lunes, 15 de septiembre de 2014

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLIV



Las Historias que Contamos (Stories We Tell, Canadá, 2012), de Sarah Polley. Shame-on-me... No vi esta cinta el año pasado cuando se presentó en Ambulante 2013. Estrenada modestamente en el circuito cultural -entiéndase Cineteca Nacional-, se trata de una de las cintas del año. Mi crítica, por acá.

Líbranos del Mal (Deliver Us from Evil, EU, 2014), de Scott Derrickson. Un churrito de horror que se redime, a ratos, por su elección musical. Parece que el chamuco gusta de The Doors. Mi crítica en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado.

Cantinflas (México, 2014), de Sebastián del Amo. En realidad, el estreno oficial de la cinta enviada por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas al Oscar 2015 (pero, ¿en qué estaban pensando nuestros señores académicos, diosito santo?) es hasta el próximo jueves, pero mañana, en el mero día de la patria, habrá pre-estreno nacional del segundo largometraje bio-cinematográfico de Sebastián del Amo, después de su simpática opera prima El Fantástico Mundo de Juan Orol (2012). 
Cantinflas, por desgracia, ni siquiera se merece el adjetivo de "simpática" porque, si exceptuamos los minutos iniciales, el filme es un desastre. Eso sí, la actuación de Óscar Jaenada merece un aplauso de pie. Es más, de una vez denle el Ariel 2015, ya que anda por estos lares promocionando la película. ¿Para qué lo hacen dar otra vuelta el año que viene? Mi crítica, en el Primera Fila del viernes pasado.

2 comentarios:

Joel Meza dijo...

Híjole, vengo de ver Cantinflas y sí, qué pena: mala. Los cortos me habían emocionado y pensé que el problema tal vez estaría en escenas mal logradas o una serie de cosas menores, pero no: la historia es un desastre. Ya por puro relajo, qué peluca tan mala le pusieron a Michael Imperioli y de paso, tanto que se esforzaron en que se parecieran los de los cameos, para que a la hora de la hora el pelón que se supone que era Yul Bryner, más bien era igualito a Telly Savalas... no fueron ni pa´ agarrar una foto a ver cómo era el bato, hombre.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Joel: Esa escena en el Globo de Oro es de pena ajena.Y, bueno, los cameos de risa loca. Un desastre.