico, cadmio y el resto de la tabla periódica, y las mediciones no son cualquier cosa: los metales pesados -que han provocado, por ejemplo, una alta incidencia de cáncer en las zonas rurales de Hidalgo- sobrepasan hasta en nueve veces -es el caso del plomo- las cantidades mínimas permitidas. 
Los datos, las imágenes, los testimonios, que presentan Cohen y Hagerman son abrumadores y pareciera que no queda más remedio que la desesperanza o, de plano, la extinción. Pero, por supuesto, esto no es así: desde el inicio del documental, vemos a dos jóvenes, el ingeniero Antonio Capella y el diseñador Enrique Lomnitz, quienes con un entusiasmo hasta sospechoso llegan a Xochimilco a instalar un sistema de recolección de lluvia que puede solucionar el problema del agua de una comunidad entera. 
Claro, el trabajo de estos dos activistas -eso sí, muy prácticos, ¿habrán leído a Gabriel Zaid?- es solo una gota -ya sé, la metáfora es chambona- que se puede perder en ese océano de problemas que es la Ciudad de México. Pero son este tipo de acciones, pequeñas pero concretas, las que pueden ir solucionando broncas de este tipo. El valor de este documental dirigido por Cohen y Hagerman es que que no solo muestra todos estos problemas, sino prueba que la solución a ellos es posible. El valor de H2Omx es, pues, muy didáctico, en el mejor sentido del término.

Lucy (Francia, 2014), de Luc Besson. Como mañana pienso publicar un largo texto aquí mismo, solo adelantaré que se trata, más allá de sus virtudes e insuficiencias, acaso el definitivo vehículo de lucimiento de Scarlett Johansson como estrella fílmica global.

El Círculo Roto (The Broken Circle Breakdown, Bélgica-Holanda, 2012), de Felix van Groeningen. Esta cinta, nominada al Oscar 2014 a Mejor Película en Idioma Extranjero, es un intenso melodrama sobre el amor, la vida en pareja, la paternidad/maternidad, la enfermedad, la muerte y hasta el último/íntimo sentido de la vida, todo ello acompañado por una irresistible banda sonora bluegrass. Con todo, creo que hacia el final la historia se le sale de madre al director van Groeningen y cierta vuelta de tuerca en el desenlace termina por minar buena parte de lo que hemos visto. Igual, vale la pena revisarla por su pareja de actores protagónicos (Veerle Baetens y Johan Heldenberg), por la fragmentada pero eficaz puesta en imágenes e, insisto, por esa banda sonora repleta de clásicos del bluegrass o de canciones de T Bone Burnett y otros compositores por el estilo. 

Decisión Final (Draft Day, EU, 2014), de Ivan Reitman. Una suerte de Moneyball (Miller, 2011) en el mundo del futbol americano con un perfecto Kevin Costner en un papel hecho a la medida. Mi crítica, en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado. 

4 comentarios:

Christian dijo...

Por acá vimos Lucy y casi nos quedamos dormidos...

Afortunadamente también vimos 22 Jump Street y las risas no se hicieron esperar.

Y para rematar también vimos Draft Day. Me gustó mucho. Ese Kevin Costner está impresionante, no por su trabajo que es bueno, pero por su fisico ¿que tendrá pacto con el diablo o qué rayos? Luce impecable el tipo. La cinta me entretuvo muchísimo. No tenía idea que el día ese del Draft, era todo un evento en la NFL. Hubo algunas escenas donde Costner parecía Lobo de NFL Street, negociando, presionando, manejando la presión. Gran recomendación Ernesto.

Por otra parte, en la comodidad de la casa vi Under The Skin y ooootra vez casi me duermo. Ese Glazer y yo no tenemos rapport. Es, como seguramente ya leyeron por ahí, como Depredador o Species pero filmada por una especie de Antonioni moderno. No fui fan la verdad. Eso sí, ScarJo sale enseñando hasta las anginas y de eso no me quejo :P

Otra cosa que vi en la casa fue esa temprana obra mayor de Dreyer llamada Master of the House, vaya lección de cine que es esa cinta eh! WOOOOW!!! Facil debe tener como 1500 cortes, todos perfectamente editados y armados en una cinta de poco más de 90 minutos muy bien estructurada y contada. Una maravilla.

Saludos

Christian dijo...

Hey como se me pudo olvidar que también revisé El Imperio de los Sentidos de Oshima.

Sigo speechless. Esa si está cabrona para que vean... Que Ninfomaniac ni que La Vida de Adele ni que ocho cuartos. Dos escenas: la felación con todo y money shot y el huevito travieso

O.O!!!!

wtf...

Joel Meza dijo...

Uh, pos ya se me quitaron las ganas de ir a ver Lucy y esa es la única que trajeron al rancho...

Ah, Christian, El Imperio de los Sentidos. Aguas con las obsesivas...

Ernesto Diezmartínez dijo...

Christian: No sabes qué le vemos a Marilyn Monroe y te aburre ver a Scarlett Johansson. Pero, eso sí, te parece maravilloso el Mapache Violador. Ojalá que los médicos tengan remedio para tu problema. Ha avanzado mucho la ciencia en los últimos años.